El Watch S Pro de realme mejora el diseño, da el salto a la pantalla AMOLED e introduce resistencia al agua, pero aún tiene cosas que mejorar

realme Watch S Pro

Sandra Viñas

  • Realme no para de crecer y compagina su apuesta por ofrecer smartphones de calidad al mejor precio con llevar a cabo la misma tarea en sus dispositivos IoT, de los que acaba de presentar su nueva generación, donde destaca el Watch S Pro.
  • Este reloj inteligente, la evolución del Watch S, introduce mejoras en los materiales de los que se compone, da el salto a las pantallas AMOLED y cuenta con resistencia al agua, pero flaquea en otros aspectos como la gestión de notificaciones o la imposibilidad de instalar aplicaciones externas.  
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Realme es imparable. O, al menos, difícil de coger. 

La marca china cuenta con menos de 3 años de existencia en el mercado, pero, a pesar de esta juventud, se ha erigido ya como una de las compañías con mayor capacidad para revolucionar el mercado tecnológico existente. 

Prueba de ello es que es la empresa que ha crecido de forma más rápida en Europa durante todo 2020, multiplicando por 10 sus ventas respecto a 2019, según datos de Counterpoint. Todo ello, además, en mitad de una crisis sanitaria. 

La compañía ha superado el millón y medio de transacciones en dicho mercado durante el año anterior, frente a los 100.000 del periodo previo. Así, su market share en 2020 en Europa se estableció en un 1%, lejos aún de Samsung (32%) o Apple (22%), pero alcanzando a otros como OnePlus (1%) y situándose cerca de Oppo (4%). 

Entre las razones que han motivo estos buenos resultados, los expertos apuntan que su apuesta de valor le ha llevado a crecer en mercados que, tradicionalmente, están más preocupados por los precios, por ejemplo, Italia, España o Europa del Este. 

El CEO de Realme en Europa confiesa cuál es su móvil favorito

Sin embargo, no solo de smartphones vine realme, ya que la compañía también se ha adentrado en el mundo del iOT (Internet of Things, internet de las cosas en español) con un portfolio que no deja de crecer, mejorando las especificaciones de sus dispositivos, pero sin comprometer el precio, y con el foco siempre puesto en el consumidor joven, entusiasta de la tecnología. 

Para este público tan exigente, realme dio a conocer hace unas semanas sus nuevos dispositivos inteligentes que se sumarían a la familia. Entre ellos se encuentra el primer terminal de la marca con un sensor principal de 108 megapíxeles, el realme 8 pro; una nueva versión de sus auriculares inalámbricos, los Buds Air 2; y la nueva generación de su smartwatch, el Watch S Pro. 

Este último dispositivo es la evolución del Watch S, el segundo reloj inteligente de realme, que se erigió como la evolución perfecta de su antecesor porque cubría prácticamente todas las imperfecciones detectadas en el primer modelo. Por ello, tenía mucho interés en probar este smartwatch y poder comprobar las novedades que ha introducido la compañía en esta evolución. 

¿Quieres saber cuál es el veredicto sobre el realme Watch S Pro? Sigue leyendo... 

Un diseño marcado por las novedades en los materiales que le suben de categoría 

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y la que me ha dado el reloj inteligente de realme no ha podido ser mejor. 

El Watch S Pro que he estado probando es el de color negro y la verdad es que no he echado de menos otra opción, esta me ha cautivado desde el primer momento por su sobriedad, la elegancia que desprende y que es ponible para cualquier situación, ya sea hacer deporte o ir al trabajo.

El diseño, en principio, no cambia mucho respecto a su predecesor, aunque sí que se incluyen algunas mejoras en los materiales que te contaré a continuación. 

Desde un plano general podrás observar que el Watch S Pro imita las formas de un reloj tradicional, alejándose de las esferas más cuadradas o rectangulares. Esto no deja de ser una opinión personal, hay quienes apuestas por las formas más rectas y quienes lo hacen por las más redondeadas. Personalmente, prefiero estas últimas, así que me ha encantado el aspecto de este reloj inteligente. 

El dispositivo está formado, como la mayoría de los relojes de su estilo, por una esfera y una correa intercambiable de 22 milímetros de ancho y una longitud ajustable de 152-223 milímetros con cierre estándar. Respecto a las dimensiones del reloj en su conjunto, este alcanza los 257,6 x 46 x 11,1 milímetros, un poco menos que en su antecesor, el Watch S, que medía 259,5 x 47 x 12 milímetros. 

El realme Watch S es el smartwatch perfecto para el que busque batería infinita y muchos modos deportivos a buen precio

No obstante, estas reducciones no se ven en el peso, ya que el nuevo supera los 63 gramos (63,5, concretamente), mientras la generación previa apenas alcanzaba los 48 gramos y otros como el HONOR Watch GS Pro no llegan a los 46 (45,5 gramos). Este aumento seguramente esté relacionado con el incremento de la capacidad de la batería, de la que te hablaré más adelante. Como pasa en el caso de los móviles: a más autonomía, menor ligereza. 

De nuevo, se abre un nuevo debate sobre las preferencias de cada persona: ¿eres de los que les gusta que su reloj pese o estás en el grupo de "cuanto más ligero, mejor"? Personalmente, me encuentro en el segundo, por lo que quizás este reloj no sea exactamente para mí, pero si tú prefieres que pese un poco para sentir que lo llevas, este es tu smartwatch sin duda. 

Otro de los factores que también han influido en el peso es el paso de una caja hecha de aleación de aluminio en la generación anterior a una formada por acero inoxidable, lo que añade una mayor resistencia y un aspecto de mayor calidad. Además, realme también ha cambiado el material de la correa  (disponible en negro, azul, naranja y verde) respecto a la generación anterior, introduciendo una más duradera, liviana y de un material agradable al contacto con la piel. 

Estas 2 mejoras a nivel de diseño son una de las grandes decisiones (¡y aciertos!) que ha incorporado la marca respecto a este dispositivo, dado que le dan un aspecto y una sensación más premium que le acerca a sus competidores de más de 200 euros. 

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

Una vez puesto, la sensación que prima es de que tienes un reloj de calidad sobre tu muñeca y, en contra de lo que pueda parecer por sus dimensiones, es bastante manejable y se adapta a la perfección. En las funciones del día a día no es un reloj que moleste, quizás un poco al escribir al ordenador si no estás acostumbrado, pero el resto del día podrás pasarlo con él puesto sin ningún problema, especialmente si vas a hacer deporte. 

El Watch S Pro dispone de 2 botones en el lateral derecho, uno relativo a encender o apagar la pantalla y otro para iniciar el modo de deporte. A nivel práctico, son fácilmente accesibles e intuitivos, no te tendrás que volver loco o loca para aprender a utilizar este dispositivo, como sí ocurre con otros cuya curva de aprendizaje es superior. 

En definitiva, el diseño es uno de los puntos donde se nota la diferencia respecto a la generación anterior, no tanto en el aspecto exterior, pero sí en la calidad de los materiales empleados por realme para su construcción que, a su vez, afectan a 2 aspectos: el peso y el precio (del que hablaremos más adelante). 

La elección de una pantalla AMOLED es todo un acierto

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

El dispositivo cuenta con una pantalla AMOLED de 1,39 pulgadas con una resolución de 454x454 con 326 píxeles por pulgada. Esta configuración supone otra de las mejoras importantes respecto a su predecesor, el Watch S, que contaba con 1,3 pulgadas y 360x360 con 278 píxeles por pulgada. 

A nivel práctico supone que los colores están más definidos, un brillo elevado, un negro más puro, un mejor consumo energético y una mayor visibilidad cuando incide directamente la luz. 

Además, dispone de brillo automático, que permite que se establezca en uno de los 5 niveles en función de las condiciones ambientales, y del modo Always on Display, que hace que la pantalla esté permanentemente encendida (lo que supondrá un mayor consumo de batería). 

Para que se ilumine la pantalla basta con que gires la muñeca o pulses el botón superior, ambos métodos responden de manera bastante efectiva. 

El reloj inteligente, protegido por 2.5D Corning Gorilla Glass, dispone de más de 100 Watch Faces entre los que elegir para personalizar el dispositivo. 

Una sincronización rápida con el móvil, desde donde se controla con la aplicación

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

Una vez encendido, el dispositivo, compatible con Android 5.0 o iOS 9.0, es fácil de sincronizar con cualquier smartphone, no necesariamente de la misma marca. 

El software del reloj inteligente contiene lo básico, ya que cuenta con las herramientas justas para el día a día bajo un diseño claro y visual. La usabilidad del Watch S Pro es uno de sus puntos fuertes porque va a permitir que, con solo 5 minutos de trasteo, puedas hacerte una idea de todas las prestaciones que tiene y cómo utilizarlas. 

Cabe destacar que no permite instalar ni interactuar con aplicaciones de terceros, es decir, no podrás responder a los mensajes de WhatsApp a través de él, aunque sí podrás leer o descartar la noticiación. De la misma forma, solo podrás rechazar llamadas, no aceptarlas ni acceder al asistente de voz. 

Sin embargo, para un usuario habitual las herramientas presentes en este reloj inteligente serán más que suficientes. 

A nivel de conectividad es compatible con Bluetooth 5.0 y se compagina con la aplicación realme Link APP que podrás encontrar en App Store o Play Store.

En la plataforma podrás hacer bastantes cosas, por ejemplo, seleccionar alguno de las más de 100 carátulas disponibles (en el teléfono puedes guardar solo algunas), pero no podrás descargarte más. Eso sí, con un centenar seguro que hay varias que vayan con tus gustos y, si no, siempre puedes elegir una foto de la galería. 

Además, también tendrás recogida toda la información de las diferentes herramientas (de las que te hablaré un poco más adelante) como la evolución del sueño, la frecuencia cardíaca o la prueba del oxígeno en sangre. 

Hasta 15 modos deportivos entre los que se incorpora... ¡la natación!

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

El reloj inteligente de realme incorpora hasta 15 modos deportivos, entre los que se incluyen carrera al aire libre y en interior, caminar en interior y exterior, ciclismo, spinning, senderismo o natación. También están disponibles otros como baloncesto, yoga, remo, bicicleta elíptica, críquet (que aparece traducido como "grillo"), entrenamiento de fuerte y ejercicio libre. 

El dispositivo cubre en gran medida todo el abanico de deportes a los que se enfoca un reloj del segmento al que pertenece e incluye algunos que se echaban irremediablemente en falta en su predecesor, como es el caso de la natación. Para este último deporte, el smartwatch cuenta con resistencia al agua (5ATM), lo que permite sumergirle hasta 50 metros.  

Sin embargo, aunque creo que con esta quincena de modos es más que suficiente para un usuario habitual, echo aún de menos otros como la escalada o el tenis, aunque siempre puedes utilizar "ejercicio libre", donde cabe cualquiera. De hecho, el Watch S ya incluía 16, es decir, un deporte más que el que nos ocupa, por lo que me esperaba más variedad, especialmente por el incremento en el precio. 

De todas formas, repito que si eres un deportista amateur te va a servir tranquilamente este dispositivo, eso sí, si haces deporte a niveles más profesionales, quizás se te quede corto. 

Más allá del deporte cuenta con las aplicaciones justas, pero necesarias: no echarás en falta ninguna

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

Más allá del deporte, el reloj inteligente cuenta con otra serie de herramientas enfocadas a la salud, como el medidor de frecuencia cardíaca que tiene la capacidad de funcionar las 24 horas del día de forma ininterrumpida con tomas hasta cada 5 minutos y que incorpora alertas que te avisan si es demasiado alta o demasiado baja. 

Además, también incluye el medidor de oxígeno en sangre, una de las prestaciones que más se han puesto de moda en los últimos meses.

No obstante, cabe recordar el smartwatch no deja de ser un complemento, no un dispositivo médico, por lo que siempre se debe acudir a un profesional en caso de duda. 

El realme Watch S Pro cuenta, asimismo, con otras funcionalidades como el medidor de pasos, la monitorización del sueño, meditación guiada o los recordatorios para moverse e hidratarse. 

Por otro lado, también podrás realizar el tipo de acciones más habituales con este tipo de smartwatch: controlar la música (dándole al play, pausa o cambiar de canción), pero sin almacenarla en el reloj como sí ocurre en otros como el HONOR Watch GS Pro, control del obturador en remoto para tomar fotos desde el reloj (sin vista previa), el tiempo, una brújula, la función de encontrar el móvil o rechazar las llamadas. 

En definitiva, tiene todas las funciones básicas que puedas necesitar. No encontrarás algunas específicas relativas a los dispositivos de las gamas más altas, pero tampoco echarás de menos ninguna en el día a día. 

Una batería similar a la de su antecesor que puede llegar hasta las 2 semanas

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

Y llegamos a uno de los puntos donde más destaca el dispositivo: su autonomía. 

El realme Watch S Pro incorpora una batería de 420 mAh que permite usarlo hasta 14 días de forma continuada con la detección de la frecuencia cardíaca encendida, según explica la marca. Por comparar, su antecesor, el realme Watch S, contaba con 390 mAh y una duración de hasta 15 días, dependiendo del uso que le dé cada persona. 

He especificado que las 2 semanas de autonomía son según la marca porque, en mi caso, he estado probándole una semana y me ha llegado hasta el final sin necesidad de cargarlo, utilizando el GPS (una de las funcionalidades que más consume) y otros modos como la medición de oxígeno en sangre o las pulsaciones, aunque no de forma continua.

Así, aunque duración de la batería está relacionada con el uso que le de cada persona, seguramente será una de las cosas que menos te va a preocupar con este reloj. De todas formas, si se descarga, realme afirma que, en apenas 2 horas en su base magnética, le tendrás completamente disponible para su uso. 

Y todo ello por... 

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

El realme Watch S Pro está disponible por 129,99 euros en la tienda online de la propia marca. Por comparar, el Watch S se puede adquirir por 79,99 euros en el mismo sitio. 

Las comparaciones son odiosas y, aunque es cierto que el Pro ha mejorado bastante cosas respecto a su predecesor, creo que no se ha distinguido excesivamente de él, por lo que considero que quizás el precio es un poco elevado frente al Watch S. Al final, ofreciendo casi las mismas prestaciones, con la diferencia principal en los materiales, la generación previa cuesta 50 euros menos. 

realme Watch S Prorealme Watch S Pro

Sandra Viñas

El reloj inteligente de realme ha introducido mejoras a nivel de diseño, cambiando el material de la esfera y de la correa, lo que ha elevado su aspecto hasta una gama más premium. A la vez, ha estrenado una flamante pantalla AMOLED que permite una experiencia más clara y de mayor calidad. 

Asimismo, ha añadido la resistencia al agua, que su predecesor no tenía y que le ha permitido incorporar el modo deportivo de la natación, una de sus grandes carencias en la versión previa. 

Por el contrario, que no permita responder a las notificaciones, solo leerlas o descartarlas, es uno de los grandes 'peros', al igual que no poder responder llamadas, solo rechazarlas, o instalar aplicaciones de terceros y tener que conformarse con las preinstaladas. Todo esto reduce sus posibilidades y le aleja de la gama premium que muestra en su apariencia. 

No obstante, es necesario recordar que el smartwatch mantiene gran parte de las características de su predecesor que siguen manteniéndole en lo alto de su segmento, por ejemplo, una batería que promete alcanzar los 15 días, una quincena de modos deportivos y herramientas relacionadas con la salud tan útiles como la medición de oxígeno en sangre o las pulsaciones. No deja de ser una buena opción, pero la competencia que tiene se lo pone muy difícil

Hay que tener en cuenta que realme lleva apenas 3 años operando, por lo que aún le queda mucho recorrido para ofrecer dispositivos de IoT que sean todo un éxito, como ocurre con los smartphones que presenta. Sin embargo, estas primeras incursiones en este sector no están nada mal. Habrá que esperar para ver qué nos trae la marca.

LEER TAMBIÉN: Así es la nueva generación de dispositivos IoT de realme: el realme 8 pro, el Watch S Pro y los Buds Air 2

LEER TAMBIÉN: El realme 8 pro acerca las prestaciones premium a la gama media con un sensor de 108 megapíxeles por bandera y una autonomía casi infinita

LEER TAMBIÉN: El realme Watch S es el smartwatch perfecto para el que busque batería infinita y muchos modos deportivos a buen precio

VER AHORA: Clubhouse desata la guerra de los audios: todas las claves de la exclusiva aplicación que te permite conversar con famosos y expertos