Reino Unido lanza el primer modelo de suscripción para antibióticos para combatir la amenaza global de la resistencia a estos medicamentos

Un hombre mayor mira antibióticos con lupa en una farmacia en China

Jacky Chen/Reuters

Pagar a las farmacéuticas para el suministro de antibióticos: es la estrategia que ha adoptado el Reino Unido con el objetivo de combatir la amenaza de la resistencia a este tipo de medicamentos.

El Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés) ha alcanzado un acuerdo con las farmacéuticas Pfizer (EEUU) y Shionogi (Japón) por las que estas recibirán una tarifa fija de 10 millones de libras (unos 12 millones de euros, al cambio actual) anuales durante 10 años.

Con este modelo de contratos de suscripción, el primero en el mundo, Reino Unido busca incentivar a las compañías a que desarrollen nuevos antibióticos que, a su vez, se destinarían solo a los pacientes que realmente lo necesiten, para evitar un exceso de prescripción y uso que está llevando a los microbios a desarrollar resistencia contra ellos.

Estas 4 enfermedades de transmisión sexual son poco conocidas y están mutando para resistir a antibióticos: la comunidad médica está preocupada

La resistencia a los antibióticos se ha convertido en una amenaza para la salud mundial: en 2019 las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos provocó 1,2 millones de muertes, según el mayor estudio en su tipo hasta la fecha, y ha pasado a ser la tercera causa principal de los fallecimientos en el mundo, por delante de enfermedades como el sida y la malaria.

Además, se teme que para 2050 podría llegar a ser la primera causa de muerte y suponer 10 millones de vidas menos. Es "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo", advierte la OMS.

Con este modelo se busca incentivar a las compañías internacionales a invertir en investigación y desarrollo de antibióticos, como alternativa a un actual sistema que está basado en el volumen de ventas. Según informa Financial Times, otros países europeos y EEUU están considerando esquemas similares.

"Pedimos a los demás gobiernos líderes que pongan todo su empeño en avanzar en sus propios modelos de incentivos para que se alcance una escala global suficiente que atraiga la inversión necesaria en I+D": es la llamada que realiza Thomas Cueni, director general de la IFPMA (Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas), recoge el medio.

Las bacterias desarrollan un curioso mecanismo que aumenta su resistencia frente a antibióticos, según un nuevo estudio

Zavicefta, de Pfizer, y Fetcroja, de Shionogi —empleados para tratar infecciones graves de abdomen, pulmones y vías urinarias por bacterias resistentes a otros antibióticos, con administración intravenosa— son los nuevos medicamentos que ya han superado una evaluación clave de la relación calidad-precio de Nice, organismo vinculado al Departamento de Salud y Atención Social británico.

El NHS de Inglaterra prevé firmar este verano innovadores "contratos de suscripción" con los fabricantes, añade FT, que recoge la declaración de intenciones del director del programa Nice (Instituto Nacional para la Calidad de la Sanidad y de la Asistencia). 

"El objetivo final es garantizar que el NHS tenga acceso a nuevos antimicrobianos eficaces a los que recurrir cuando sea necesario y que los pacientes no se queden sin opciones de tratamiento ante la creciente resistencia a los antimicrobianos", señala Nick Crabb.

Otros artículos interesantes:

La resistencia a los antibióticos ya es la tercera causa mundial de muertes: en 2019 mató a más de un millón de personas

La amenaza para la salud que va camino de devolvernos a la "edad oscura de la medicina": la resistencia a los antibióticos podría matar a 10 millones de personas al año en 2050

Pfizer prevé ingresos récord este año por la venta de las vacunas y el antiviral contra el COVID-19 tras disparar su beneficio un 140% en 2021

Te recomendamos