Repsol retoma el pulso y gana 648 millones de euros gracias a la recuperación del crudo: deja atrás 2 años de pérdidas multimillonarias

Imaz y Brufau, en la junta de accionistas del año pasado

Reuters

  • Repsol obtuvo un beneficio neto de 648 millones de euros durante el primer trimestre del año frente a las pérdidas de 487 millones de euros cosechadas desde hacía 2 años.
  • Su negocio de Exploración y Producción elevó su resultado neto ajustado un 263,3%, hasta situarse en 327 millones de euros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Repsol ganó 648 millones de euros entre enero y marzo, frente a los 487 millones que debido principalmente al impacto positivo del efecto patrimonial que ascendió a 321 millones durante el primer trimestre de 2021, frente al impacto negativo de 790 millones en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El resultado neto ajustado CCS (descontada la variación en el valor de las existencias y extraordinarios) fue 471 millones de euros, el 5,4% más, según las cuentas publicadas por la petrolera a la Comisión Nacional de Mercados de Valores (CNMV). 

Este resultado neto ajustado mejora las previsiones de los analistas para la compañía y confirma la resiliencia de la multienergética en un entorno especialmente complicado para su sector.

En el primer trimestre, el grupo presidido por Antonio Brafau ingresó 10.004 millones de euros, un 4,5% menos; y logró un resultado bruto de explotación (ebitda) de 1.837 millones, lo que supone un 426% más que un año antes. En cambio, sus inversiones bajaron el 21%, hasta 501 millones de euros.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha resaltado el desempeño positivo de la compañía en un entorno" extremadamente difícil", lo que obliga a seguir trabajando "duro, de la manera más eficiente y flexible posible". 

Repsol pierde casi 3.300 millones de euros en un año lastrado por la pandemia y la caída del petróleo

En Exploración y Producción, el resultado neto ajustado se elevó el 263,3%, hasta situarse 327 millones, debido debido a menores amortizaciones, menores costes y menores costes exploratorios y muy especialmente por una subida de los precios medios de los hidrocarburos respecto a los tres primeros meses de 2020: el precio del barril de brent subió el 22% y el gas Henry Hub el 35%..

En Industrial, el resultado cayó un 74,7%, hasta situarse en 73 millones de euros como consecuencia del impacto negativo en Refino, Repsol Perú y Trading, así como el impacto negativo de ventas no trascendidas.

Por su parte, el negocio de Comercial y Renovables aportó un resultado neto ajustado de 101 millones de euros, lo que supone una bajada internanual del 16,5 %. Esta caída la asocia el grupo al impacto del COVID-19 y la borrasca Filomena en los resultados de Movilidad y los menores márgenes en GLP. 

Durante los 3 primeros meses del año, Repsol puso en marcha diversas iniciativas de transformación industrial que le permiten avanzar en la transición energética y colaborar en la recuperación económica del país. El 40% de las inversiones en el trimestre se destinaron a proyectos bajos en carbono. La compañía sigue con el firme objetivo de lograr emisiones netas de carbono cero en 2050.

"Estamos sentando las bases de futuro de Repsol, avanzando en nuestros objetivos de descarbonización con proyectos punteros que refuerzan la industria española y ayudan a la recuperación de la crisis”, explicaba el CEO de la petrolera.

Al cierre del periodo, la deuda neta del grupo era de 6.452 millones de euros, 326 menos que a 31 de diciembre, excluyendo el efecto neto de 340 millones procedentes de los bonos subordinados emitidos y recomprados durante el primer trimestre de 2021. La liquidez de la compañía ascendía al término del primer trimestre de 2021 a 8.456 millones de euros.

Deja atrás un complejo 2020

Cabe señalar que Repsol cerró el ejercicio 2020 con los segundos peores resultados de su historia al registrar unas pérdidas netas de 3.289 millones de euros, tras sufrir por la crisis mundial del COVID-19 unos impactos de casi 3.900 millones de euros en la valoración de sus inventarios y por el ajuste del valor de activos del negocio upstream (exploración y producción). 

Ante el deterioro e imprevisto de la situación del mercado, Repsol definió un Plan de Resiliencia para 2020, que incluía medidas para reforzar la posición de liquidez y solidez financiera. Aún así, la pandemia y las restricciones de movilidad  provocó una reducción del 23% en la demanda de las Estaciones de Servicio en España y menores ventas en aviación, tal y como se refleja en sus resultados anuales

Con todo esto anterior presente y pese al empuje en estos resultados, a principios de mes, la compañía presentó 2 ERTE por causas productivas en sus refinerías de Puertollano, en Ciudad Real, y La Coruña que afectan a 830 personas entre ambas instalaciones. La petrolera suma así 3 expedientes en menos de un mes: a finales de marzo llevó a cabo otro para las instalaciones de Petronor y que afecta a un máximo de 350 personas.

No obstante, al igual que Repsol, otras petroleras como es BP parece haber dejado atrás las pérdidas registradas en el primer trimestre de 2020: la compañía obtuvo un beneficio atribuido de 3.864 millones de euros frente al impacto negativo de 3.614 millones de euros. 

Otros artículos interesantes:

Repsol anuncia un giro estratégico en noviembre tras el golpe del coronavirus e irrumpe en el mercado internacional de renovables en Chile

El plan de resiliencia de Repsol: más gas natural, más renovables, mantener los niveles de deuda y contención del gasto

Repsol pierde casi 3.300 millones de euros en un año lastrado por la pandemia y la caída del petróleo

Te recomendamos

Y además