La regla del 20% de Google con la que puedes desarrollar nuevas habilidades y crecer profesionalmente

Método "20% de Google".

REUTERS/Stephen Lam

Foto del redactor Miriam Pérez
  • La regla del 20% de Google es el método que el gigante propuso a sus trabajadores para que siguiesen formándose dentro de su horario laboral. 
  • Darle espacio al aprendizaje de nuevas habilidades ha llevado a los empleados de Google a innovar y conseguir sus avances tecnológicos.

La mayoría de los trabajadores se obsesionan con la productividad para destacar en sus puestos y así tener posibilidades de escalar profesionalmente.

La productividad es necesaria para desempeñar el trabajo de forma eficiente y demostrar que la empresa forma parte del proyecto personal de cada uno, que en última instancia es la vida profesional. Pero no es suficiente si se quiere destacar por la creatividad y la innovación. 

Seguir formándose a lo largo de la vida profesional puede ser la mejor forma de mejorar tanto la productividad como los procesos, e incluso desarrollar nuevas fórmulas de negocio. 

Esta mentalidad, junto con la regla del 20%, la tenían clara Sergey Brin y Larry Page cuando Google salió a bolsa en 2004.

"Animamos a nuestros empleados a que, además de pasar tiempo en sus proyectos regulares, dediquen el 20% de su jornada a trabajar en lo que consideren más beneficioso para Google", escribieron los fundadores el día de la oferta pública. "Esto les permite ser más creativos e innovadores. Muchos de nuestros avances se han producido de esta manera". 

El futuro profesional pasa por el reskilling y el upskilling para que los trabajadores –y las empresas– surfeen la ola del constante y cambiante entorno laboral, y una de las mejores maneras de lograrlo es la regla del 20%. 

La adaptación al cambio y amplios conocimientos digitales serán las 2 principales tendencias de contratación de 2023, según las expertas

Dedicar el 20% de tu jornada laboral a formarse en otras áreas o en las últimas novedades del campo profesional en el que se trabaje, es una forma de inversión de futuro, pero muchas veces resulta complicado apartar ese tiempo cuando se está hasta arriba de trabajo. 

Por eso es necesario tener claro cómo dedicar de forma eficiente ese espacio al aprendizaje y desarrollo profesional. 

Identifica qué es lo que te gustaría aprender

Para no desistir a los 2 días de haber empezado, la clave está en buscar algo que realmente interese aprender. Puede tratarse del área de especialización en el que ya se trabaja o de habilidades que siempre se han querido hacer, pero nunca se ha hecho porque existían otras prioridades. 

Lo importante es centrarse en una materia y especializarse en ella, de esta manera se aprende mucho más rápido que si uno tiene varios frentes de aprendizaje abiertos. Instruirse en un nuevo lenguaje informático o saber redactar informes, por ejemplo, dará un valor adicional al perfil profesional. 

No pienses que estás desperdiciando el tiempo

La mentalidad con la que se invierte el 20% del tiempo es otra de las claves para tener éxito en el desarrollo de la carrera profesional. 

Apuntarse a cursos mientras se tiene un volumen de trabajo muy alto puede resultar agobiante y estresante, y puede hacer que la gente se desanime porque sienta que no tiene tiempo para ello. 

Pensar en el beneficio que te reportará la dedicación a nuevas habilidades es la motivación perfecta para dar pequeños pasos en el desarrollo profesional, como ampliar tu red de contactos o aprender a hablar en público.

Sé flexible pero comprometido

Dedicar el 20% a aprender nuevas habilidades profesionales no tiene por qué ser como ir al colegio. Se trata de ser organizado y planificar las horas en las que se pueda dedicarle tiempo, porque no es que se tenga que hacer un día en concreto, se trata simplemente de hacerlo y terminarlo. 

Es fundamental ser disciplinado para tener éxito con esta regla, sin embargo, es necesario tener claro cuáles son las prioridades y ser flexibles ante los posibles imprevistos de trabajo que puedan surgir. 

Estos son los objetivos que deberías perseguir en función de la situación profesional en la que te encuentras

Busca formas de entretenerte haciéndolo

Si algo es divertido, el tiempo siempre pasa más rápido y todo es más fácil. Cuando las personas se entretienen haciendo algo también suelen tener ganas de volver a hacerlo. 

Esta es una de las mejores maneras de dedicar tiempo al 20% del desarrollo profesional si las habilidades que se están mejorando no son del todo emocionantes. Puede que mejorar el inglés o aprender nuevas formas de marketing digital no sea lo más divertido, pero existen fórmulas para transformarlo en una tarea más apetecible. 

Escuchar pódcast mientras se pasea, quedar con amigos y debatir lo que se está aprendiendo o hacer el curso con un compañero son maneras para que se convierta en una tarea más amena. 

Si los cursos escogidos entran en el rango de aquello que apasiona, convertir el 20% en un rato entretenido, ayudará a mantener el compromiso con uno mismo. 

Transfórmalo en una inversión a futuro

Al igual que el método de inversión 80/20 para tener una buena salud financiera, la inversión de tiempo que se realiza con regla del 20% se transformará en grandes beneficios a futuro. 

Lo que al principio puede parecer innecesario o una pérdida de tiempo por la cantidad de trabajo que se tiene encima de la mesa, puede verse como una de las mejores decisiones cuando se echa la vista atrás. 

Cuando pensamos en décadas y en lo que puede cambiar el rumbo profesional, haber invertido tiempo en la regla del 20% solo se verá como una buena decisión, ya el abanico de posibilidades se ampliará y mejorará tu valor profesional de cara a las empresas. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.