Pasar al contenido principal

Responder a estas cuatro preguntas te hará vivir más y ser más feliz

Mujeres felices
Business Insider

Business Insider ha hablado con Dan Buettner, explorador de National Geographic y autor de "Las zonas azules de la felicidad: lecciones de la gente más feliz del mundo". Ha querido compartir con nosotros sus consejos para vivir una vida más larga y placentera. Estas son sus palabras.

Sólo un 30% de los estadounidenses está feliz con su actual trabajo, y eso es algo realmente importante en relación a la felicidad porque es dónde pasas la mayor parte de horas que estás despierto. Así que tienes que preguntarte a ti mismo por qué no encuentras un trabajo que coincida con tu pasión o propósito.

Me gusta pensar que de alguna forma hay que hacer inventario interno de uno mismo: "¿Qué te gusta hacer? ¿En qué eres bueno? ¿Qué es lo que te dice tu escala de valores? ¿Qué te proporciona satisfacción?"

De hecho, hago a menudo un ejercicio en el que respondo a estas cuatro preguntas haciendo una lista de respuestas a cada una de ellas. A continuación, identifico cuál es el común denominador a todas, algo que sirve para hacerte una muy buena idea de cuál es tu propósito, o como lo llaman los nativos de la isla de Okinawa, tu ikigai.

La primera vez que hoy eso del ikigai en Okinawa fue entre un grupo de mujeres de más de 100 años de edad. Me explicaron que se trata del motivo por el que te levantas cada mañana.

Es muy interesante y curioso que en Okinawa, zona en la que las mujeres son más longevas que en cualquier otra parte del mundo, no hay una palabra que signifique "jubilación". Sin embargo, la idea de ikigai invade la vida adulta de todo el mundo.

Creo que es un recordatorio muy claro que indica que es necesario conocer el propósito de cada uno vivir la vida de acuerdo a él, ya sea el trabajo o la familia.

Para mí, y esto es interpretación personal, el ikigai es tiene algo de perseguir tu pasión, como puede ser el golf o el ganchillo, pero es mucho más. Implica responsabilidad. Significa que, llegado a una cierta edad, puedes seguir adelante haciendo el mismo trabajo, pero quizás deberías pensar en dar marcha atrás.

Eso es el verdadero ikigai.

Te puede interesar