Pasar al contenido principal

Esta es la razón por la que propietarios y directivos de las cotizadas están comprando acciones propias a niveles récord

Actualmente, el 27% de los puestos directivos están ocupados por mujeres en España
Getty Images
  • Propietarios y directivos de las cotizadas han aumentado las compras de sus propias acciones hasta máximos del año 2011.
  • El conocimiento que tienen de sus propias compañías, con las estimaciones crecientes de ventas y beneficios, hace que sean más optimistas que la media del mercado.
  • Por valoración, la media del mercado ahora mismo cotiza con un descuento de un 9%.

Un grupo de optimistas que han demostrado ser expertos en el pasado han incrementado sus compras incluso cuando las acciones de Estados Unidos están atravesando ya un mercado bajista. ¿Cuál es el motivo que hay detrás de todo eso y por qué justo ahora es el momento en el que hacen este movimiento?

El número de ejecutivos y directores empresariales que compraron acciones de sus propias empresas se ha duplicado en los últimos dos meses respecto a los dos anteriores. Como resultado, los llamados insiders están en el momento más álgido de compras desde agosto del año 2011, según muestran los datos compilados por Washington Services.

Con el S&P 500, índice de referencia de la bolsa estadounidense, en modo alerta roja, el aumento en la demanda en los títulos de los propios propietarios de las compañías hasta niveles tan altos podría verse como un voto de confianza hacia las acciones, incluso a medida que aumenta la ansiedad por las alzas en los tipos de interés de la Reserva Federal y la confusión política en la Casa Blanca.

Leer más: Por qué lo peor está aún por llegar en los mercados, según los analistas

Confianza en las previsiones

¿Qué razón hay detrás de esta tendencia tan importante por parte de los insiders? Principalmente, que se espera que los beneficios de las compañías cotizadas dentro del S&P 500 aumenten a cotas de récord de 173 dólares por acción el próximo año. A 13,6 veces las ganancias pronosticadas, el índice se cotiza con un 9% de descuento respecto al múltiplo promedio desde que comenzó el mercado alcista en 2009. Por tanto, sobre la base, habría gran capacidad de repunte.

Según explica Todd Fungard, director de inversiones de McQueen, Ball & Associates, los ejecutivos están “bastante bien informados en el nivel micro de sus negocios”, lo cual es una buena señal de que “los líderes empresariales aún ven demanda en sus empresas y se sienten cómodos comprando sus propias acciones a pesar del riesgo principal que hay de fondo”.

La última vez que la compra de información privilegiada se disparó de esta manera, en agosto de 2011, el S&P 500 se encontraba en medio de un retroceso del 19% antes de volver a repuntar más de un 10% en los dos trimestres siguientes. La duda es si ahora se va a repetir la misma escena o si, por el contrario, la caída va a ser tan sumamente profunda que va a llevar mucho más tiempo en recuperar.