Pekín reconoce que su brote de coronavirus es "extremadamente grave", restringe los viajes y realiza más de 90.000 pruebas diarias para frenar el rebrote

Un oficial de seguridad bloquea la entrada al mercado mayorista de Xinfadi en Pekín.
Un oficial de seguridad bloquea la entrada al mercado mayorista de Xinfadi en Pekín.
REUTERS/Tingshu Wang
  • Pekín describe su nuevo brote de coronavirus como "extremadamente grave".
  • La capital de China impone nuevas medidas de seguridad en toda la ciudad, desde la restricción de viajes y cierre de mercados mayoristas, hasta las pruebas masivas de detección de COVID-19. 
  • Por su parte, la OMS pide una investigación exhaustiva para dar con la clave de la propagación y advierte al resto de países de los posibles nuevos brotes de SARS-CoV-2. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo especial Coronavirus

Pekín califica de "extremadamente grave" la propagación del coronavirus en la ciudad, impone restricciones y realiza 90.000 pruebas de detección de COVID-19 diarias para controlarlo. 

"La situación epidémica en la capital es extremadamente grave. En estos momentos tenemos que tomar medidas estrictas para detener la propagación de COVID-19", ha anunciado en una rueda de prensa el portavoz de la ciudad de Pekín, Xu Hejian, según recoge The Guardian.

Desde el pasado 11 de junio, tras 56 días sin nuevos casos reportados, el total de contagiados en la capital de China asciende a más de 100 personas, recoge el medio local Beijing News.

Este fin de semana la ciudad había cerrado los mercados de alimentos de Xinfadi y Jingshen, de carne y marisco respectivamente, tras la infección de empleados y detección del virus en instrumentos de cocina.

Así como suspendido la reapertura de las escuelas y las operaciones de la estación de autobuses de larga distancia de Xinfadi, a 2 kilómetros del mercado que sirve a casi todo Pekín, apunta el medio local.

Este lunes, cerraron todos los lugares interiores relacionados con el deporte y el entretenimiento, y ciudades cercanas como Yunnan en el sur y Shanghai, han anunciado sus propias medidas de control.

Además, la capital realizará unas 90.000 pruebas de detección de COVID-19 diarias en su misión de controlar la propagación del nuevo virus. Según las autoridades del país, esta medida había sido un éxito en ciudades como Wuhan donde, de hecho, creían erradicado el SARS-CoV-2.

Leer más: La respuesta masiva de China a un nuevo brote de coronavirus en un mercado de Pekín demuestra que se está tomando el COVID-19 mucho más en serio que el resto del mundo

La OMS pide una investigación exhaustiva y advierte de nuevos posibles brotes de COVID-19

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha pedido una investigación exhaustiva para conocer el por qué y las razones de la rápida propagación de la enfermedad en la capital del país.

"Las respuestas se encuentran en una investigación cuidadosa, sistemática y exhaustiva de los grupos de enfermedades para ver realmente qué está sucediendo en estas situaciones y qué está causando la amplificación de la enfermedad en el contexto humano", ha dicho Mike Ryan, máximo responsable de Emergencias de la OMS, quien pidió en su momento que se investigase a China por ocultar información a la Organización, según CNBC.

Leer más: 10 farmacéuticas están trabajando juntas para desarrollar un tratamiento con la sangre de los pacientes recuperados de COVID-19 y planean comenzar las pruebas en humanos el próximo mes

"Si damos con ello, tendremos una imagen mucho mejor de los consejos de salud pública que debemos dar a nuestras comunidades sobre qué comportamientos, qué lugares y qué circunstancias evitar", ha insistido. Sobre todo porque, hasta hora, se especula que este nuevo brote pudo haberlo provocado la mutación una cepa con origen europeo.

Asimismo, la directora técnica Maria Van Kerkhove ha advertido a los países que han de estar atentos a nuevos brotes —algo de lo que ya había alertado la Organización a medida que se han ido levantando los confinamientos en todo el mundo.

"Todos los países deben estar preparados para ser ese epicentro y evitar la posibilidad de convertirse en el próximo lugar donde los casos puedan resurgir", insiste Van Kerkhove.

Otros artículos interesantes:

El nuevo brote del coronavirus detectado en Pekín podría ser una mutación de una cepa proveniente de Europa

Las primeras vacunas contra el coronavirus podrían proteger contra la enfermedad, pero no evitar la infección

La respuesta masiva de China a un nuevo brote de coronavirus en un mercado de Pekín demuestra que se está tomando el COVID-19 mucho más en serio que el resto del mundo