Malas noticias: científicos reviven un virus 'zombi' congelado en hielo durante 48.500 años y se dan cuenta de que sigue contagiando

Chris Panella,Morgan McFall-Johnsen
| Traducido por: 
Business Insider España
Un hombre camina por un túnel formado por cristales de permafrost a las afueras del pueblo de Tomtor.
Un hombre camina por un túnel formado por cristales de permafrost a las afueras del pueblo de Tomtor.Maxim Shemetov/REUTERS
  • Los científicos revivieron un virus zombi de 48.500 años de antigüedad procedente del permafrost y descubrieron que seguía siendo infeccioso.
  • El virus se probó en amebas, pero podría indicar que bajo la capa de hielo acechan patógenos más peligrosos.
  • A algunos científicos les preocupa que el cambio climático, al descongelar el permafrost, pueda volver a despertar virus ancestrales.

Del argumento de una película de terror a la vida real: un grupo de científicos han revivido antiguos virus zombis del permafrost y han descubierto que aún pueden infectar a amebas unicelulares vivas. 

Las posibilidades de que estos virus infecten a animales o humanos no están claras, pero los investigadores afirman que los virus del permafrost deben considerarse una amenaza para la salud pública. 

 

El permafrost es una capa del suelo que solía permanecer completamente congelada todo el año, al menos antes de que las actividades humanas empezaran a elevar las temperaturas globales. Cubre el 15% de las tierras del hemisferio norte.

Sin embargo, debido al cambio climático, el permafrost se está descongelando rápidamente, desenterrando una gran cantidad de reliquias antiguas, desde virus y bacterias hasta mamuts lanudos y un oso cavernario impecablemente conservado.

Cadáver de un oso de las cavernas de la Edad de Hielo hallado en la isla de Gran Lyakhovsky, en el norte de Rusia, desenterrado por el deshielo del permafrost.
Cadáver de un oso de las cavernas de la Edad de Hielo hallado en la isla de Gran Lyakhovsky, en el norte de Rusia, desenterrado por el deshielo del permafrost.North-Eastern Federal University via AP

Según la CNN, el profesor francés Jean-Michel Claverie encontró cepas del virus congelado de 48.000 años de antigüedad en unos cuantos yacimientos de permafrost de Siberia. La cepa más antigua, de 48.500 años de antigüedad, procedía de una muestra de suelo de un lago subterráneo, mientras que las muestras más jóvenes tenían 27.000 años. 

Una de las muestras más jóvenes se descubrió en el cadáver de un mamut lanudo.

La agonía del hielo ártico: el científico que dirigió la mayor expedición al Polo Norte cree que podríamos haber cruzado la barrera del calentamiento global irreversible

Algunos científicos temen que, a medida que el cambio climático caliente el Ártico, el deshielo del permafrost pueda liberar virus antiguos que no han estado en contacto con seres vivos durante miles de años. De este modo, las plantas, los animales y los seres humanos podrían carecer de inmunidad frente a ellos.

"Hay que recordar que nuestras defensas inmunitarias se han desarrollado en estrecho contacto con el entorno microbiológico", explica a la CNN Birgitta Evengård, profesora emérita del Departamento de Microbiología Clínica de la Universidad de Umea (Suecia).

"Si hay un virus escondido en el permafrost con el que no hemos estado en contacto durante miles de años, podría ser que nuestra defensa inmunitaria no fuera suficiente", añae. "Lo correcto es tener respeto por la situación y ser proactivos y no solamente reactivos. Y la forma de combatir el miedo es tener conocimientos".

Cómo los virus zombis podrían infectar a los huéspedes una vez que emergen

No es la primera vez que Claverie revive virus antiguos, o "virus zombis", como él los llama. Lleva publicando investigaciones sobre este tema desde 2014 y afirma que, más allá de su trabajo, muy pocos investigadores se toman en serio estos virus.

"Esto sugiere erróneamente que tales ocurrencias son raras y que los 'virus zombis' no son una amenaza para la salud pública", informan Claverie y sus colegas en su último artículo publicado el 18 de febrero en la revista Viruses.

En ese estudio, Claverie y su equipo lograron revivir varias cepas nuevas de virus zombis y descubrieron que todas ellas podían infectar amebas cultivadas, una hazaña que, según Claverie, debería considerarse tanto una curiosidad científica como una amenaza para la salud pública.

La erosión, provocada por el deshielo del permafrost y la desaparición del hielo marino que formaba una barrera protectora, amenaza las casas del pueblo esquimal yupik de Quinhagak, en Alaska.
La erosión, provocada por el deshielo del permafrost y la desaparición del hielo marino que formaba una barrera protectora, amenaza las casas del pueblo esquimal yupik de Quinhagak, en Alaska.Mark Ralston/AFP/Getty Images

"Consideramos estos virus que infectan a las amebas como sustitutos de todos los demás posibles virus que pueda haber en el permafrost", declara a la CNN. 

"Vemos los rastros de muchos, muchos, muchos otros virus. Así que sabemos que están ahí. No estamos seguros de que sigan vivos. Pero nuestro razonamiento es que si los virus de la ameba siguen vivos, no hay razón para que los otros virus no sigan vivos y sean capaces de infectar a sus propios huéspedes."

La investigación actual sobre virus congelados como el virus zombi de Claverie está ayudando a los científicos a comprender mejor cómo funcionan estos antiguos virus y si, potencialmente, podrían o no infectar a humanos o a otros animales.

Bacterias ancestrales como el ántrax podrían estar volviendo a la vida

Por desgracia, el problema no se trata únicamente de virus. También las bacterias antiguas podrían liberarse y reactivarse por primera vez en dos millones de años al descongelarse el permafrost.

Eso es lo que ocurrió, según los científicos, cuando aparecieron brotes de la infección bacteriana carbunco en humanos y renos en Siberia en 2016, tal y como recoge este estudio.

Según el artículo de Calverie, esto puede ser un "problema de salud pública más inmediato".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.