Las ventas de Volvo aumentan un 31%, a pesar de los problemas en la cadena de suministro debido a la guerra de Ucrania y la pandemia

La presentación de Volvo durante el Salón Internacional de Beijing.

REUTERS/Thomas Peter

Volvo parece haber dejado atrás los problemas relacionados con las materias primas que tanto mermaron su cuenta durante el primer trimestre. El grupo automovilístico sueco ha aumentado sus ventas netas en un 31% hasta los 11.890 millones de coronas suecas (unos 11.300 millones de euros). 

Según detalla la firma en su presentación de resultados, estas ganancias, mayores de las que esperaban tanto ellos como los analistas, se debe al buen impulso tanto en las ventas de vehículos como en el negocio de servicios.

Por otro lado, el resultado operativo ajustado del grupo Volvo también aumentó hasta los 13.700 millones de coronas suecas (unos 13 millones de euros). Esta cifra supera los 12.500 millones de coronas que preveían los analistas, según informa Bloomberg. Además, han logrado un margen operativo ajustado del 11,6%.  

Sin embargo, los problemas con la cadena de suministro han seguido lastrando la actividad de Volvo, tal y como explica en un comunicado su director ejecutivo, Martin Lundstedt. "Hemos tenido costes adicionales relacionados con las interrupciones de la cadena de suministro, así como mayores costes de material". 

Esto ha hecho que el grupo automovilístico haya aumentado el precio de sus coches y camiones para intentar contrarrestar el aumento de los costes de producción. "Hemos continuado trabajando de manera proactiva y exitosa con la gestión de precios para mitigar estos efectos", señala el directivo. 

Después de varios meses con graves interrupciones en su cadena de suministro, Volvo insiste en que todavía está trabajando para ponerse al día con la demanda acumulada y ha reducido la recepción de nuevos pedidos para reducir los tiempos de espera y en respuesta a la inflación de costes.

Durante la presentación de resultados, Lundstedt ha destacado que, a pesar de la pandemia, la inflación y los problemas de suministro, se muestran especialmente satisfechos con el crecimiento en ventas, comercializando casi 61.000 unidades de vehículos en estos tres segundos meses del año. 

Con estos datos, la compañía mantiene su pronóstico de cerrar el año con la venta de 300.000 vehículos en los mercados de Europa y EE.UU. Sin embargo, sí se han reducido para China, que sigue con cierres derivados de la pandemia. Para el país asiático, Volvo ha pasado de prever vender 1 millón de vehículos a 800.000. 

De hecho, de las cinco regiones en las que Volvo divide su negocio, - Europa, Norteamérica, Sudamérica, África y Oceanía, y Asia -, el continente asiático es el único que le ha generado pérdidas al grupo. Según los cálculos de la compañía, han reducido sus operaciones unos 600 millones de coronas suecas. 

Apuesta firme por los vehículos eléctricos

Otro de los objetivos en los que está trabajando el grupo es en los vehículos eléctricos. Para ello, el grupo detalla que están trabajando en diferentes tecnologías para seguir avanzando en esta vía, tanto para coches como para tractores. 

"Alguno de los avances más importantes durante este trimestre ha sido la presentación del primer camión eléctrico de batería. Este vehículo tiene una autonomía de 1.000 kilómetros, gracias a la pila de combustible que genera su propia electricidad mientras circula y que solo emite agua", señala Martin Lundstedt. 

Además, el grupo introducirá en sus camiones bastidores hechos de acero libres de fósiles en sus camiones eléctricos. Este es un paso más de su camino por la descarbonización y su compromiso de 0 emisiones netas

En esta línea, hace apenas unos meses, Volvo inauguró su primera planta de montaje de baterías para camiones eléctricos. Cada paquete de baterías tiene una capacidad de 90 kWh y el cliente puede elegir tener hasta seis paquetes de baterías (540 kWh) en un camión eléctrico.

"Los paquetes de esta nueva planta están hechos a medida para nuestras gamas eléctricas más pesadas. La producción coincidirá con el lanzamiento de la producción de nuestros camiones Volvo más grandes", explica el director ejecutivo. 

El principal punto fuerte de Volvo son los camiones, ya que el grupo es el segundo fabricante de estos vehículos más grande del mundo. Este campo también le preocupa al grupo sueco. 

Aunque la demanda de camiones ha sido alta durante estos 3 meses, desde abril hasta junio, la entrada de pedidos ha caído un 8%, a pesar de contar con nuevos negocios sólidos en los EEUU que no pudieron compensar la "asignación de pedidos restrictiva" en Europa. 

Volvo ha comunicado que mantendrá sus objetivos de 2022 para la mayoría de los principales mercados, a pesar de los 3 grandes retos a los que se enfrentará este año: los problemas de la cadena de suministro, la pandemia en curso y la guerra en Ucrania. 

Otros artículos interesantes:

Geely, el fabricante de coches chino dueño de Volvo, ha lanzado 9 satélites para sus sistemas de conducción autónoma, los primeros de una "constelación" de 240

Suecia va camino de convertirse en la meca europea de las baterías: Volvo Cars y Northvolt construirán otra fábrica allí que arrancará en 2025

Business Insider Talks: Estos son los planes de Volvo para cumplir su objetivo de impacto cero de C02 en el medio ambiente en 2040, según su CEO en España

Te recomendamos