Microsoft cierra su año fiscal con un beneficio de más de 50.000 millones de euros por el impulso del teletrabajo y el auge de la nube

La Microsoft Store de Nueva York.
La Microsoft Store de Nueva York.
Getty
  • Microsoft obtiene 39.100 millones de euros en ingresos y 16.160 millones de euros en beneficios durante su cuarto trimestre fiscal de 2021.
  • Azure, su división de servicios en la nube, junto a Office 365 o LinkedIn, abanderan este trimestre positivo. Mientras tanto, se han producido descensos en gaming o en Surface.
  • Descubre más historias para Business Insider España.

Microsoft ha obtenido 46.200 millones de dólares (39.100 millones de euros) en ingresos y 19.100 millones de dólares (16.160 millones de euros) en beneficios durante su cuarto trimestre fiscal de 2021, que terminó el pasado 30 de junio. Se trata de un aumento del 21% en ingresos y un incremento del 42% en beneficios con respecto al mismo período del año pasado.

Su beneficio por acción fue de 2,17 dólares (1,83 euros), que está por encima de los 1,92 dólares (1,62 euros) previstos por los analistas. 

En cuanto a los resultados de todo el año fiscal, Microsoft obtiene unos ingresos de 168.000 millones de dólares (142.300 millones de euros) y unos beneficios de 69.900 millones de dólares (52.200 millones de euros); representan respectivamente un aumento del 18 y del 32% con respecto al año pasado.

Detrás de estos buenos resultados de la empresa se encuentra Azure, el servicio de informática en la nube, así como otros productos como Office 365 (suite de ofimática), Dynamics 365 (software de gestión empresarial) y la red social laboral LinkedIn.

En el caso de Azure (que ya disparó los beneficios del primer trimestre del año), la división centrada en la nube de Microsoft ha obtenido unos ingresos de 17.400 millones de dólares (14.700 millones de euros). Es un aumento del 51% que supera las expectativas de los analistas (se auguraba un crecimiento del 43,1% según informa CRN).

El éxito de Azure durante el pasado trimestre fiscal se debe en parte a la actual dinámica de trabajo impuesta por la pandemia. La prevalencia del teletrabajo (al menos, por ahora) ha provocado un aumento general de los servicios sobre cloud computing; esta tecnología permite a los trabajadores acceder fácilmente a la información que necesitan para elaborar sus tareas, añade una importante capa de ciberseguridad… 

Como resultado, en el ejercicio fiscal que ha ido de abril a junio de 2021, competidores de Azure como las unidades en la nube de Amazon y Cloud también se han beneficiado de la demanda.

Una cadena de causas y consecuencias similares explica el éxito de Office 365 y compañía. En el caso de la popular suite de ofimática, Microsoft ha informado que su versión para consumidores ya cuenta con 51,9 millones de suscriptores (el trimestre pasado eran 50,2 millones). En cuanto a ingresos, estos productos y servicios han gozado de un incremento del 20% con respecto al año pasado.

Mientras tanto, la decepción de los recientes resultados financieros de Microsoft se centra en sus productos sobre gaming. La división de Xbox venía de un fuerte trimestre anterior en el que sus beneficios habían aumentado un 50% con respecto al año pasado. En cambio, en estos últimos 3 meses se ha producido un descenso del 4%, traducido en 128 millones de dólares (108 millones de euros).

Más allá del problema que tienen las fabricantes de consolas en saciar la demanda de los gamers debido a la actual escasez de material de producción y a los problemas de distribución en tiempos de pandemia, Microsoft ha decidido culpar a otros de este descenso. Según apunta Gamasutra, MS explica que el problema vendría de la ausencia de juegos interesantes creados por otras desarrolladoras que hubieran motivado a los consumidores a comprar Xbox y títulos. 

Satya Nadella, CEO de Microsoft
Satya Nadella, CEO de Microsoft

Reuters

Para sustentar este argumento, Microsoft asegura que tanto las suscripciones de su servicio Game Pass (como un Netflix para gamers) como las ventas de sus propios juegos han obtenido buenos resultados.

No se trata de un descenso apocalíptico ni mucho menos, pero refleja que Microsoft depende mucho, por ahora, del catálogo externo para impulsar las ventas de sus actuales Xbox Series X y S. La compañía lleva ya un par de años con una estrategia de adquisición de estudios (siendo Bethesda el más importante y mediático) precisamente para cortar esta dependencia y garantizar que cada trimestre pueda lanzar títulos interesantes.

Pero Xbox no fue la única división desacompasada en estos resultados. Los ingresos de Surface (los dispositivos de pantalla táctil de MS que incluyen tabletas o portátiles) caen un 20%, que se traduce en 1.380 millones de dólares (1.170 millones de euros). No obstante, Amy Hood, directora de finanzas, ya ha avisado que este descenso estaba previsto por Microsoft (a través de Zdnet).

El descenso de estos productos se debe en parte a que en pasados trimestres fiscales hubo una amplía demanda especialmente de portátiles para poder trabajar desde casa (y esta ola de ventas podría haber terminado) junto al gran problema de muchas compañías tecnológicas: los problemas para producir y distribuir los componentes necesarios para la elaboración de hardware.

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, observa esta miríada de resultados, y al incremento en beneficios e ingresos, con optimismo. Asegura que este pasado trimestre fiscal es una prueba de que su compañía puede obtener excelentes resultados gracias a que puede satisfacer la compleja demanda de sus usuarios de múltiples formas.

"Nuestros resultados demuestran que podemos ejecutar bien nuestros objetivos y saciar las necesidades de nuestros clientes distribuidos en múltiples mercados, grandes y crecientes", explica Nadella (a través de WCCFTech). "Generamos crecimiento, tal y como se ha visto con Azure, y con nuevas franquicias que estamos construyendo como videojuegos, seguridad, LinkedIn; todas ellas han superado los 10.000 millones de dólares (8.500 millones de euros) anuales en ingresos durante los últimos 3 años".

Para demostrar esta confianza en sus productos y servicios, Microsoft ha apuntado un objetivo de obtener entre 43.300 millones y 44.200 millones de dólares (36.500 y 37.500 millones de euros) en ingresos durante el presente trimestre fiscal, que empezó en julio. El lanzamiento del esperado Sistema Operativo Windows 11 y el teórico final de los problemas de producción de componentes, entre otras iniciativas, deberían permitir que MS obtenga unos 3 meses saludables a nivel económico.

Otros artículos interesantes:

La abuelita valenciana de 91 años que arrasa en redes sociales con sus geniales pinturas creadas única y exclusivamente con 'Microsoft Paint'

Microsoft compra CloudKnox para mejorar la seguridad de Windows, la nube y otros de sus productos

Microsoft lanza un servicio en la nube para ayudar a otras empresas a reducir su impacto climático