CaixaBank gana 4.181 millones en el primer semestre tras la fusión con Bankia y el menor impacto de la pandemia

José Ignacio Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de la entidad resultante de la fusión de Bankia y CaixaBank (CaixaBank)
José Ignacio Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de la entidad resultante de la fusión de Bankia y CaixaBank (CaixaBank)

CaixaBank

  • En las cuentas de la entidad ya se incluyen los resultados de Bankia a partir del segundo trimestre. 
  • La integración supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio o badwill, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

CaixaBank ganó 4.181 millones de euros en el primer semestre que contrastan con los 205 millones de euros de hace un año, según las cuentas presentadas a la CNMV antes de la apertura de mercado. Sin embargo, entre los dos ejercicios hay un cambio importante que distorsiona las cuentas de la entidad, la fusión con Bankia. A partir del segundo trimestre se incluye en el resultado atribuido la aportación de Bankia. 

La integración supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio o badwill, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración.

Sin tener en cuenta los extraordinarios de la fusión el grupo CaixaBank habría obtenido en el primer semestre del año un beneficio de 1.278 millones de euros. Esta cifra sería comparable con el resultado proforma de los beneficios del mismo periodo del año pasado de 347 millones de euros donde también habría que contar en el segundo trimestre el negocio de Bankia para que fuera comparable por perímetro con los resultados presentados hoy. 

El margen de intereses asciende a 3.275 millones de euros en el semestre (-2,3% respecto al mismo periodo de 2020). Este descenso se debe a la caída de los ingresos del crédito por la reducción de los tipos de interés, y al cambio de estructura de la cartera, con un mayor peso de los préstamos ICO y crédito al sector público, y una menor aportación de la financiación al consumo, efecto parcialmente revertido por una mayor apelación al BCE en mejores condiciones financieras. 

Los ingresos por dividendos (152 millones de euros) incluyen los de Telefónica y BFA (Banco de Fomento Angola) por 51 y 98 millones de euros, respectivamente (50 y 40 millones en 2020). Los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de la participación (217 millones de euros) se recuperan en el contexto de la mejora de la pandemia (+79% respecto al primer semestre del ejercicio anterior y +45,1% respecto al primer trimestre de 2021). 

El margen bruto, a pesar del incremento de los ingresos core y de participadas, se reduce un 0,6%, principalmente por los menores resultados de operaciones financieras, con una reducción del 68,4%, y las mayores cargas registradas en otros ingresos y gastos de explotación, suben un 12,2%. 

Los gastos de administración y amortización recurrentes bajan ligeramente, un 0,6%, lo que refleja la gestión de la base de costes y la estabilidad en los gastos de personal.  Este esfuerzo en la reducción de costes, junto con la evolución de los ingresos core que crecen un 1,2%, permite la mejora de la ratio de eficiencia core en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 54,6% en los últimos 12 meses. 

Finalmente, las dotaciones para insolvencias se sitúan en -451 millones de euros, frente a los -1.814 millones en el primer semestre de 2020, que incluía el registro de una dotación por -1.450 millones para anticipar impactos futuros asociados a la Covid-19. 

Dividendo del 50% del beneficio

Tras las limitaciones impuestas por el Banco Central Europeo en materia de dividendo, el Consejo de Administración aprobó ayer la política de dividendos para el ejercicio 2021, estableciendo una distribución en efectivo del 50% del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios relacionados con la fusión. 

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado que la entidad “ha completado con éxito la primera fase de la fusión, después de presentar un muy buen resultado semestral y de haber alcanzado un acuerdo laboral para la reorganización de la entidad”.

Además, ha anunciado que “tras cuatro meses de intenso y fructífero trabajo de integración, hemos decidido revisar al alza los objetivos de ahorros de costes hasta los 940 millones anuales”, frente a los 770 millones calculados inicialmente. 

El coste del ERE: 1.884 millones de euros

CaixaBank cifra en 1.884 millones de euros el coste del expediente de regulación de empleo (ERE), cuyo cupo, 6.452 empleados, ha sido cubierto tras suscitar una demanda total de 7.900 solicitudes.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar,  ha defendido que el acuerdo laboral alcanzado con la plantilla es satisfactorio porque ha beneficiado tanto a las personas implicadas como a la entidad. "Hemos sido razonables y responsables", ha dicho el directivo. 

"Además de necesario, el acuerdo es claramente razonable. Todas las salidas van a ser voluntarias. Estamos hablando solo y únicamente de salidas voluntarias, el tamaño del ERE de 6.452 personas. Dado el tamaño de plantilla y el hecho que hay un solape derivado de la fusión, es muy razonable", ha añadido. 

Otros artículos interesantes:

Este gráfico muestra por qué los problemas de la banca van más allá del COVID-19

La banca aprovecha la reactivación del consumo para fomentar el crédito: qué ofrecen CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell

Así será finalmente el mayor ERE del sector bancario en España: CaixaBank pacta con los sindicatos la salida de casi 6.500 empleados