Pasar al contenido principal

"Recoge la llave de tu Airbnb en este bar": los hosteleros se hartan e instalan taquillas de pago

Llaves de Airbnb
Llaves de Airbnb KeyCafe
  • Varios bares y tiendas madrileños han instalado taquillas de pago para que los dueños de Airbnb dejen las llaves a sus inquilinos.
  • Muchos gestores de Airbnb les dejan las llaves para que sus clientes las recojan cuando llegan a la ciudad, haciéndoles responsables ante lo que pueda pasar.
  • A veces tienen tantas llaves que no saben cuál corresponde a cada apartamento.
  • KeyCafe, una empresa canadiense de taquillas que se abren mediante una app, ha empezado a expandirse en España y a ofrecer esta solución a los hosteleros. También les deriva tráfico: si la gente va a por las llaves, se tomará algo en el bar.
  • "Es un buen invento. Recoger y entregar llaves era un caos", apuntan.

 
Miércoles, una y media de la tarde. Alonso Martínez, Madrid.

Un joven entra a uno de los pocos bares tradicionales que quedan en la zona con una enorme mochila de montaña: acaba de desembarcar en la ciudad y aún tiene que llegar a su Airbnb. Se dirige en inglés al camarero y le pide unas llaves. Sobre la estantería del local hay varios juegos: ninguno está identificado (no indica a qué piso corresponde) y ni el recién llegado ni el responsable del bar saben cuál es. Miran en el móvil, intentan contactar con el casero y se avecinan a salir para probar con uno de ellos. En mitad del desconcierto, el dueño del bar irrumpe enfadado:

"No vuelvo a coger una llave de Airbnb".

La escena — solventada horas más tarde, cuando el casero respondió — refleja un creciente problema al que se enfrentan los pequeños comercios, especialmente si están en el centro de Madrid: la oferta de Airbnb aumenta y la necesidad de dejar llaves a los inquilinos, también. Airbnb no tiene ninguna solución propia para la entrega de llaves — que se acuerda entre dueño y cliente — y los caseros acuden a los comercios aledaños. Les dejan las llaves e indican a sus inquilinos que las recojan ahí cuando lleguen. Si has usado alguna vez Airbnb (en cualquier ciudad), es posible que lo hayas vivido.

"Es un problema", explican en Oh Galo, el restaurante de Alonso Martínez que se hartó. "No las dejan identificadas y si tenemos varias no sabemos para qué piso son. Si no vienen en sobre, con el nombre y el piso, no las volveremos a aceptar".

Cómo convertir los bares en sitios de recogida de llaves (sin que se enfaden)

Varias paradas de Metro al sur, a pocos metros de La Latina, el encargado de La Huerta de Almería — una tienda de productos ecológicos y smoothies —  reconoce la gran afluencia de inquilinos de Airbnb buscando llaves. Desde hace un par de meses, el local tiene instalada una pequeña taquilla de pago para dejarlas y recogerlas. "Lo pusieron en la tienda de Malasaña y funcionó", explica. "Entra bastante gente a diario".

"No queremos responsabilidades ni problemas. Hace unos meses entraron a robarnos y afortunadamente no se llevaron ninguna llave, pero imagínate que sí. ¿Cómo le explicas tú esto al del apartamento? De algún modo, te hacen responsable de su casa".

KeyCafe en La Latina
KeyCafe en La Latina

Detrás de estas taquillas está la empresa KeyCafe, una startup canadiense que hace pocos meses inició su expansión europea. Su idea inicial no era tanto resolver la vida de los pequeños comerciantes como derivarles clientes.

"Un Airbnb puede tener unas 20 o 30 personas al año, cuyo primer punto de contacto con la ciudad será la cafetería en la que recojan las llaves", indica su fundador, Jason Crabb, a Business Insider. "Así, realmente, ayudas a ese pequeño negocio a tener tráfico".

KeyCafe nació en Toronto en 2012 y abrió en Nueva York un año después. Sus taquillas están en 220 locales allí. "Empezamos en Vancouver con un sistema simple y manual. La gente dejaba las llaves en una única taquilla en los bares y restaurantes. Esa versión nos ayudó a entender que había negocio. Durante el año siguiente, desarrollamos la tecnología y la plataforma hasta expandirnos a Nueva York".

La versión actual de KeyCafe tiene tres elementos: por un lado, las taquillas, que instalan gratuitamente en los bares asociados. Por otro, los llaveros rastrables para poner a las llaves. Y por último, la app desde la que se gestiona todo: el inquilino recibe un código para abrir la taquilla y el casero controla desde ahí.

El bar O Pazo de Lugo, en Lavapiés (uno de los barrios más turísticos de Madrid) también ha instalado una. "Viene gente que pide dejar las llaves. Ahora les digo: a la máquina, te bajas la app y listo", cuenta un camarero.

La empresa cobra 0,50 euros por retirar una llave y 6 euros diarios por almacenarla, aunque también tiene un modelo de suscripción: 7 euros mensuales por llave y y 3 por retirarla. Todo esto lo paga el casero, no el inquilino. 

Keycafe en Cereal Talent
La taquilla de KeyCafe bajo los cereales de Cereal Talent Business Insider


"En mi caso, les contacté yo", añade Manuel Escribano, dueño de la cafetería Cereal Talent, en la calle Unión (entre Ópera y La Latina). "Quería saber cómo promocionar mi cafetería en los Airbnb de la zona. Llamé a Airbnb en Nueva York y me derivaron a esta empresa para que charlara con ellos. Me instalaron la taquilla y viene gente de varios lofts de Airbnb que hay en esta calle".

Escribano explica que, antes de tener la taquilla de KeyCafe, también acudía gente a dejar llaves pero que a la semana de permitirlo se cansó. "Tuvimos varios problemas, así que no volvimos a coger una llave. Era un caos. Éste es un buen invento".

KeyCafe lleva varios meses expandiéndose en Europa: está en París, Londres, Barcelona y Madrid. Actualmente tienen 9 taquillas en bares de Madrid y 6 en Barcelona, que, indican la empresa y los dueños de bares consultados, también tienen otros usos, como intercambio de llaves entre padres e hijos. 

"Nuestro objetivo es llegar a 30 localizaciones en los próximos meses", concluye Crabb. "Siempre quisimos estar en España".

 

Te puede interesar

Lo más popular