Reduflación, el truco de las marcas para maquillar la subida de precios y que pagues lo mismo (o más) por menos cantidad

Alimentos supermercado

Getty Images

Compras unos lomos de merluza, un bote de margarina o un paquete de pasta y aunque los notas unos céntimos más caros que hace unos meses, no reparas en que contiene menor cantidad. La reduflación es la técnica que utilizan las marcas para disimular la subida de precios reduciendo el contenido los envases.

Precisamente, la palabra reduflación surge de combinar los términos reducción e inflación.

Este método para maquillar la subida final es una treta que logra que no te fijes en que los precios están subiendo más de lo que parece. Los artículos de higiene, alimentación o droguería encogen entre un 5% y un 10% para esconder el impacto de la inflación a ojos del consumidor. 

Desde la OCU ya alertaban de este fenómeno el pasado otoño: en su estudio de precios de supermercado detectaron subidas del 55% en algunos productos y en el 45% restante, el latente fenómeno de la reduflación. No bajaba el precio, sino el peso del producto. 

9 errores que cometes al hacer la cesta de la compra en 2022: no solo la inflación afecta a tu bolsillo 

Desde la asociación pusieron varios ejemplos de esta táctica de marketing: paquetes de lomo de merluza Pescanova que parecían haber bajado su precio un 5,6%, pero que en realidad habían subido un 3,2%, ya que pasaron de ser de 400 gramos a 360.

Los ejemplos de reduflación se cuentan por doquier y desde el año pasado son una treta constante en los lineales de los supermercados para aparentar mayores bajadas y descuentos o para enmascarar la subida de los precios.

Los botes de Cola-Cao (40 gramos menos), la margarina Tulipán (50 gramos menos) o los yogures Activia (5 gramos menos) fueron otros casos recopilados por la OCU el pasado mes de noviembre, poniendo de manifiesto las dificultades cada vez mayores de los hogares de los españoles para hacer frente a la cesta de la compra.

También te encontrarás este truco de la reduflación en botes de champú, latas de conserva, paquetes de pasta y muchos otros artículos básicos. 

¿Qué hago para evitar al máximo la reduflación?

Aunque como consumidor te enfurezca este varapalo a tu cartera con productos más caros y menos abundantes, debes saber que la reduflación no es ilegal. 

Para evitarla en la medida de lo posible, desde Consumer recomiendan no consumir siempre la misma marca, o cambiar de una a otra según las oscilaciones y ofertas. 

Escoge fabricantes con buena calidad-precio, sondea las ofertas promocionales, mira siempre el precio por kilo y compara los alimentos de la misma categoría. 

También puedes investigar las razones por las que un fabricante ha cambiado el peso o tamaño del producto. 

Cabe recordar que el Índice de Precios de Consumo (IPC) alcanzó la tasa más alta en 36 años el pasado mes de febrero, llegando al 7,4%. El importe de alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementó un 5,6 % con respecto al mismo mes de 2021 y escaló un 0,8 % respecto a este enero. 

Entre los datos recopilados por Business Insider España, el precio de la luz se disparó en febrero un 80,5%, la calefacción un 51,7% y los combustibles líquidos un 52,3%. El aceite de oliva se incrementó un 30,6%.

Otros artículos interesantes:

8 productos en los que vas a notar la guerra de Ucrania: gasolina, luz, aceite de girasol, maíz, automóviles o vivienda

Productos del supermercado que más y menos han sufrido la inflación: algunos han subido hasta un 21% de precio

Descubre el método del 1%, la fórmula perfecta para los que no consiguen ahorrar

Te recomendamos