Pasar al contenido principal

Esta es la razón por la que no puedes recordar nada después de ingerir grandes cantidades de alcohol

  • El alcohol afecta al cerebro impidiéndole convertir la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.
  • Esto es lo que ocurre en tu cerebro cuando bebes hasta perder el sentido. No te desmayas realmente, pero tendrás un descontrol de recuerdos dentro de ti cuando te despiertes.
  • Ciertos químicos del alcohol no le permiten a los neurotransmisores de tu cerebro actuar correctamente, así que esos recuerdos son eliminados para siempre. 

Esta es la transcripción del video. 

Sábado, 12 del medio día. La luz brilla. Te duele la cabeza. No recuerdas cómo volviste a casa. No te preocupes, no eres el único. Más de la mitad de los estudiantes universitarios suelen tener lagunas, según varios estudios. Y, seamos claros. Perder la memoria no significa tener amnesia realmente. Lo más probable es que estuvieras despierto y consciente durante toda la noche. Entonces, ¿a dónde han ido todos esos recuerdos?

Rebobinemos hasta el mismo viernes por la noche. Normalmente, siempre que tienes una experiencia agradable, como una conversación, una parte de tu cerebro llamada córtex prefrontal almacena esa información en la memoria a corto plazo. Luego, otra parte del cerebro llamada hipocampo se encarga de “tejer” esas experiencias para que puedan ser almacenadas en la memoria a largo plazo. Es por eso que al día siguiente recuerdas “la fiesta” con datos como “el olor a sudor”, “la música house” y “Jen estuvo aquí”.

Pero es aquí donde está la parte clave: almacenar todos estos episodios en la memoria a largo plazo requiere de neurotransmisores especiales. Pero tu ingesta de alcohol impide que los neurotransmisores funcionen correctamente. Así que, en lugar de recordar la fiesta en su totalidad, todo lo que te queda es un archivo incompleto o incluso vacío.

Leer más: El vapeo se dispara entre adolescentes mientras los cigarros caen, según un estudio de CDC 

Y la cantidad de alcohol en tu sistema en ese momento influye en cuánto vas a recordar. Digamos que eres un hombre adulto de unos 73 kg. Has dado unos ocho chupitos en una hora. El contenido de alcohol en tu sangre lo más probable es que sea de, más o menos, 0,2% en este punto de la noche, mucho más de lo permitido para conducir un coche. Y tu cerebro aún sigue siendo capaz de almacenar algunos recuerdos.

Así que acabas teniendo pequeñas “islas” de recuerdos separadas por secciones desaparecidas. A esto es a lo que se llama “amnesia anterógrada”, también conocido simplemente como “apagón” o “lagunas”. Pero si sigues sin soltar esa copa, se volverá mucho peor. En la siguiente media hora, vuelves a beber. Ahora el contenido del alcohol en la sangre es alrededor de un 0,3%, y tu hipocampo se oscurece. Aparece la amnesia completa. A esto se le llama una amnesia fragmentada. Y una vez te despiertes, toda la noche podría llegar a estar en blanco. Sigue aumentando tu concentración de alcohol en sangre y… podrías morir.

Sin embargo, es posible que tus amigos ni siquiera se den cuenta de que estás en mitad de un “apagón”, ya que el alcohol ha borrado los recuerdos a largo plazo que ya estaban almacenados antes de que empezara la noche. Por lo tanto, puedes seguir conversando y comportante más o menos como una persona normal. Hasta cierto punto, claro. A parte de los “apagones”, el alcohol puede afectar a otras regiones del cerebro, incluyendo las que se encargan del razonamiento y la toma de decisiones.

Así que, durante los apagones, la gente ha estrellado coches, se ha metido en peleas y han cometido -o han sido víctimas de- agresiones sexuales. Puede que no lo recuerden. Dicho esto, todo el mundo sufre apagones. El sexo, el peso corporal y los antecedentes familiares juegan un papel muy importante aquí. Eso explicaría por qué tus amigos pueden recordar toda la noche a pesar de haber bebido la misma cantidad de tequila. Eso sí, no se salvará de la terrible resaca de la mañana siguiente.