Pasar al contenido principal

Los fondos españoles: menos rentables y más caros que los europeos

Un trader se lleva las manos a la cabeza por las pérdidas en sus inversiones
Getty Images
  • El rendimiento de los fondos nacionales a diez años es un 30% más bajo, como promedio, que el conjunto de los fondos europeos con el mismo plazo.
  • Los gastos de gestión y de comercialización son un 15% mayores para los partícipes locales.
  • La inflación es más elevada aquí que en el conjunto de la UE, con lo que la diferencia estriba en el coste que se repercute al inversor.
  • Sólo el importe que se cobra por los fondos mixtos y de renta fija es menos cuantioso en España.

Dicen que las comparaciones son odiosas. Lógicamente, así es según dicta el refrán, porque alguna de las partes suele quedar peor retratada o en entredicho.

En el caso de los fondos de inversión nacionales, lo cierto es que no salen bien parados en el cotejo con sus homólogos comunitarios. Al menos en el largo plazo. De ese modo, no sólo producen un rendimiento menor al partícipe, sino que, además, sus costes de gestión y comercialización son mayores. Esa desproporción no es asunto baladí ni flor de un día, puesto que se detecta en el análisis de la última década.

En concreto, su rentabilidad es hasta un 30% menor que la lograda, como promedio, por el conjunto de los fondos europeos a diez años.

A ello hay que sumar que cobran un 15% más al inversor por los servicios que prestan. Así se desprende del último informe elaborado al respecto por la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés).

Con esos porcentajes en la mano, quizá no está de más que eches un vistazo a tu apuesta y que te plantees cada cuánto deberías revisar tu cartera de fondos de inversión y si te merece la pena ampliar tus horizontes geográficos.

La rentabilidad de los fondos de inversión españoles

Si tienes dinero metido en un fondo de inversión nacional, de media, te rentará un 2,5% neto, mientras que si el capital está en uno comunitario, el rendimiento se sitúa en el 3,63%, según el mismo informe. 

Siguiendo con un periodo de inversión a diez años vista, hay otras modalidades más específicas que tampoco logran resultados positivos. De esta manera, los fondos mixtos ofrecen, como promedio, una rentabilidad neta del -0,09%, mientras que esa misma modalidad consigue rebasar mínimamente el 1% en el conjunto del territorio comunitario.

En lo que se refiere a la renta fija, los fondos españoles alcanzan un escaso 0,6% neto, al tiempo que los comunitarios obtienen en total un mucho más atractivo 2,1%.  Además, invertir en renta fija no está exento de riesgos que deberías conocer antes de lanzarte. 

¿Penaliza el coste de la vida a los fondos nacionales?

El trabajo de la ESMA mide la rentabilidad de estos productos financieros sin tener en cuenta el impacto de la inflación, con lo que la primera posible respuesta a esa diferencia de competitividad entre unos y otros podrían ser los distintos registros del Índice de Precios al Consumo (IPC) en cada país.

Sin embargo, es preciso recordar que el coste de la vida creció más en el conjunto de la Unión Europea (UE) que en España durante el periodo de estudio: un 1,7% y un 1,4% de forma respectiva. Así que, como justificación que pudiese ponerse sobre la mesa, debe ser descartada.

Asimismo, el citado organismo continental deja fuera ciertos costes que no se encuentran presentes en todos los productos de estas características: la comisión de suscripción y la tasa por reembolso. Por si te pierdes con alguno de estos conceptos u otros relacionados con estos productos financieros, aquí te descubrimos las claves para elegir el fondo de inversión que más te conviene: de renta fija, variable o mixto.

Cuánto cuesta un fondo de inversión en España
Ahmadardity / Pixabay

Por qué los fondos españoles son menos competitivos

Si no se debe al efecto del coste de la vida, ¿cuál es el motivo que lleva a que los fondos de inversión sean más caros y menos rentables en España a largo plazo que sus competidores europeos? La respuesta es sencilla: los costes que los primeros repercuten al inversor son más cuantiosos.

Es decir, que cobran más por el mismo servicio, así de claro. Si bien la ESMA no considera las comisiones de suscripción y de reembolso, sí tiene en cuenta los gastos de administración y comercialización, que son los que marcan la diferencia entre unos y otros. De ahí que los técnicos de la propia ESMA afirmen de manera implícita en sus estadísticas que los fondos de inversión nacionales son un 15% más caros que sus homólogos europeos.

De manera más específica, los fondos nacionales reflejan de media un coste aparejado del 2% de la inversión. Por su parte, los fondos europeos no llegan al 1,8% en este sentido.

Los costes en renta fija y en los mixtos, más baratos en España

De los números sobre este ámbito aportados por la ESMA, sólo hay un capítulo en el que estos vehículos de inversión salen mejor retratados en España que en el conjunto de la UE: en los costes para el partícipe de los fondos mixtos y de los que apuestan por renta fija a diez años. En esos dos casos, sí, dado que los gastos por los servicios en los primeros se sitúan en el 1,4% en el ámbito nacional, mientras que el promedio europeo roza el 1,6%.

Algo similar ocurre en la renta fija, puesto que la media de coste que presentan los fondos de inversión europeos excede del 1,1%. Sin embargo, sus competidores españoles cobran menos por sus servicios en esta modalidad: un 0,85%.

Y además