Uber pierde 930 millones de euros en el tercer trimestre pero sigue esperando ser rentable en 2021

Pegatina Uber
REUTERS/Callaghan O'Hare
  • Uber ha perdido 930 millones de euros en el tercer trimestre, aunque ha duplicado los ingresos de su negocio de comida a domicilio.
  • La compañía espera ser rentable a finales de 2021 pese a que no sabe si este pico de pedidos a Uber Eats se mantendrá, y a que la remontada de sus viajes en coche depende del trascurso de la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uber ha perdido 1.100 millones de dólares de julio a septiembre, unos 930 millones de euros, según ha informado en su presentación de resultados trimestrales este viernes.

La compañía norteamericana ha más que duplicado los ingresos de su negocio de reparto de comida, Uber Eats, hasta ingresar 1.450 millones de dólares (1.120 millones de euros), su máximo histórico. Aun así, sigue perdiendo dinero.

Por otro lado, su unidad de viajes en coches con conductor se ha recuperado algo de la caída libre que experimentó en abril, pero sus reservas siguen al 50% con respecto al año pasado. En cualquier caso y frente a otros segmentos, este ha registrado un resultado bruto de explotación (ebitda) de 245 millones de dólares.

Pero Uber ha pedido cautela porque los gobiernos están volviendo a imponer restricciones a la movilidad por el coronavirus, lo que afecta directamente a este negocio.

En total, la compañía ha registrado unos ingresos de 3.130 millones de dólares en el tercer trimestre (2.640 millones de euros).

Así, la recuperación de Uber va a depender en gran medida del transcurso de la pandemia, porque un nuevo aumento de los infectados provocará que los usuarios de Uber se queden más en casa o prefieran no utilizar sus coches, lo que podría alargarse a 2021.

Asimismo, el gigante no puede estar seguro de que los pedidos a domicilio vayan a mantenerse en los niveles actuales.

Por ahora la compañía confía en reducir costes y en que sus pedidos de comida a domicilio crezcan, que, al final, está reduciendo pérdidas aunque sigue siendo un lastre y no un flotador. En el segundo trimestre Uber perdió 1.800 millones.

Varios conductores de Uber denuncian que Moove Cars, el gigante de las VTC, les está suspendiendo de empleo y sueldo por facturar por debajo de la media en plena pandemia

Con todo, Uber espera ser rentable antes de finales de 2021; aunque los ingresos trimestrales y las pérdidas ajustadas de este trimestre no han cumplido con lo que los analistas de Wall Street esperaban. En ese contexto, las acciones de Uber caían un 2% después del cierre de mercado.

La compañía se enfrenta ahora a un momento de cambios: acaba de desprenderse de su negocio de camiones, Uber Freight y hay medios que han publicado que está buscando vender también su parte de taxis voladores, Uber Elevate. 

En el sentido contrario, en julio Uber compró la startup de comida a domicilio Postmates y en agosto adquirió Autocab, un software británico para taxis, por una cantidad que no ha revelado.

Además, para hacer frente a todas estas pérdidas, Uber ha despedido a 6.700 trabajadores, el 25% de la plantilla —en España, la compañía ha acordado un ERE y ha despedido a uno de cada 3 empleados— y también se ha desprendido de su negocio de bicicletas y patinetes eléctricos y compartidos Jump que ahora pasa a controlar Lime —en la que la empresa es inversor—.

Por otro lado, los votantes de California votaron este miércoles y el resultado apuntó que la empresa podrá continuar clasificando a sus conductores como "trabajadores independientes" y no como plantilla, lo que abre las puertas a que muchas otras compañías utilicen el mismo modelo en el resto del país, según Reuters.

LEER TAMBIÉN: Este es el consejo para emprendedores que siempre da el fundador de Cabify cuando le preguntan qué haría si volviera a empezar de cero

LEER TAMBIÉN: Cabify no ha colocado en sus coches las mamparas que prometió para proteger a clientes y conductores del coronavirus: en A Coruña solo ha instalado el 50%

LEER TAMBIÉN: Cabify descarta cambiar su sede de Delaware a España como prometió en 2018: "No hay ninguna ventaja fiscal"

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”