Bélgica y Holanda también registran casos de reinfectados por coronavirus, pero los expertos explican por qué no son motivo para el pánico

People walk out of a train at a subway station near the Hong Kong Disneyland Resort in Hong Kong, July 14, 2020.
Lam Yik/Reuters
Lam Yik/Reuters
  • Los científicos han confirmado el primer caso de alguien que contrajo el coronavirus dos veces: un hombre sano de 33 años de Hong Kong se reinfectó cuatro meses después de pasar por primera vez la enfermedad.
  • Aunque la primera vez tuvo que ser hospitalizado con dolor de cabeza, fiebre y tos, el paciente no presentó síntomas de coronavirus cuando volvió a dar positivo en agosto.
  • Este hallazgo no es motivo de preocupación: muestra que nuestro sistema inmunológico monta una defensa adecuada contra este virus, una defensa que puede ayudar a evitar los peores efectos de la enfermedad una segunda vez.
  • Las vacunas podrían aumentar nuestra inmunidad contra el coronavirus más rápido y ayudar a erradicar la propagación global del virus tan pronto como el próximo año. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Investigadores de Hong Kong han encontrado en un hombre sano de 33 años algunas de las primeras pruebas definitivas de que las personas pueden contraer el nuevo coronavirus dos veces.

"Este es el primer caso documentado en el mundo de un paciente que se recuperó de COVID-19 pero que volvió a sufrirlo después", aseguran los investigadores de la Universidad de Hong Kong en un comunicado de prensa el lunes, al anunciar que su estudio sobre la reinfección ha sido aceptado para su publicación en la revista médica revisada por pares Clinical Infectious Diseases.

Tras el anuncio, científicos holandeses y belgas han confirmado también la detección de un caso cada uno, en sus respectivos países, de reinfección por COVID-19, según ha informado EFE

El paciente holandés es un hombre mayor del que no han trascendido muchos detalles mientras que la reinfección ocurrida en Bélgica es de una mujer ha vuelto a pasar la enfermedad tres meses después del primer contagio.

Sin embargo, estos casos no son razón para que el público en general entre en pánico. En cambio, muestra cómo las infecciones anteriores pueden proporcionar a la gente una protección decente frente a una segunda infección. Porque aunque el hombre de este estudio tenía algunos de los síntomas más preocupantes de COVID-19 cuando enfermó por primera vez en marzo, no manifestó síntomas de coronavirus en su segunda vez. Muchos epidemiólogos han anticipado que las reinfecciones por coronavirus como la suya podrían ser posibles.

"Puedes contraerlo de nuevo", aseguró Florian Krammer, científico de vacunas y experto en virus de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinaí en Nueva York, anteriormente a Business Insider, cuando se le preguntó sobre la inmunidad al coronavirus.

Leer más: Todo lo que tiene que ocurrir antes de que la población mundial pueda recibir una dosis de la vacuna contra el coronavirus

De hecho, expertos como Krammer han predicho (tal como sugiere este caso de Hong Kong) que una segunda infección sería menos grave que la primera: "Es muy probable que si te volvieras a infectar después de algún tiempo, sería una enfermedad leve", advirtió.

Este caso de Hong Kong es uno de los primeros datos tranquilizadores que tenemos y que apoya la idea de que la respuesta que nuestros cuerpos dan a las infecciones por coronavirus—aunque imperfecta para prevenir futuras enfermedades—probablemente nos ayudará a combatir mejor las amenazas virales posteriores. También podrían hacerlo muchas de las vacunas contra los coronavirus que se están desarrollando ahora, aunque no protejan a todos de la infección en un 100%. 

"No quiero que la gente tenga miedo", dijo el lunes Maria van Kerkhove, directora técnica de la Organización Mundial de la Salud para COVID-19, cuando se le preguntó sobre el nuevo estudio. "Necesitamos asegurarnos de que la gente entiende que cuando se infectan, incluso si la enfermedad leve, su cuerpo desarrolla una respuesta inmune".

Leer más: Leer más: Ni para emitir pasaportes de inmunidad ni para confirmar infecciones: en qué situaciones son realmente útiles los test de anticuerpos

El hombre volvió a dar positivo al regresar de un viaje a España 

Anthony Kwan/Getty Images

Tos, dolor de garganta, dolor de cabeza y fiebre. Esos fueron los síntomas que el hombre sufría en la primavera, antes de que dar positivo en la prueba del coronavirus el 26 de marzo en Hong Kong, y ser hospitalizado por más de dos semanas. Fue dado de alta el 14 de abril, cuando sus pruebas de coronavirus dieron negativas. 

Cuatro meses después, el hombre se sentía perfectamente bien mientras volvía a casa de un viaje a España. El 15 de agosto, dio positivo para el virus, por segunda vez, durante un examen de garganta en el aeropuerto de Hong Kong. En ese momento no tenía fiebre, tenía un pulso normal y un examen físico sin nada a destacar, según los autores del estudio.

Al viajar a Europa durante la pandemia, el hombre parece haber contraído una cepa "completamente diferente" del virus que circulaba la primera vez, explican los autores del estudio. Los investigadores realizaron un análisis del genoma completo de ambas infecciones y determinaron que fueron causadas por diferentes iteraciones del virus.

La alta carga viral del paciente durante su segunda infección, y el lapso de varios meses entre su primer y segundo diagnóstico, apuntan a la conclusión de que se trataba en realidad de dos infecciones separadas, en lugar del mismo caso persistente de COVID-19.

Lo mismo han hecho los científicos belgas con su caso detectado y aseguran que el análisis de los virus revela que se trata de dos cepas diferentes. La evolución de esta paciente durante la segunda infección también ha sido positiva, cursando un caso muy leve. 

Leer más: Malas noticias para la vuelta al cole: un nuevo estudio sobre el coronavirus insiste en que los niños contagian igual que los adultos

No es raro contagiarse de un coronavirus más de una vez

REUTERS/Shannon Stapleton

La nueva investigación respalda lo que los epidemiólogos han estado advirtiendo durante meses: la inmunidad al coronavirus no está asegurada. Con algunas enfermedades, como el sarampión o la hepatitis A, la infección es un asunto de una sola vez. Una vez que te enfermas y te recuperas, eres inmune de por vida.

"Para los coronavirus humanos, ese no es el caso", dijo Krammer, y añadió, "Puedes infectarte repetidamente una vez que tu inmunidad se reduce".

Las personas pueden contraer coronavirus que causan resfriados comunes varias veces, pero la "segunda vez suele ser más leve, o incluso asintomática", señaló.

De hecho, de manera similar a una vacuna, los resfriados contraídos hace años pueden resultar útiles si el cuerpo tiene que combatir el nuevo coronavirus.

Según un estudio publicado a principios de este mes, algunas personas que nunca han estado expuestas al nuevo coronavirus pueden, no obstante, tener células T—glóbulos blancos que rastrean y matan los patógenos invasores—que reconocen este virus. Los científicos creen que esto se debe a que esas células aprendieron previamente a identificar y combatir los coronavirus que causan resfriados comunes, y ahora tienen una ventaja inmunológica contra el nuevo coronavirus.

Leer más: Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

Las posibles reinfecciones son unos pocos casos de entre millones 

En los últimos nueve meses se han notificado más de 23,5 millones de nuevos casos de coronavirus en todo el mundo. De esos 23,5 millones de casos, solo un puñado, como mucho, han sido reinfecciones confirmadas.

Edgard Garrido/Reuters

En junio, los investigadores informaron de un posible caso de reinfección por coronavirus: un hombre de 82 años de edad en los Estados Unidos con problemas previos dio positivo 55 días después de su diagnóstico inicial.

Otro estudio, publicado en julio, describió a dos personas de 84 años y a una de 90 años en Francia que dieron positivo en las pruebas de coronavirus a finales de marzo y principios de abril, y de nuevo a principios de mayo después de estar libres de síntomas durante semanas. Los tres pacientes murieron a finales de ese mes. 

Sin embargo, a diferencia del caso de Hong Kong, estos casos no se clasificaron como reinfecciones confirmadas: los científicos no secuenciaron los genomas de sus infecciones virales, y el lapso de tiempo entre la infección y la sospecha de reinfección fue más corto.

Algunos casos de sospecha de reinfección resultaron ser falsos. Más de 260 personas en Corea del Sur que se recuperaron y dieron negativo al virus volvieron a dar positivo en abril. Después de un estudio adicional, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea concluyó que estos individuos no habían enfermado de nuevo, sino que las pruebas de coronavirus posteriores habían recogido fragmentos de virus muertos que permanecían en los cuerpos de los pacientes después de su recuperación.

Estos pacientes recuperados no eran infecciosos cuando volvieron a dar positivo. 

Leer más: Por qué puedes ser inmune al coronavirus aunque los anticuerpos desaparezcan

La vacuna ayudará a detener la pandemia 

Los casos de reinfecciones sugieren que nuestra inmunidad al virus—ya sea generada en respuesta a una infección o como resultado de una vacuna—es probablemente transitoria.

Pero una vacuna contra el coronavirus seguirá siendo crítica para ayudar a erradicar la pandemia, incluso si sus beneficios protectores no son indefinidos, dijo Krammer. 

"Esto sucede con muchas vacunas", explicó anteriormente a Business Insider. "No es un problema. Puedes revacunarte".

Para eso son las inyecciones de refuerzo. La vacuna contra el tétanos, por ejemplo, requiere un refuerzo cada década. La pregunta ahora es si se necesitarán vacunas de seguimiento contra el coronavirus en un plazo de meses, y no años.

Pero "la probabilidad de que la inmunidad desaparezca a la vez en todo el mundo es muy escasa", señala a Business Insider Walt Orenstein, vacunador y ex director del Programa Nacional de Inmunización de los Estados Unidos.

El objetivo de una vacuna es ayudar a una población a alcanzar la inmunidad de rebaño: cuando suficientes personas son inmunes al virus al mismo tiempo que hace que ya no se propague dentro de una comunidad. De esta manera, las vacunas que se administran en masa pueden proteger a todos, incluso a las personas que no son inmunes.

"Cualquier tipo de inmunidad de rebaño es mejor que ninguna", asegura Orenstein. "Aumentar el número de personas inmunes en la población, incluso por un tiempo, va a resultar en rupturas en la cadena de transmisión y reducir las posibilidades de que más personas se enfermen".

Bill Gates está de acuerdo en que "debido a la protección cruzada de otras vacunas y coronavirus" una vacuna contra el coronavirus, incluso entre el 30% y 40% de la población, "puede detener la propagación exponencial" de la pandemia para el próximo año.

"Sería posible que para 2021 se tengan suficientes dosis como para casi haber terminado con la pandemia", ha dicho en una entrevista recientehttps://www.youtube.com/watch?v=fwjt9EoWhcg con The Economist. 

LEER TAMBIÉN: Cómo limpiar la goma de la lavadora: los mejores consejos de expertos

LEER TAMBIÉN: España reserva sus primeras vacunas contra el COVID-19 tras adquirir 30 millones de dosis a AstraZeneca

LEER TAMBIÉN: ¿Habrá confinamiento el 18 de septiembre? La verdad sobre el rumor que circula en internet

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Ciencia
  3. Salud
  4. Enfermedades
  5. Medicina