Pasar al contenido principal

Reino Unido acaba de presentar sus planes para poner fin al salvaje oeste de Internet y liderar la regulación a las grandes tecnológicas

UK prime minister Theresa May.
Reuters
  • Gran Bretaña quiere poner fin a los días de Internet como ciudad sin ley, asumiendo un papel de liderazgo mundial en la regulación de las mayores empresas tecnológicas del mundo.
  • El gobierno del Reino Unido dice que quiere legislar para crear un nuevo órgano regulador independiente que supervisará el "contenido dañino" en las redes sociales, los motores de búsqueda, la mensajería y las plataformas de intercambio de archivos.
  • Sería la primera vez que Reino Unido regula la seguridad online, ya que se considera que Internet es ingobernable.
  • Si estas plataformas no logran mantener alejados de sus servicios las expresiones de odio y los contenidos relacionados con el abuso sexual, la violencia, el terrorismo o las autolesiones, se enfrentarán a enormes multas en virtud de las nuevas normas propuestas.
  • Los organismos de presión de la industria que representan a Facebook, Google y otras grandes empresas de tecnología dicen que las leyes propuestas son demasiado vagas y pueden perjudicar la competencia.

Los días de Internet como la ciudad sin ley pueden estar contados.

El gobierno británico ha presentado su proyecto de nuevas e innovadoras leyes que regularán los medios sociales, la búsqueda, la mensajería e incluso las plataformas de intercambio de archivos para contenidos que causan "daño online". Este es un término general que incluye contenido relacionado con el abuso sexual, la violencia, la incitación al odio y el terrorismo, las autolesiones y el envío de mensajes sexuales a menores de edad.

Las propuestas, descritas como las "primeras leyes de seguridad online del mundo" en una declaración enviada por correo electrónico, coinciden con la presión global sobre las empresas tecnológicas de Estados Unidos para que eviten que aparezcan en sus páginas web contenidos dañinos, terroristas y que inciten al odio. También llega en un momento en que los líderes de Silicon Valley, como Mark Zuckerberg, piden que se regule la situación.

Facebook, YouTube y 8chan fueron objeto de duras críticas el mes pasado cuando el presunto asesino de Christchurch atacó dos mezquitas y transmitió en directo todo el evento. En febrero, Instagram prohibió las imágenes "extremas" de autolesiones tras el suicidio de la adolescente británica Molly Russell.

Leer más: Los deberes de Europa para convertirse en referente en Inteligencia Artificial: así podría adelantar a China y Estados Unidos

Las propuestas, presentadas en un libro blanco por el Ministerio de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Reino Unido, incluyen la creación de un nuevo órgano regulador independiente que supervisaría estas plataformas para detectar contenidos nocivos.

Tendrá la facultad de imponer multas importantes e incluso responsabilizar a los ejecutivos individuales por no cumplir con las nuevas leyes. Las multas podrían alcanzar los miles de millones de dólares para las empresas más grandes, explicó la ministra de Cultura Margot James a Business Insider en febrero.

Las empresas tecnológicas también tendrían que obedecer un "deber de diligencia", que les obligaría a tomar medidas para mantener la seguridad de los usuarios y hacer frente a los contenidos ilícitos o nocivos.

Otras propuestas incluyen:

  • Obligar a las empresas de medios sociales a publicar informes de transparencia sobre los contenidos nocivos en sus servicios y las medidas que adoptan para combatirlos.
  • Obligar a las empresas a responder rápidamente a las quejas de los usuarios, posiblemente similar a la controvertida ley alemana "NetzDG".
  • Códigos de práctica que pueden requerir que las empresas de tecnología minimicen la difusión de información errónea durante las elecciones.
  • Un marco de trabajo para ayudar a las empresas tecnológicas a incorporar funciones de seguridad en sus aplicaciones desde el principio.
  • Una estrategia de alfabetización mediática para ayudar a las personas a reconocer la desinformación y los comportamientos maliciosos.
  • En una declaración, la Primera Ministra británica Theresa May dijo: "Internet puede ser una herramienta brillante para conectar a personas de todo el mundo, pero durante demasiado tiempo estas empresas no han hecho lo suficiente para proteger a los usuarios, especialmente a los niños y los jóvenes, de los contenidos nocivos.

"Eso no es suficiente, y es hora de hacer las cosas de otra manera. Hemos escuchado a los activistas y a los padres, y estamos poniendo un deber legal de cuidado en las compañías de Internet para mantener a la gente segura. Las compañías online deben empezar a asumir la responsabilidad de sus plataformas y ayudar a restaurar la confianza del público en esta tecnología".

Leer más: El libro de normas secreto de Facebook demuestra sus graves problemas para controlar qué publicaciones eliminar, a pesar de contar con un ejército de moderadores

Las grandes tecnológicas quieren más detalles sobre cómo funcionarán las nuevas leyes

Las propuestas aún están lejos de convertirse en legislación, y lo que se concrete en ley puede ser muy diferente del documento político presentado después de nuevas consultas a la industria y a la opinión pública. 

Facebook CEO Mark Zuckerberg.
Facebook CEO Mark Zuckerberg. Getty

La Asociación de Internet, un grupo de presión que cuenta entre sus miembros a Facebook, Google, Snap, Reddit y Twitter, dice que las propuestas debían ser más concretas.

El director ejecutivo de Reino Unido, Daniel Dyeball, afirma en una declaración: "La industria de Internet está comprometida a trabajar junto con el gobierno y la sociedad civil para garantizar que el Reino Unido sea un lugar seguro para estar online. Pero para ello, necesitamos propuestas que sean específicas y prácticas para implementar en plataformas grandes y pequeñas".

"También necesitamos proteger la libertad de expresión y los servicios que los consumidores adoran. El alcance de las recomendaciones es extremadamente amplio, y las decisiones sobre cómo regular lo que está y lo que no está permitido online deben ser tomadas por el parlamento".

Leer más: Suspenso en protección a la infancia para las grandes empresas tecnológicas

Coadec, un grupo que defiende los intereses de las nuevas empresas, asegura que una regulación demasiado estricta podría castigar a las empresas más pequeñas que no tienen el dinero y la influencia de Facebook y Google.

El director ejecutivo Dom Hallas declara: "Todo el mundo, incluidas las nuevas empresas británicas, comparte el objetivo de una Internet más segura, pero estos planes afianzarán a los gigantes de la tecnología, no los castigarán.

"El amplio alcance de las propuestas significa que cubren no sólo los medios sociales, sino prácticamente toda Internet, desde el intercambio de archivos hasta las secciones de comentarios de los periódicos. Los más afectados no serán los gigantes de la tecnología que el gobierno dice que tienen como objetivo, sino todos los demás. Beneficiará a las plataformas más grandes con los recursos y el poder legal para cumplir y restringirá la capacidad de las startups británicas para competir en igualdad de condiciones".

 

Y además