Qué relación tiene la contaminación atmosférica con el alzheimer o el parkinson: este es el nuevo hallazgo de los científicos

Contaminación en Madrid.
Reuters.
  • Recientemente, un estudio ha encontrado diminutas partículas de contaminación atmosférica en el tronco cerebral de los jóvenes y, según ha recogido The Guardian, están íntimamente relacionadas con los daños moleculares vinculados a las enfermedades de alzheimer y parkinson.
  • Así, en caso de que este descubrimiento sea confirmado por futuras investigaciones, tendrá implicaciones mundiales. Y es que, más del 95% de la población mundial respira aire insano y las naciones pobres son las más afectadas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Recientemente, un estudio recogido por The Guardian ha encontrado diminutas partículas de contaminación atmosférica en el tronco cerebral de los jóvenes, y parece que están íntimamente relacionadas con los daños moleculares vinculados a las enfermedades de alzheimer y parkinson.

Así, en caso de que este descubrimiento sea confirmado por futuras investigaciones, tendrá implicaciones mundiales. Y es que, más del 95% de la población mundial respira aire insano y las naciones pobres son las más afectadas, según CNN.

Sin embargo, los expertos se han mostrado cautelosos con los hallazgos y han reconocido que aunque las nanopartículas son una causa probable del daño, aún está por verse si esto conduce a la enfermedad con el paso de los años.

Leer más: La estrategia de sostenibilidad de Glovo para ser neutral en carbono en 2021: logística inversa, un ecommerce de envases sostenibles y logística al servicio de los colectivos vulnerables

Existen varias investigaciones que confirman que una mayor exposición a la contaminación atmosférica aumenta las tasas de enfermedades neurodegenerativas. No obstante, el nuevo estudio ha revelado un posible mecanismo físico por el que se produce el daño.

Los investigadores han encontrado abundantes nanopartículas de contaminación en los troncos cerebrales de 186 jóvenes de la Ciudad de México que habían muerto repentinamente entre los 11 meses y los 27 años de edad. Es probable que hayan llegado al cerebro después de haber sido inhaladas en el torrente sanguíneo, o a través de la nariz o el intestino.

En este sentido, las nanopartículas estaban estrechamente asociadas con proteínas anormales que son distintivas de la enfermedad de alzheimer, parkinson y la enfermedad de la neurona motora.

Sin embargo, las proteínas aberrantes no se observaron en los cerebros de personas de la misma edad provenientes de áreas menos contaminadas.

"Es aterrador porque, incluso en los bebés, hay una neuropatología en el tronco cerebral", ha comentado la Profesora Barbara Maher, de la Universidad de Lancaster, en Reino Unido, y parte del equipo de investigación.

"No podemos probar la causalidad hasta ahora, pero ¿cómo se puede esperar que estas nanopartículas que contienen esas especies metálicas se queden inertes e inofensivas dentro de las células críticas del cerebro?", ha agregado.

Las causas de las enfermedades neurodegenerativas son complejas y no se comprenden del todo.

"Definitivamente va a haber factores genéticos y es muy probable que haya otros neurotóxicos", ha explicado Maher.

Leer más: Hay más de 14 millones de toneladas de plástico en el fondo del océano, según los expertos

"Pero lo especial de la contaminación del aire es lo penetrantemente que la gente está expuesta a ella. No creo que los sistemas humanos hayan desarrollado ningún mecanismo de defensa para protegerse de las nanopartículas", ha añadido.

Asimismo, ha hecho énfasis en la importancia de estudiar a los niños, ya que no han experimentado otros factores asociados con la demencia como el consumo de alcohol.

Además, la investigación ha descubierto que las nanopartículas ricas en metales coincidían con la forma y la composición química de las producidas por el tráfico, a través de la combustión y la fricción de los frenos, y que son abundantes en el aire de la Ciudad de México y de muchas otras ciudades.

Según la profesora Louise Serpell, de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, las nanopartículas son una causa plausible del daño cerebral. Sin embargo, no hay suficientes pruebas de que pudieran causar las enfermedades neurodegenerativas.

"Hay muchas otras causas probables para las enfermedades neurodegenerativas. Nuestra exposición ambiental a la contaminación y a los patógenos es probablemente muy importante para desencadenar la enfermedad", ha mencionado.

La investigación ha encontrado las nanopartículas en la sustancia negra, un área cerebral clave en la enfermedad de parkinson.

"Todavía no entendemos completamente qué causa el parkinson, pero este estudio se basa en la investigación que ha vinculado la mala calidad del aire y la neurodegeneración, así como los vínculos con la toxicidad de los metales. El parkinson es la condición neurológica de más rápido crecimiento en el mundo, por lo que el papel del medio ambiente es un área realmente importante dentro de la investigación global", ha argumentado David Dexter, otro investigador de Reino Unido.

"La patología en este estudio es bastante distinta y no es algo que hayamos visto en nuestro banco de cerebros de los típicos casos de parkinson".

Pero, según Maher, esto podría deberse a que los niveles de contaminación del aire varían entre las ciudades.

LEER TAMBIÉN: Las células T se perfilan como la mejor arma de la vacuna contra el coronavirus, incluso por encima de los anticuerpos: qué farmacéuticas lideran la carrera

LEER TAMBIÉN: Olores a través de la pantalla e inteligencia artificial para traducir en directo: así ve el CEO de Zoom el futuro de las videollamadas

LEER TAMBIÉN: Las infecciones leves de COVID-19 pueden afectar a los contagiados durante meses

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Salud
  2. Enfermedades
  3. Medio Ambiente
  4. Ciencia
  5. Vida sana
  6. Top
  7. Trending