Pasar al contenido principal

Las razones por las que Tesla dejará de liderar el mercado mundial de coches eléctricos a partir de 2020

Tesla dejará de liderar el mercado mundial de coches eléctricos en 2020
Según PA Consulting, será Mercedes quien domine el mercado del coche eléctrico. Daimler.
  • Tesla dejará de liderar el mercado mundial de coches eléctricos en 2020, según un informe de la consultora PA. 
  • Las marcas alemanas lograrán superar a la compañía de Elon Musk en los próximos dos años. 

Según un informe de la consultora PA, Tesla no va a liderar el mercado mundial del vehículo eléctrico a partir de 2020. El motivo principal será la llegada de nuevos competidores al segmento o, mejor dicho, que los actores de toda la vida van a empezar a de verdad ponerse las pilas en los próximos dos años. 

Por esta razón, según deducen desde PA, Tesla permanecerá como primer fabricante mundial de coches eléctricos en 2019, pero ya en 2021, no solo habría perdido ese liderazgo, sino que se desplomaría hasta la séptima posición. 

En el cuadro de abajo, puede verse cómo se repartirá la tarta del mercado global de vehículos a pilas entre los diferentes fabricantes en 2019 y cómo cambiará para 2021. Para elaborar este ranking de los fabricantes de coches eléctricos a tres años vista, PA Consulting evaluó la nota de cada marca con arreglo a seis factores. 

Tesla dejará de liderar el mercado mundial de coches eléctricos en 2020
PA Consulting.

El primero de ellos es la tecnología que emplean en la actualidad y la posición estratégica de esta de cara al futuro, un aspecto que pesa el 30% en la evaluación sobre el potencial de cada fabricante de coches eléctricos. El segundo factor, con un peso del 20%, es la tecnología de las baterías en cuanto a sus costes y madurez tecnológica.
 

Leer más 8 cosas de conducir un Tesla que la mayoría de la gente desconoce


La tercera variable tenida en cuenta para crear este ranking de los fabricantes de coches eléctricos con más potencial es la red de proveedores y su integración en la cadena de valor del producto final, que influye en un 15% de la nota asignada. El mismo peso tiene el ecosistema tecnológico empleado, que hace referencia a la tecnología de carga y a los servicios a terceros. 

Por último, de los seis factores de evaluación, los dos que menos peso tienen, cada uno con un 10%, son la cultura de cada empresa y sus incentivos y la fortaleza financiera de la compañía analizada expresada en su EBIT. Sin duda, este último aspecto no le habrá beneficiado a la empresa de Elon Musk, como tampoco la evaluación de la fortaleza de su cadena de suministro. 

Y es que, cuando Tesla empezó a fabricar en masa, debido al bajo volumen que fabricaba y a la reticencia de algunos suministradores, se vio obligada a firmar contratos con empresas de segundo nivel, conocidas en la industria como Tier 2. Estas firmas siguen a día de hoy conformando el mapa de suministradores de Tesla, lo que debilita su posición industrial sobre todo de cara al proyecto de Musk de abrir una planta de coches en China para 2020. 

Sin embargo, marcas asentadas como BMW o Hyundai sí tienen acceso a los suministradores Tier 1, con capacidad para proveer de millones de piezas en cualquier lugar del mundo. Además, el músculo financiero de los fabricantes históricos está quedando patente en cuanto a la materialización de sus planes eléctricos. Volkswagen, por ejemplo, anunció a final de 2017 que invertirá 40.000 millones de euros en movilidad eléctrica, pero poco después subió la cifra a 60.000 millones por sus nuevas plantas en China. 

Por su parte, Daimler, que será quien lidere el mercado mundial del coche eléctrico en 2021 según la consultora PA, está llevando a cabo una inversión de 10.000 millones de eléctricos. Este plan industrial deberá llevar a Mercedes y sus marcas a fabricar hasta 50 modelos eléctricos en 6 plantas de tres continentes hacia 2022. Parece que Tesla va a tener mucha más competencia en el futuro

Te puede interesar