Pasar al contenido principal

España interroga a los ministros de la crisis financiera

Rodrigo Rato, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados
El ex vicepresidente del Gobierno, ex ministro de Economía y ex presidente de Bankia, en la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso de los Diputados. J.J. Guillén/ EFE

Están a punto de cumplirse diez años desde que los analistas financieros de Estados Unidos anunciasen que se había producido la mayor caída en el mercado inmobiliario de los veinticinco años anteriores; y, en España, de que el entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, pronunciase por primera vez la palabra "crisis" en público. Lo peor estaba por llegar.

Ahora, en este aniversario, se están produciendo en el Congreso de los Diputados las comparecencias de los máximos responsables de la política económica de la época, en el marco de una comisión de investigación parlamentaria cuya creación fue aprobada en febrero del año pasado por unanimidad.

En principio, esta comisión solo se iba a centrar en la nacionalización de Bankia, el macrobanco promovido en 2011 para tratar de salvar la economía, en 2012 —cuando el Partido Popular ya gobernaba—; pero la comisión tiene más alcance y comprende todo el desplome financiero.

Rato contra todos

Rodrigo Rato
Wikimedia Commons

Aunque la comisión lleva trabajando desde mayo de 2017, esta semana y la próxima son las cruciales desde el punto de vista mediático y político, porque son las que concentran las declaraciones de ex ministros y altos cargos (y no de técnicos, como hasta ahora). El primero de los comparecientes, el pasado martes, fue Rodrigo Rato, ex vicepresidente del Gobierno, ex ministro de Economía (hasta 2004), ex director gerente del Fondo Monetario Internacional y ex presidente de Bankia.

Rato, que fue detenido en 2015 por haberse acogido a la amnistía fiscal (la oferta del ministerio de Hacienda para que quienes tenían dinero "oculto" lo regularizasen), y que además ya estaba imputado por la salida a bolsa de Bankia en 2011 con sus cuentas presuntamente maquilladas, ha elegido cargar contra todos: ha señalado en la comisión que el principal perjuicio económico a España viene dado por la gestión del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011); y ha acusado al actual ministro de Economía, Luis de Guindos, de haber organizado el rescate de Bankia con sus competidores.

También sembró la duda sobre su situación procesal y el interés del Gobierno en meterle en prisión: según él, hasta tres personas le advirtieron de que iba a ser detenido; el ministro de Justicia, Rafael Catalá, reveló detalles de su declaración de la renta en televisión; y su secretaria fue advertida de que se "alejase" de él.

El próximo martes comparecerá, en la misma comisión Luis de Guindos.

Solbes reconoce errores, pero culpa a Zapatero de no hacerle caso

Pedro Solbes
Pixabay

Pedro Solbes, que ya había sido ministro de Economía y Hacienda bajo la presidencia de Felipe González entre 1993 y 1996, compareció el miércoles para dar cuenta de su tarea en ese mismo cargo entre los años 2004 y 2009 (es decir, como sucesor de Rato).

En su intervención, reconoció que el Gobierno fue demasiado optimista y no dio la importancia debida a la crisis inmobiliaria internacional, pero cargó las tintas en sus diferencias con el entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que acabaron precipitando su salida del ejecutivo un año después de que Zapatero volviese a ganar las elecciones, en 2008.

Estas diferencias, explicó, radicaron especialmente en la decisión de Zapatero de seguir gastando fondos públicos en reducciones del IRPF, ayudas como el Plan E o medidas de estímulo al mercado inmobiliario, cuando se avecinaba la segunda y peor recesión (imprevista por el Gobierno de la época) que casi provoca la intervención de España en 2011, año electoral en el que el actual presidente, Mariano Rajoy, ganó los comicios por mayoría absoluta.

... y Salgado le contradice

Elena Salgado
Wikimedia Commons

Finalmente, esta mañana ha quedado cerrada la ronda "fuerte" de políticos con la comparecencia de Elena Salgado, que sucedió a Solbes tras su salida del Gobierno en 2009 y que mantuvo la cartera de Economía y Hacienda hasta diciembre de 2011, cuando el PSOE perdió las elecciones generales y el Partido Popular llegó a la Moncloa.

Salgado, por fin, se ha limitado a repasar datos de su paso por el Ministerio, aunque sí ha deslizado sus discrepancias no con Zapatero sino con el propio Solbes, al manifestarse a favor del gasto público que se hizo en medidas como el Plan E, que tenían por objetivo estimular la economía.

A ella, sin embargo, le tocó aplicar los primeros recortes cuando ya era obvia la gravedad de la crisis, y remató su comparecencia defendiéndolas y señalando, por su lado, al impacto que las quiebras de Irlanda y Grecia tuvieron en la economía española.

Te puede interesar