Pasar al contenido principal

La Reserva Federal está preparada para bajar los tipos por primera vez desde que empezó la crisis

The Federal Reserve is set to slash interest rates for the first time since the financial crisis
President Donald Trump stands behind Federal Reserve chairman Jerome Powell. Carlos Barria/Reuters
  • Todo indica que la Reserva Federal de Estados Unidos rebajará los tipos de interés este miércoles por primera vez desde que se desencadenó la crisis financiera global. 
  • Sería un momento decisivo de quienes deciden las políticas monetaria para mantener la expansión más larga registrada.
  • La mayoría de los expertos espera que el banco central reduzca un cuarto de punto porcentual al final de una reunión de política de dos días, aunque algunos ven la posibilidad de un ajuste mayor.

Se espera que la Reserva Federal reduzca los tipos de interés el miércoles por primera vez desde que comenzó  la crisis financiera mundial, lo que marca un momento decisivo para los responsables de las políticas monetarias en su camino para mantener la expansión de la economía estadounidense. 

La mayoría de los analistas espera que el banco central reduzca un cuarto de punto porcentual los tiposal término de la reunión del supervisor que dura dos días, aunque algunos ven la posibilidad de un ajuste mayor. La medida llevaría el rango de la tasa de interés de referencia a entre 2% y 2,25%.

El recorte de tipos llega en un momento inusual para la economía de Estados Unidos, con las tasas de desempleo en niveles históricamente bajos y los mercados cerca de récords históricos.  El Comité Federal de Mercado Abierto podría mostrar su división a la hora de tomar este decisión, dado que pueden percibir que se le da mayor peso a un crecimiento más lento pero aún sólido frente a una oleada de tensiones, incluidas las tensiones comerciales mundiales y las lecturas de inflación por debajo del objetivo.

"Dadas las fuertes diferencias de opinión entre los miembros del comité sobre la eficacia de un recorte de tipos en este momento en lugar de reservar la mayor cantidad de poder monetario posible para cuando finalice el ciclo económico actual, es probable que haya al menos una voz disidente", asegura Joseph Brusuelas, el economista jefe de RSM, una consultora internacional.

Leer más: Así afectan a tu bolsillo las decisiones del Banco Central Europeo

La economía de Estados Unidos creció a un ritmo ligeramente más rápido de lo esperado al registrar un 2,1% esta primavera, según una estimación inicial publicada la semana pasada, pero el PIB todavía estaría un punto porcentual por debajo del trimestre anterior. El informe mostró una desaceleración en los sectores fuertemente vinculados al comercio, algo que los analistas y políticos han ido señalado como una preocupación clave en los últimos meses.

En junio, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell aseguró que el banco central estaba preparado para participar en el crecimiento si continuaban las disputas arancelarias entre el presidente Donald Trump y sus principales socios comerciales empeoraban. El banco central advirtió sobre aranceles.

Estados Unidos aseguró que China había incumplido los compromisos comerciales clave marcados en un borrador de acuerdo elaborado a principios de este año, lo que llevó a Trump a subir los aranceles sobre sus productos y amenazar con una mayor escalada de estos. Las conversaciones de alto nivel entre las dos partes se han reiniciado desde entonces, pero la esperanza de un acuerdo rápido se ha atenuado.

"China adoptó una postura nueva y algo irracional a principios de mayo, lo que hace imposible que el presidente Trump llegue a un acuerdo que pueda vender en el país en un año electoral", apunta Derek Scissors, un académico de China en el American Enterprise Institute. "El papel de la Fed está exagerado: no puede cambiar la opinión de China y el presidente quiere un recorte de tipos independientemente de si hay un acuerdo", añade. 

Trump ha ejercido una fuerte presión, sin precedentes, sobre el banco central estadounidense pidiendo públicamente recortes de los tipos e intentando situar a aliados políticos suyos en los principales puestos de toma decisiones del organismo. Todo con el deseo de impulsar la economía antes de las elecciones de 2020. 

"Me gustaría ver un gran recorte, y me gustaría ver de inmediato que el ajuste cuantitativo se detuviera", dijo Trump a los periodistas el martes, refiriéndose al final de un programa puesto en marcha durante la crisis y que inyectó billones en la economía. "Debería detenerse. Para ellos, haber hecho ajustes cuantitativos y también tasas de interés más altas simultáneamente, creo, fue un gran error".

Y además