La regla 80/20 que puedes aplicar en tus finanzas personales para manejar mejor tu dinero

Cuánto dinero debes tener ahorrado a los 50 años

GettyImages

Crearse unos objetivos financieros es clave para tener éxito con tu dinero. La cultura del ahorro es esencial para conseguir los propósitos que te has marcado. 

De ahí, a la importancia de hacer una buena planificación financiera, realizar un presupuesto o reducir el gasto que tienes. Todo suma a la hora de tener una mayor estabilidad en el largo plazo y que no te suponga la entrada de la ruina económica de cara al futuro. Siempre hay que intentar no salirse del camino.

Crear metas financieras específicas y hacer crecer tu balance personal sigue siendo un desafío para la mayoría de las personas. Todos han pensado en cómo mejorar su estrategia de gasto, pero el perfil medio todavía tiene el hábito de comprar más allá de sus posibilidades. El desafío es no caer en estas trampas.

Cómo pagar las cuentas, qué hacer con las deudas, cómo ahorrar... son retos que, habitualmente, suelen convertirse en un dolor de cabeza, independientemente de tu nivel de ingresos. Lo habitual es que cuanto más dinero percibes, más gasto asumes. Esa es la realidad. 

Por eso, una de las fórmulas propuestas por expertos financieros para organizar mejor la manera en que manejas tu dinero es la regla del 80/20. ¿En qué consiste y qué es lo que tiene de especial con respecto a otras fórmulas financieras que puedes aplicar en tus finanzas domésticas?

Es bastante sencillo: gastas el 80% de tus ingresos y ahorras el 20%. Tan simple y llano como eso.

El 80% de tus gastos incluye el alquiler, las facturas, los seguros, la comida, gastos varios del hogar, el transporte, el ocio y demás gastos que necesites o quieras realizar. El 20% restante lo ahorras.

Solo con que cobres el salario mínimo interprofesional (en España 950 euros), ya puedes ahorrar 190 euros al mes y te quedan 760 euros para pagar todas tus necesidades, gastos e incluso caprichos.

La regla 80/20 puede servir como guía para empezar a ahorrar, es decir, lo ideal sería que ahorres el 20% de tus ingresos totales. Sin embargo, quizá esto resulte demasiado, por lo que puedes empezar por apartar al menos el 10%. Como diría reconocido inversor Warren Buffett: "No ahorres lo que queda después de gastar, gasta lo que queda después de ahorrar".

Cómo aplicar la regla 80/20 en la vida real

No obstante, es posible que te preguntes cómo funciona o se puede aplicar en la vida real. En esta línea, el primer paso que recomiendan los expertos en finanzas personales es realizar transferencias automáticas –de ese 20%– a una cuenta de ahorro. De esa manera, conseguirás generar un hábito. Algo esencial para mantener una dinámica en el largo plazo.  Básicamente, porque es dinero que no ves: imaginariamente no existe en tu presupuesto de cada mes.

Es fundamental que la automatización del ahorro se realice uno o 2 días después de recibir tu nómina, si tienes un sueldo fijo, aunque eso no es suficiente. Dado que puede resultar demasiado tentador tener el dinero en una cuenta aparte, lo más recomendable es que la cuenta de ahorro la tengas en otra entidad bancaria.

Pero si quieres manejar mejor tu patrimonio puedes invertir una parte de los ahorros en bolsa. Aquí se aconseja que cuando entres en el mundo de la inversión lo hagas pensando en el futuro y no en hacerte rico muy rápidamente. 

El ahorro ha de cimentarse en, al menos 15 o 20 años. Esta no es la mejor opción si estás pensando en usar el dinero en 2 años. Por consiguiente, una buena opción es invertir en alguno de los índices bursátiles, que pueden generar intereses del orden del 7% al 9% anual si se observan las cifras históricas, a través de fondos cotizados (ETF) o fondos indexados.

Un selectivo (como el Dow Jones, NYSE, NASDAQ, IBEX 35, Nikkei, o el S&P 500, entre muchos otros), es un conjunto de acciones de distintas empresas. Funcionan como una especie de cesta de acciones que representan una muestra amplia de una industria, un sector o una economía nacional. Y lo importante es el rendimiento colectivo de esos valores.

Aunque, por otra parte, también es clave tener ahorros para gastos de corto plazo, como la cuota inicial para comprar una vivienda, unas vacaciones o un fondo de emergencia para hacer frente a cualquier tipo de improviso.

Otros artículos interesantes:

Cuánto dinero deberías tener ahorrado a los 50 años, según los expertos

Cuánto dinero cuesta cambiar las ventanas de tu vivienda: el presupuesto que debes tener en cuenta

Cuánto dinero cuesta quitar el gotelé de tu casa: todos los precios que debes tener en cuenta