Pasar al contenido principal

Visitamos una fábrica de prendas de cachemir que hace jerséis de 500 dólares para saber qué es lo que hace este material tan caro

  • El cachemir es una de las fibras más robustas y versátiles del mundo, es utilizada para hacer bufandas o jerséis.
  • El tejido es suave y ligero, y puede llegar a ser tres veces más aislante que la landa de oveja. 
  • Pero el cachemir real tiene un precio, y una pieza de lujo podría costarte más de 500 dólares

Esta es la transcripción del vídeo.

El cachemir es una de las fibras más codiciadas en todo el mundo. Sus fibras finas son más suaves, son más ligeras y pueden ser hasta tres veces más aislantes que la lana de oveja. Ha sido un material durante siglos, pero su calidad tiene un coste, y un jersey de cachemir de lijo podría costarte más de 500$ dólares. Entonces, ¿Por qué es tan caro?

El cachemir es conocido por ser una de las fibras más suaves del mundo, sus pelos tan finos facilitan que se puedan ser tejidos en prendas increíblemente suaves y lujosas, y de larga duración, pero eso tiene un coste.

El cachemir no proviene de una oveja, como podrías pensar, sino de la cabra de cachemir. Estas cabras se encuentran sobre todo en el Himalaya, donde las temperaturas pueden descender hasta los -30ºC, y su frío y helado hábitat hace que crezcan con un pelaje increíblemente grueso y cálido. Las cabras de cachemir tienen dos capas de pelo, pelos gruesos y alambrados, y un “subpelo” de cachemir súper suave.

Simon Cotton: Johnstons of Elgin ha fabricado productos de cachemira desde 1851 y para ello han necesitado muchas cabras, Estamos utilizando la cachemira de alrededor 1,2 millones de cabras, y esas cabras están esparcidas por toda Mongolia Exterior, China y parte de Afganistán también.

Mientras que una oveja puede producir al menos 3 kilos de lana al año, una cabra de cachemira sólo te produciría alrededor de 200 gramos.

Simon Cotton: Esta es, básicamente, la cantidad de cachemir que extremos de cada cabra. Para una bufanda, se puede trabajar con la producción de una sola cabra, pero par aun jersey, por ejemplo, necesitaríamos trabajar con cinco, ocho, o diez cabras de cachemir.

Debido a la pequeña cantidad que cada cabra produce, el suministro es muy limitado, y las fibras solo se pueden recolectar una vez al año. Incluso cuando se han cosechado las fibras, las mitades de peso utilizables una vez que han sido despojada de la grasa, la suciedad y los pelos más gruesos, la cachemira sigue representando solo el 0,5% de la producción total de lana del mundo.

Leer más: Zara se suma a la moda de las prendas personalizadas: así podrá sponer tu nombre en tus próximos pantalones vaqueros

Una vez que obtienes el cachemir puro, el procesamiento es un proceso trabajoso. Las fibras se tiñen primero con el color adecuado y se airean para evitar que se aglutinen. La suavidad de la cachemira implica que debe ser tratada con delicadeza a lo largo de todo el proceso, cualquier producto químico o sobreprocesamiento dañará las fibras. Luego se cortan las fibras, un proceso que desenreda y agrupan los pelos en finas hojas para que puedan ser hiladas en un hiño. La calidad de la cachemira se determina en función de su finura y longitud, y los pelos de cachemira individuales de alta calidad pueden ser tan finos hasta los 14 micrómetros. Cuando finalmente está listo, este hilo teñido e hilado se puede utilizar para hacer de todo, desde jerséis hasta bufandas. 

Simon Cotton: Cuando se hace una bufanda de cachemir, todo el mundo piensa que se trata del producto más simple del mundo, y por supuesto, cuando llegan a la fábrica y ven cómo se hace, se dan cuenta de la gran cantidad de manos y trabajo que hay para hacerlo posible. Así que se trata del desconocimiento de la gente, de las habilidades de la gente y de cómo se nutre este proceso tan delicado.

Los productos de cachemir más baratos se han vuelto muy populares últimamente. Estos afirman ofrecer la calidad del cachemir por un precio mucho más bajos, algunos pueden llegar a utilizar un grado ligeramente más bajo del cachemir, o diferentes métodos de procesamientos para hacer que el resultado final sea más asequible. Y aunque comparativamente son baratos, siguen siendo al menor, el doble del precio de la lana. También ha habido casos extremos de etiquetado incorrecto, y se ha descubierto que algunos productos supuestamente 100% de cachemir contienen pelo de yak o incluso piel de rata. Si alguna vez te encuentras un producto así de barato que dice ser cachemir, podría ser demasiado bueno para ser verdad.

Simon Cotton: No hay nada en el mundo como el cachemir. Quiero decir, hay otros tejidos preciosos otros tejidos finos, pero el cachemir tiene propiedades únicas: es muy fuerte, es muy cálido, es muy suave y se puede hacer con él desde un producto muy grueso y tan robusto casi como una alfombra, hasta piezas finas, delgadas, vaporosas y muy sutiles. Hay otros tejidos increíbles por ahí, hay otros tejidos que son exclusivos, pero no podemos hacer tanto con ellos.

Y además