Pasar al contenido principal

La razón por la que Gas Natural Fenosa ha decidido a pasar a llamarse Naturgy

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa
Gas Natural Fenosa

Gas Natural Fenosa pasará a denominarse Naturgy, con una nueva imagen de marca con la que la compañía busca adaptarse a la transformación en la que se encuentra inmersa desde la llegada a la presidencia de Francisco Reynés, según se ha anunciado en la rueda de prensa con motivo de su junta general de accionistas.

El presidente ha justificado el cambio de denominación, que adoptará este miércoles la compañía, en el hecho de querer ser "reconocida como una energética y no sólo como una gasista". La compañía nació bajo el nombre de Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas en el siglo XIX, y a lo largo de su historia ha tenido distintas denominaciones, como Gas Natural SDG. En 2009, tras la fusión con Fenosa pasó a denominarse Gas Natural Fenosa.

En la rueda de prensa previa a la junta, la primera que afronta como presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Reynés, sin desvelar el nombre, ha destacado que a lo largo de la historia el grupo ya ha cambiado en varias ocasiones su nombre y que este nuevo cambio no obedece a "ninguna manía", sino a la necesidad de adoptar un nombre "corto" que agrupe el deseo de expansión internacional de la empresa y de todas las actividades, "sin ser mayoritariamente el de una parte".

"Apostamos mucho por el gas natural, pero no sólo por el gas natural. Queremos que nos reconozcan como una energética y no sólo como una gasista", ha apuntado al respecto.

La compañía no descarta volver a cambiar su sede social

Además, Reynés no ha descartado que el cambio de sede social de la compañía pueda tener vuelta atrás, después de que trasladase su sede social a Madrid el pasado mes de octubre debido a la situación de Cataluña. Así, ha abierto la puerta a dar marcha atrás a esta decisión "en el momento que se considere oportuno". "Decir que se ha trasladado para siempre es muy presuntuoso", ha asegurado el directivo.

Sobre los cambios que vive la compañía, tanto con el vuelco en su directiva como en su accionariado en los últimos tiempos, el presidente de Gas Natural Fenosa, que ha eludido referirse al nuevo Gobierno de España al asegurar que de "política no habla nunca", sí ha admitido que la transformación "es una oportunidad". "No sobrevive ni el más fuerte ni el más inteligente, sino el que mejor se adapta. Estamos adaptándonos a un nuevo mundo", ha apuntado.

Leer más: Iberdrola se adjudica un macroproyecto de energía eólica marina en EE.UU. por 2.400 millones

Dentro de estos cambios, la compañía somete a sus accionistas la simplificación del consejo de administración, reduciendo su actual número de miembros a un total de 12. Tras la salida de su anterior presidente, Isidro Fainé, el consejo de la compañía estaba compuesto de 16 consejeros. De esta manera, el órgano rector de Gas Natural Fenosa pasará, una vez sea aprobado por su junta general de accionistas, a estar compuesto por un presidente ejecutivo (Reynés), seis consejeros dominicales, con dos representantes para sus principales accionistas (CriteriaCaixa, GIP, CVC y Alba) y cinco consejeros independientes.

A este respecto, Reynés se ha mostrado como "un firme convencido de que los accionistas son libres y pueden entrar y salir de la compañía cuando quieran y más en las cotizadas", por lo que ha considerado que si el consejo apoya el plan estratégico a 2022 que se les pondrá esta tarde sobre la mesa "lo hacen porque creen que la compañía puede hacer esto en los próximos cinco años".

"Vamos a plantear un plan para la compañía y lo respaldarán los accionistas que estén. No he tenido ningún tipo de directriz de los nuevos accionistas más que hacer un plan que cree valor para el accionista a largo plazo", ha añadido al respecto.

La empresa no está inmersa en ninguna operación, pero no descarta compras en su plan estratégico

El presidente de Gas Natural ha asegurado que "a día de hoy" la compañía "no está involucrada en ninguna operación ni de compra ni de venta", aunque ha subrayado que en su nuevo plan estratégico, que presentará mañana en Londres, no descarta el crecimiento inorgánico, siempre bajo criterios de "una rentabilidad mínima".

Reynés ha indicado que una empresa con las aspiraciones de Gas Natural Fenosa "no puede dejar de analizar ninguna operación", aunque ha destacado que no es una "obsesión" incorporar una operación corporativa.

No obstante, ha subrayado que cualquier operación corporativa que se afronte deberá cumplir con "las reglas de oro" de rentabilidad, ya que el grupo no está obligado a adquisiciones debido a la cartera de proyectos orgánicos que tiene. "El escenario de salida es no hacer nada que no sea desarrollo orgánico", ha señalado.

Respecto al plan estratégico 2018-2022, el directivo ha invitado a la presentación de este jueves para "ponerle música" con la definición de sus cifras, ya que al nuevo consejo de administración que saldrá de esta junta general de accionistas es a quien corresponde esta misma tarde "aprobar esta 'hoja de ruta', aunque adelantó algunos de sus ejes.

Leer más: Coches que funcionan con gas: qué son el GLP y el GNC

Reynés ha afirmado que los seis pilares de este plan serán la simplicidad de gestión, el foco de atención, la eficiencia, la accountability, la disciplina de inversión y la innovación, pero siempre con el "foco de atención prioritario" en la creación de valor.

Por otra parte, el presidente de Gas Natural Fenosa ha adelantado cifras de la evolución de la compañía en lo que va de 2018, señalando el buen comportamiento en la primera parte del ejercicio frente a 2017, con un crecimiento del beneficio neto recurrente del 34% en los primeros cinco meses del año, hasta los 481 millones de euros, impulsado por el crecimiento operativo y la mejora financiera.

Por su parte, el beneficio operativo bruto (Ebitda) recurrente a cierre de mayo del grupo se incrementó un 11%, hasta los 1.823 millones de euros, especialmente debido a la mejora de las condiciones del mercado de gas y electricidad y del negocio de infraestructuras.

Te puede interesar