Por qué la vuelta al trabajo presencial en Wall Street está siendo tan complicada

Wall Street

Samantha Lee/Business Insider

  • Muchas empresas de Wall Street están deseando volver al trabajo presencial, pero la transición no está siendo fluida.
  • La obligación de llevar mascarillas, las vueltas a la oficina no oficiales y las ansias de formación de los trabajadores más jóvenes están echando por tierra los planes.
  • Estos son los contratiempos a los que se están enfrentando las compañías de Wall Street en su intento de volver al trabajo en persona.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Después de meses de intentos sin buenos resultados, solo hay una cosa segura sobre el regreso de Wall Street al trabajo presencial: es un enorme lío.

Dependiendo de dónde trabajes, puede que tengas que presentar una prueba de vacunación. Puede que tengas que llevar la mascarilla en la oficina, pero quizás sólo a veces, cerca de ciertas personas o cuando no estés en tu mesa. Puede que ni siquiera sepas cuándo y dónde debes acudir al trabajo. Con los constantes cambios en las fechas de regreso a la oficina, llenos de advertencias y exenciones, muchos empleados de Wall Street se sienten como si estuvieran experimentando el síndrome del latigazo cervical. 

La pandemia obligó a realizar cambios radicales de la noche a la mañana en el sector de los servicios financieros, que durante mucho tiempo se ha resistido al teletrabajo y ha dado prioridad a la presencia en la oficina. El sector se adaptó rápidamente: en los últimos 18 meses, muchas empresas de Wall Street obtuvieron resultados financieros trimestrales récord con sus trabajadores en casa. 

Pero eso no ha impedido que los directivos de grandes empresas como Goldman Sachs, JPMorgan y Morgan Stanley se lamenten de que el trabajo a distancia no está funcionando y hagan planes para volver a la oficina. Sin embargo, esos planes, que se remontan al verano pasado, han estado plagados de contratiempos. 

A principios de septiembre de 2020, un caso de coronavirus envió a los banqueros de JPMorgan a casa apenas unos días antes de que se dijera a más empleados que acudieran a la oficina. En invierno, el plan se paralizó. 

Esta primavera se renovaron los llamamientos para volver a trabajar en la oficina, ya que los casos de coronavirus cayeron en picado. JPMorgan, Goldman, Centerview Partners, Evercore y Blackstone han reabierto sus oficinas en los últimos meses.

Entonces apareció la variante delta. Esta cepa altamente contagiosa del coronavirus representa ahora la mayor parte de las nuevas infecciones, lo que ha disparado el número de casos y ha hecho que las empresas se apresuren a cambiar sus planes una vez más.

"Simplemente no sabemos, y no sabemos lo que no sabemos", comenta a Business Insider Gary Goldstein, CEO y cofundador de la firma de reclutamiento de Wall Street Whitney Partners. Añade que con los casos de delta en aumento y la amenaza constante de las nuevas variantes del COVID-19, podrían pasar meses, o años, antes de que se aclare el futuro sobre trabajar en Wall Street.

A principios de este año, los líderes bancarios dejaron claro estaban a favor del trabajo de oficina. El CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, afirmó la pasada primavera que los empleados eran más propensos a contraer COVID-19 mientras estaban de fiesta que trabajando desde la oficina. El CEO de Goldman, David Solomon, dijo que el trabajo remoto es una "aberración" que no forma a los empleados más jóvenes. Y, por su parte, el CEO de Morgan Stanley, James Gorman, también ha enfurecido al personal, diciendo que "si puedes ir a un restaurante de la ciudad de Nueva York, puedes ir a la oficina".

Incluso Citi, que fue uno de los pocos gigantes de Wall Street esta primavera en decir que estaba adoptando la flexibilidad y un modelo híbrido entre trabajo remoto y presencial permanente, anunció este mes que desde el 13 de septiembre la firma requerirá que la plantilla vaya a la oficina 2 días a la semana.

Pero si el último año y medio sirve de muestra, los planes de retorno de Wall Street seguirán cambiando, ya que múltiples factores amenazan la vuelta a las andadas.

Estos son los enormes desafíos a los que se enfrentan las empresas de Wall Street en la vuelta a la oficina en estos momentos:

La variante delta ha llevado a Wells Fargo y BlackRock a retrasar sus planes de regreso a la oficina, y otros podrían seguir

La variante delta está echando un pulso a los planes trazados más cuidadosamente.

Wells Fargo y BlackRock, que habían apostado por el regreso después del Día del Trabajo (la festividad se celebra el primer lunes de septiembre en Estados Unidos), han retrasado recientemente la reapertura de sus oficinas hasta al menos principios de octubre. Los empleados de Wells que todavía se encuentran en lugares lejanos tienen ahora hasta el 4 de octubre antes de tener que reunirse con los clientes o estar en la oficina cinco días a la semana. Y en BlackRock, los empleados tienen la opción de trabajar a distancia hasta el 1 de octubre.

Los responsables mencionan la variante delta —que puede ser transmitida incluso por personas vacunadas— como la razón para retrasar los planes. Ello "suscita inquietud en cuanto a la vuelta a la oficina, incluso en el caso de quienes están vacunados y, en particular, en el caso de quienes tienen personas a su cargo en casa y que actualmente no pueden recibir la vacuna", señalaron los directivos de BlackRock en un comunicado del 5 de agosto.

Los retrasos se producen después de que esta primavera las empresas de Wall Street dieran un gran impulso a sus planes de regreso a las oficinas. JPMorgan, Goldman y Blackstone lideraron la iniciativa de convocar a los empleados en mayo y junio, mientras que otras, como Bank of America y Credit Suisse, se propusieron volver a la oficina para el Día del Trabajo. 

Pero como la variante  ha vuelto a provocar un aumento repentino de las infecciones por COVID-19 —la tasa de positividad de la prueba en Nueva York aumentó la semana pasada, según la ciudad, y el 90% de los casos nuevos se atribuyen a la cepa Delta— un regreso a la normalidad en la oficina para este otoño es mucho menos seguro que hace unos meses.

"Es demasiado pronto para decir lo que realmente va a suceder", opina Jeanne Branthover, socia directora y líder mundial de servicios financieros de DHR International. "Definitivamente, la gente va a cambiar su sintonía sobre lo que tiene que hacer su personal".

Morgan Stanley, cuyo CEO ha llegado a decir que los empleados que quieren ganar un salario en Nueva York deben vivir y trabajar en Nueva York, continúa siendo cauteloso.

Un comunicado enviado esta semana que ha sido examinado por Business Insider y adelantado por Bloomberg dice que la firma sigue evaluando las posibilidades de volver a la oficina, lo que significa que, por ahora, los empleados son libres de visitar todos los restaurantes que quieran sin necesidad de presentarse a trabajar en persona. 

"Aunque se han hecho progresos significativos en los últimos seis meses, nuevas circunstancias, como el aumento de la variante Delta y la reciente ralentización de las tasas de vacunación, están influyendo ahora en nuestra planificación de la vuelta al trabajo", decía la nota de Morgan Stanley.

Sin embargo, muchos empleados ya están en la oficina

Mientras muchas empresas se replantean sus planes de vuelta a la oficina, muchos empleados de Wall Street ya han vuelto físicamente al trabajo. 

Los empleados de Blackstone, Goldman y JPMorgan llevan meses en la oficina, al menos de forma rotativa. El CEO de JPMorgan, Dimon, ha dicho que ha estado en la oficina todos los días desde junio de 2020.

Incluso en las firmas en las que todavía no se exige a todos que regresen, algunos han estado volviendo voluntariamente a la oficina. Los empleados de BlackRock pueden elegir entre trabajar a distancia o en la oficina hasta el próximo mes, según el comunicado del 5 de agosto.

En julio, Wells Fargo estableció fechas de regreso opcionales para algunos empleados de banca corporativa y de inversión en Nueva York y Carolina del Norte, antes de la fecha de regreso obligatoria ahora retrasada. La guía actualizada no se aplica a ningún empleado que "actualmente se presente a trabajar en persona o participe en retornos anticipados voluntarios", según un comunicado enviado al personal estadounidense en agosto. 

"Creemos que estar físicamente juntos es fundamental para el trabajo que hacemos para apoyar a los clientes y nuestro equipo, así como una piedra angular para la forma en que desarrollamos el talento en toda la plataforma bancaria", decía la nota.

Los empleados actuales de Wall Street y aquellos que buscan trabajo se dividen en uno de 2 campos, según Branthover: aquellos que quieren trabajar de forma remota y aquellos que quieren ir a la oficina porque prefieren el trabajo en persona y les resulta difícil el trabajo a distancia. 

"En los grandes bancos de inversión, tanto si estás en la oficina como si te reúnes con los clientes, se trata de una actividad muy relacionada con las relaciones, y eso es lo que supone trabajar en una banca de inversión", explica. "La cuestión es que si todo el mundo está a distancia, se pierde gran parte de la orientación diaria, la socialización y la creación de relaciones. Es una preocupación real en los bancos de inversión, y muchos empleados de todos los niveles echan de menos eso y quieren volver por esas razones."

Las empresas están volviendo a imponer la mascarilla en la oficina para todos los empleados, independientemente de su estado de vacunación 

JPMorgan fue una de las primeras firmas en anunciar planes concretos de regreso a la oficina, y los empleados han vuelto, al menos de forma rotativa, desde el 17 de mayo. Dimon había anticipado previamente que todos los empleados estarían sin mascarilla en la oficina en octubre y que el lugar de trabajo volvería a la completa normalidad en noviembre.

Esas predicciones parecen más lejanas estos días.

La empresa -que ha podido operar a pleno rendimiento sin mascarillas desde el 19 de mayo, fecha en que Nueva York levantó las restricciones de capacidad para las empresas- dio un paso atrás este mes al anunciar que volvía a exigir mascarillas en la oficina, incluso para empleados vacunados.

"Dado que los CDC han declarado que más del 80% de los condados de EEUU tienen tasas de transmisión comunitaria elevadas o sustanciales, seguiremos esta guía a nivel nacional por el momento", anunciaba JPMorgan en su comunicado, que fue publicado por primera vez por Reuters.

"Dado que los CDC han afirmado que más del 80% de los condados de Estados Unidos tienen tasas de transmisión comunitarias considerables o elevadas, seguiremos esta orientación a nivel nacional por el momento", señaló JPMorgan en la nota en la que anunciaba la noticia, de la que informó primero Reuters. 

Un portavoz de JPMorgan dijo a Business Insider después del anuncio que la firma no estaba haciendo cambios en su política de regreso a la oficina.

Algunas empresas están adoptando una postura más dura sobre las vacunas para los empleados. JPMorgan está prohibiendo que los empleados no vacunados asistan a reuniones de trabajo con más de 25 personas, mientras que Morgan Stanley, Bank of America y otros ahora exigen la vacunación a cualquiera que ponga un pie en la oficina. 

Los banqueros experimentados quieren teletrabajar, pero los más jóvenes se están perdiendo parte de su proceso de formación

Solomon, el CEO de Goldman, ha indicado que el trabajo en persona es crucial para el aprendizaje de los jóvenes talentos.

Pero muchos banqueros experimentados dicen que la opción de trabajar desde casa es cada vez más importante para ellos y que son igual de productivos al hacer su trabajo de forma remota.

La tensión es un punto de presión para los bancos preocupados por su éxito a largo plazo.

"Los jóvenes sufrirán en su capacidad de crecer", afirma a Business Insider Robin Judson, socio gerente y fundador del grupo de la firma de búsqueda Robin Judson Partners. Dice que si bien los modelos de trabajo híbrido que algunos bancos están considerando probablemente atraerán a los banqueros más experimentados, que viajan con frecuencia en tiempos normales y pueden completar de manera efectiva la mayor parte de su trabajo desde casa, los jóvenes talentos sufrirán.

Los banqueros jóvenes han alcanzado una fecha clave esta primavera, después de un año de enfrentarse a un mercado de operaciones implacable y de trabajar largas horas en casa solos, sin la camaradería y el apoyo que supone ver a sus compañeros en la oficina. 

Goldstein, el encargado de la selección de personal, afirma que trabajar a distancia significa que, en lugar de tener que asistir a cuatro o cinco reuniones a lo largo y ancho del país en una semana, con mucho tiempo entre ellas para preparar informes o presentaciones, los banqueros que no viajan pueden verse obligados a trabajar en cinco veces más proyectos: "Los analistas y los asociados ya no quieren hacerlo, y mucha gente joven ha decidido abandonar el sector por completo", afirma. 

Los bancos están considerando una mayor flexibilidad, pero corren el riesgo de perder a los mejores talentos si no permiten el teletrabajo a los nuevos empleados

Algunos bancos que se han opuesto abiertamente al trabajo a distancia podrían estar dando más flexibilidad al personal actual para que entre y salga cuando les plazca, como Goldman, donde los banqueros entran y salen de la oficina cuando quieren a pesar de una clara orientación para estar en la oficina a tiempo completo.

Sin embargo, para las posibles nuevas contrataciones, algunas empresas están trazando una línea en la arena, lo que está desanimando a los candidatos que se dedican a la gestión del riesgo, según Branthover. A medida que los bancos presionan para conseguir un trato directo y frecuente con los potenciales contratados, para algunos banqueros de alto nivel es un factor determinante. 

Los candidatos están rechazando ofertas de trabajo inflexibles y con ello oportunidades que requieren trabajo en persona a tiempo completo.

"No estoy hablando de unas pocas personas; estoy hablando de la mayoría de las personas", afirma Branthover.

Aunque algunas empresas están ofreciendo mayores paquetes de remuneración en lugar de promesas de trabajo a distancia, no siempre son suficientes para atraer a todos los banqueros a un horario de tiempo completo con desplazamientos constantes al centro de Manhattan, explica. 

Pero incluso cuando algunos banqueros rechazan ofertas inflexibles, Goldstein añade que aún es demasiado pronto para decir con qué políticas de trabajo remoto terminarán las empresas cuando la pandemia quede atrás.

"Está claro que algunas personas creen que esta variante delta volverá a cambiar las cosas, y algunas empresas son reacias a hacer retroceder a la gente, aunque otras no ven la hora de volver a la oficina lo antes posible", afirma. "Ahora mismo, la mayor preocupación es que vayamos en la dirección equivocada al volver a la oficina".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Los avisos sobre el desplome de Wall Street son cada vez más fuertes: 9 señales que demuestran la precaria situación del mercado

Este es el aspecto de las nuevas oficinas de Dropbox, adaptadas al sistema de teletrabajo

El teletrabajo ha crecido un 214% desde que arrancó la pandemia: estas son las profesiones en las que más ha aumentado esta modalidad

Te recomendamos

Y además