Raspadores linguales: ¿se deben incorporar en la rutina de higiene bucal?

Limpiador de lengua

Getty Images

Tener una buena higiene bucal es muy importante para evitar padecer enfermedades, desde cardiovasculares hasta mentales, según ha demostrado la ciencia. Incluir buenos hábitos a tu rutina de higiene bucal puede ayudarte a cuidar tus dientes y encías incluso si no vas mucho al dentista.

En ocasiones las personas se olvidan de limpiar también su lengua. Y eso es un error. Algunos cepillos de dientes manuales incluyen en la parte posterior a las cerdas un limpiador de lengua, pero hay quienes lo pasan por alto, sin llegarle a dar uso.

La lengua es un órgano esencial del que dependen muchas funciones tales como hablar, comer, beber, percibir los sabores, etc. Es por eso que su cuidado no debe quedarse en el limbo. Sobre su superficie se quedan múltiples restos de comida, bacterias y células muertas que hay que eliminar de alguna manera.

Cómo funcionan realmente los aparatos dentales, un macabro proceso para cuidar tu higiene bucodental y tener una sonrisa perfecta

De no retirarse esos residuos es más probable que terminen apareciendo caries, entre otros problemas, según han advertido algunos expertos. Para un buen cuidado bucal hay que cepillarse los dientes 2 veces al día, utilizar hilo dental o un irrigador bucal, y cepillarse la lengua para eliminar los restos acumulados.

Para esto último, además de los cepillos de dientes anteriormente mencionados, también existen los llamados raspadores linguales. Aunque algunas personas pasan las cerdas de su cepillo sobre la lengua, no es del todo eficaz, ya que solo barre de forma superficial. Sin embargo, los raspadores están hechos para realizar la misión de raspar, como dice su nombre.

Las veces que uno quiera usarlos depende de las expectativas que tenga cada persona con su higiene bucal. Esta práctica no es dañina en absoluto. Puedes usarlos cada vez que te laves los dientes. Si solo quieres emplear el raspador lingual una vez al día lo mejor es que lo hagas antes de irte a dormir.

Una cosa a tener en cuenta es la duración de los raspadores linguales. Además de limpiarlos tras cada uso, y secarlos correctamente, se recomienda renovarlos cada año. Su duración es mucho mayor que la de un cepillo de dientes gracias a los materiales que se utilizan. También por la ausencia de cerdas.

Otros artículos interesantes:

Cuánto cuesta una limpieza dental en España (y qué pasa si no te la haces nunca)

Cómo afecta el café en cada parte de tu cuerpo

Las mejores pastas blanqueadoras que puedes comprar, según la OCU

Te recomendamos