Esta es la razón por la que no deberías abusar de las chanclas en verano

Pies con chanclas sobre una piscina

Getty Images

El calzado por excelencia en verano son las chanclas. Y es que con la llegada del buen tiempo uno quiere sentir los pies lo más frescos posible. Aunque también existen otro tipo de zapatos, como las sandalias, el uso de las chanclas está muy extendido durante estos meses.

Hay quienes no solo las calzan para ir a la playa. Es bastante frecuente ver por la calle a alguien paseando con este calzado tan veraniego. E incluso algunos atrevidos que conducen con ellas puestas. Pero los expertos aconsejan no abusar demasiado de las chanclas porque puede traer consigo problemas que no solo afectan a los pies.

Cierto es que este calzado es de lo más cómodo para algunas personas, pero es mejor reducir su uso exclusivamente a cuando uno va a la playa o la piscina, para así evitar los efectos adversos que puede traer el uso excesivo de las chanclas.

Efectos negativos de usar chanclas

Caminar con chanclas todo el día puede sobrecargar la zona del tobillo causando molestias, incomodidad y dolores. Y es que la sujeción no es del todo la correcta si vas a andar de un lado para otro. En casos más graves puede terminar causando dolores de espalda, cadera o rodilla.

Al forzar el estiramiento de la planta del pie también se puede desarrollar fascitis plantar. Aunque este problema, que causa la inflamación de la membrana fibrosa que conecta los huesos con los dedos del pie, puede corregirse con ejercicios específicos para ello.

7 trucos para llevar tacones en verano sin que te hagan daño

Por supuesto, también es bastante común sufrir rozaduras, en especial por culpa de la tira que separa el dedo gordo de los restantes. Las rozaduras debido al material suelen darse a menudo haciendo el pie más susceptible a las infecciones.

¿Y quién no se ha quemado alguna vez los pies? Sobre todo en momentos en los que el sol incide con fuerza es mejor protegerlos. Hay calzados que permiten su correcta respiración para que no sientas que se te están cociendo aunque haga mucho calor.

¿Qué calzado se debería utilizar en verano?

Para evitar cualquier de estas molestias el calzado tiene que seguir unas pautas. En primer lugar, disponer de una sujeción a nivel del tobillo, que impida que se desestabilice el pie. De esta manera el antepié podrá trabajar sin forzar ningún músculo.

También es preferible que la suela del zapato tenga un grosor de al menos 2 centímetros. Para proteger la planta de los pies se recomienda un material blando, a la vez que cómodo, que también sea rígido a la vez para favorecer el movimiento al andar.

Sobre todo en esta época de mucho calor, opta por los zapatos transpirables, ya que la humedad favorece la proliferación de bacterias no deseadas fomentando problemas a tu salud. Si vas a llevar un zapato cerrado lo mejor es que lleves puesto un calcetín para controlar el sudor.

Otros artículos interesantes:

Con estas zapatillas te ahorrarás la multa por conducir con chanclas y son mucho más cómodas

Trucos para agrandar zapatos que te aprietan

15 trucos efectivos y sencillos para quitar el mal olor de los zapatos

Te recomendamos