El realme Watch 2 Pro es la opción perfecta para los que busquen autonomía infinita y pantalla gigante a un precio genial

Realme Watch 2 Pro

Es habitual que las compañías tecnológicas, después de asentarse dentro del mercado de los smartphones, prueben suerte con otros dispositivos y el salto natural es hacia el terreno del smartwatch. 

Realme ya tiene cierto bagaje con el realme Watch S Pro o el disfrutable y económico realme Watch S

Ahora, en su búsqueda por seguir despuntando en el mercado, han presentado el realme Watch 2 Pro, un dispositivo que he estado probando durante las 2 últimas semanas y que tiene las señas habituales de la compañía: buen precio y características por encima de la media. 

¿Sus principales puntos fuertes? Una autonomía sensacional, una pantalla enorme y un chip GPS integrado. 

¿Es suficiente para estar a la altura? Sigue leyendo para saber qué me ha parecido el realme Watch 2 Pro.

Diseño correcto y muy cómodo.

Realme Watch 2 Pro

El realme Watch 2 Pro es un dispositivo muy cómodo que se adapta como un guante a la muñeca y prácticamente no se nota nada que lo llevas puesto.

Aquí se notan dos cosas: su construcción en plástico, comprensible por el precio de salida, y su peso de tan solo 40 gramos.

En cuanto al cuerpo del reloj, destacar que solo cuenta con un botón con el que puedes encender y apagar la pantalla y un grosor de 12,65 milímetros que le sienta francamente bien. Es de color negro, lo habitual en los dispositivos de realme de esta categoría y tiene los bordes laterales brillantes. 

Su composición deja huellas, pero lo cierto es que no se notan en absoluto.

En cuanto a la correa, es una estándar de 22 milímetros con un cierre clásico, por lo que podrás quitarla y cambiarla por otra de tu gusto, siempre que sea de ese tamaño. Eso sí, se siente robusta, tiene buen tacto y es muy cómoda, por lo que si te encaja, no veo la necesidad de cambiarla. A menos, claro está, que no te encaje ese enorme Dare to leap que descansa en el lateral. 

Por último, en la parte inferior descansa el sensor de ritmo cardíaco, el SpO2 y los pines POGO para cargar el dispositivo.

Enorme pantalla LCD donde todo se ve muy bien, pero a la que le faltan algunos detalles clave.

Realme Watch 2 Pro

Sin duda alguna, este es uno de los puntos más interesantes del realme Watch 2 Pro: su enorme pantalla LCD de 1,75 pulgadas. Eso sí, el problema que tiene es que tiene un frontal que no está muy bien aprovechado y aunque intenta esconderlo usando fondo negro, al no contar con un panel AMOLED los negros no son puros y se siente el contraste. 

De todas formas, la pantalla responde francamente bien y se ve genial en cualquier condición de luz gracias a un nivel máximo de 600 nits. 

La única pega es que no tiene brillo automático. Si enciendes el reloj en la oscuridad, prepárate a sufrir un fogonazo, a menos que le hayas bajado la luminosidad antes, claro. 

Monitorización de la salud muy completa y un montón de modos deportivos a tu alcance.

Realme Watch 2 Pro

Uno de los puntos donde fallaba la anterior generación era en la monitorización de salud y en los modos deportivos y en este sentido lo han solucionado bastante bien. 

Cuenta con sensor de ritmo cardíaco que tiene una medición más que correcta, SpO2 que requiere de activación manual, pero que no falla cuando le pides que haga el cálculo y monitorización del sueño que lo clava.

Además, ofrece 90 modos deportivos, una suma importante respecto al anterior modelo que se quedaba en 15 donde lo faltan los clásicos y apuesta por cosas más específicas y extrañas para adaptarse a todo tipo de usuarios. 

El único problema es que en el reloj solo podrás llevar 15 ejercicios diferentes —Sinceramente, ¿Alguien va a hacer más de un par de deportes al salir de casa?— y tienes que ir editando los que llevas contigo a través de realme Link. 

¿Lo mejor? Que cuenta con GPS integrado para poder mapear tu recorrido. ¿Y su funcionamiento? Tarda unos 20-30 segundos en fijarte y ofrece una precisión más que notable durante el trayecto.

Sistema operativo sólido y competente, aunque ya echo en falta algunas opciones.

Realme Watch 2 Pro

La interfaz del realme Watch 2 Pro es francamente sencilla e intuitiva y es un gusto manejar el dispositivo.

Deslizando hacia abajo, se encuentra el panel de notificaciones desde el que puedes ver correos, mensajes y demás avisos y que cumple su cometido. El único problema es que no detecta caracteres especiales ni emojis, ni tampoco responder desde el dispositivo, pero cumple su función. ¿El detalle clave? Si has recibido algún mensaje y no has notado la vibración, aparecerá un pequeño puntito verde en la parte superior para que sepas que tienes algo pendiente

Si deslizas hacia arriba, te encontrarás el menú de aplicaciones que puedes poner en modo lista o en cuadrícula y que tristemente no se puede ampliar: lo que viene es lo que hay. Eso sí, es sencillo e intuitivo como pocos y tiene control remoto para la cámara y control de música, 2 añadidos fantásticos. 

Al deslizar hacia la derecha, puedes controlar el brillo, el ajuste para levantar la muñeca y que se encienda la pantalla y el estado de la batería, entre lo más destacado y si deslizas hacia la izquierda, podrás ver el sueño, los pasos, el tiempo y otros elementos que tengas configurados. 

La transición es muy fluida, todo responde como un tiro y lo cierto es que en cuanto a rendimiento no se le puede objetar nada

Por último, destacar que desde la aplicación tienes acceso a un montón de watchfaces diferentes, algunas animadas, donde seguro que encuentras tu opción ideal.

En el lado negativo de la balanza, echo en falta una mayor evolución en el dispositivo. Realme ya tiene cierto bagaje en smartwatch y esperaba funcionalidades como la posibilidad de contestar mensajes o llamadas o la posibilidad de tener una tienda de apps para ampliar la experiencia. 

Por último, 2 fallitos tontos que se puede solucionar vía software. El primero ha sido que la pantalla del control de música me aparecía constantemente al desbloquear el reloj y tenía que pulsar el botón para ir a la Home. 

En cuanto al segundo, la detección de actividad: me pillaba paseando durante un buen par de horas y al volver y sentarme en el sofá, a los 10 minutos el reloj me estaba diciendo que tenía que levantarme. 

Eso sí, a pesar de sus pequeñas carencias y esos leves fallos de software, todo lo que ofrece cumple con su misión. 

¿Su punto fuerte? La autonomía: 2 semanas sin ningún tipo de problema.

Realme Watch 2 Pro

Lo mejor de este dispositivo, además de su gigantesca pantalla, es su autonomía: es una auténtica bestia. 

Su batería de 390 mAh es capaz de ofrecer 14 días sin problema con un uso normal, aunque lo lógico es que si vas a usar el GPS a diario se reduzca algo. 

En cuanto al sistema de carga, viene con un cable USB que puedes conectar a cualquier parte y una base inalámbrica con pines POGO que se conectan a la parte inferior del reloj.

Si buscas un smartwatch básico y barato que brille en autonomía y tenga una gran pantalla, el realme Watch 2 Pro es una opción ideal.

Realme Watch 2 Pro

El realme Watch 2 Pro me ha gustado mucho a pesar de que realmente no ofrece ningún aspecto diferencial con otros dispositivos que están en el mercado

¿Su punto fuerte? Su sensacional batería, su enorme pantalla, el chip GPS integrado y sin lugar a dudas su ajustado precio de 74,99 euros. 

Si nunca has tenido un smartwatch y quieres darle una oportunidad, ya te aseguro que no te va a decepcionar. En cambio, si ya estás acostumbrado y buscas algo diferente y que te aporte un plus extra, puede que se te quede algo corto.

Es un smartwatch sencillo, que cumple con todo lo que se propone y que sigue añadiendo más calidad al ya de por sí excelente catálogo de realme.

Otros artículos interesantes:

Quién es realme, la marca de móviles china que más ha crecido en 2020

El realme GT es un auténtico matagigantes: espectacular diseño, potencia desmedida y una pantalla que es una delicia

¿Te escucha realmente tu smartphone? No, aunque realmente no le hace falta para conocerte por completo

Te recomendamos

Y además