Pasar al contenido principal

Reino Unido va a ser 560 millones más rico gracias a la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry

El príncipe Harry y Meghan Markle en una visita a una emisora de radio en Londres, el 9 de enero de 2018.
El príncipe Harry y Meghan Markle en una visita a una emisora de radio en Londres, el 9 de enero de 2018. Jack Taylor/Getty Images

La familia real británica ha dejado atrás un año cargado (bodas de platino, jubilaciones, compromisos…) pero se le viene otro no menos importante: 2018, en el que tendrá lugar el nacimiento del tercer hijo de los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, y sobre todo la boda del príncipe Harry con Meghan Markle. El hijo pequeño de la fallecida Lady Di y del príncipe Carlos de Inglaterra se casará el próximo 19 de mayo en el castillo de Windsor con la actriz de Suits, con la que se comprometió el pasado 27 de noviembre.

La boda no sólo es un evento social: también lo será a nivel económico. Según recoge la publicación económica Forbes, el enlace generará unos 500 millones de libras, es decir, unos 560 millones de euros. El cálculo, afirman, se basa en un informe de la consultora Brand Finance, que asegura que la boda de Guillermo y Kate en mayo de 2011 impulsó un aumento de 350.000 turistas en el Reino Unido. Unas cifras que, aseguran, podrían repetirse en este otro enlace real.

Este informe da cifras aproximadas de lo que aporta y lo que cuesta la monarquía británica a las arcas del estado. Así, estiman que la monarquía ha aportado unos 1.980 millones de libras a las arcas británicas en 2017, a la vez que calculan el valor de la monarquía encabezada por Isabel II en unos 75.900 millones de libras: unos 47.200 en valor intangible y otros 28.700 en bienes tangibles como diversos ducados o las colecciones reales.

¿Cuánto cuesta la monarquía británica?

Según el informe de Brand Finance, unas 800 marcas (la mayoría británicas) tienen el llamado Royal Warrant, una especie de certificado de la casa de Windsor que también asegura que son proveedores de la misma. Sólo estas marcas generan 217 millones de euros.

Pero el mayor pedazo de la tarta se lo lleva el turismo. De esos casi 2.000 millones de libras, 620 fueron generados por el turismo, atraída por la monarquía. Casi 170 de esos 1.980 millones se deben a la "contribución de la monarquía al comercio exterior", aseguran. "A pesar de no estar directamente relacionadas con la Familia Real, se pueden beneficiar de que muchos clientes extranjeros asocian un estilo de vida británico de alta gama y estas marcas con el estilo de vida de la familia real británica", afirman. Además, aseguran que sus miembros ayudan a fortalecer sus relaciones "actuando como embajadores de Reino Unido en sus visitas internacionales".

Otro apartado importante en la influencia que la realeza tiene en la economía es el llamado "efecto Kate", es decir, la influencia de lo que viste, calza y lleva Catalina, la duquesa de Cambridge, en las ventas de esos productos. Según recoge el informe, la firma británica de productos de punto y lana G.H. Hurt &Sons registró un récord de visitas en su web (más de 100.000) después de que la recién nacida princesa Carlota apareciera con una toquilla de esta marca, y un supermercado vio incrementadas las ventas de una de sus gabardinas, muy parecida a una que Kate llevó de Burberry, en un 300%.

Incluso la ficción vende: series como Victoria o The Crown ayudan a la economía británica, según el informe. Y, todo ello, por un coste relativamente bajo: la casa real le cuesta a cada británico unas 4,5 libras por cabeza al año, algo más de cinco euros. Con la llegada oficial de Meghan Markle a la familia, seguro que los ingresos son todavía mayores que los gastos.

Te puede interesar