Wallbox factura 28,3 millones de euros en el primer trimestre, un 192% más, y mantiene el objetivo de ventas de 200 millones para 2022

Enric Asunción, en el centro, durante la rueda de prensa de presentación de la fábrica de Wallbox en la Zona Franca
Enric Asunción, en el centro, durante la rueda de prensa de presentación de la fábrica de Wallbox en la Zona Franca

Wallbox

  • Wallbox alcanzó una facturación de 25,9 millones de euros en el primer trimestre de 2022, un 192% más que hace un año, pese a los problemas de la cadena de suministro.
  • El unicornio español sigue en pérdidas, de 19,4 millones de euros en el resultado operativo, pero las redujo en un 37% respecto al mismo dato del trimestre anterior.
  • La compañía española de cargadores para coche eléctrico aspira a cerrar 2022 rozando los 200 millones de euros en ventas, lo que supondría triplicar las del año anterior.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Wallbox mantiene su crecimiento pese a los problemas de la cadena de suministro. El fabricante español de cargadores para coche eléctrico, cotizado en la Bolsa de Nueva York desde octubre de 2021, cerró el primer trimestre de este 2022 con 51.000 cargadores vendidos y una facturación de 28,3 millones de euros.

Las ventas no solo triplican a las del comienzo de 2021, con un 192% de aumento interanual, sino que mejoran las del último trimestre de 2021, cuando Wallbox facturó 25,9 millones de euros, en un mercado cuya demanda es bastante volátil por el momento, aunque las ventas de coches eléctricos siguen creciendo en todo el mundo. 

"A pesar de un contexto geopolítico complicado y de las continuas interrupciones de la cadena de suministro mundial, Wallbox sigue teniendo un rendimiento excepcional y ha superado las expectativas para el primer trimestre de 2022"; ha subrayado el consejero delegado y cofundador de la compañía, Enric Asunción.

El reto de futuro de Wallbox: ir más allá de ser una empresa de cargadores y convertirse en un servicio de gestión de energía para hogares y empresas

Imagen del cargador de casa PulsarPlus de Wallbox

Aun así Wallbox sigue en pérdidas, de 19,4 millones de euros en el resultado operativo. Sin embargo, ha conseguido reducirlas de forma sustancial un 36,8% respecto al trimestre anterior, ya que en el último de 2021 perdió 30,6 millones de euros. "Es un resultado en línea con las provisiones que teníamos para este año", ha explicado el director financiero, Jordi Lainz, en una rueda de prensa.

Estos son los principales datos que ha desvelado el fabricante español de cargadores para coche eléctrico:

  • Ventas: 51.000 cargadores aproximadamente, un 180% más que en el primer trimestre de 2021.
  • Facturación: 28,3 millones de euros, un 192% más que el Q1 de 2021.
  • Margen bruto: 41,4%.
  • Resultado de explotación ajustado (ebitda ajustado): pérdidas de 15,6 millones de euros, un 13,7% menos que en el último trimestre (Q4 2021).
  • Resultado operativo: pérdidas de 19,4 millones de euros, un 36,8% menos que en el último trimestre (Q4 2021).

La clave del incremento de ventas ha sido la expansión internacional, con incrementos de ventas "del 200% en Francia o el 300% en Países Bajos", ha señalado Asunción, quien ha reconocido que esa rápida expansión contribuye al ebitda negativo, ya que les obliga a realizar contrataciones y crear equipos en los diferentes países. De hecho, en el último trimestre contrataron a 104 personas y ya suman alrededor de un millar de trabajadores.

Durante este trimestre, la compañía catalana inauguró su tercera fábrica, ubicada en la Zona Franca de Barcelona, presentó su nuevo cargador bidireccional doméstico (Quasar 2) y anunció asociaciones con varios vendedores, particularmente en Norteamérica, así como amplió su acuerdo para proveer de cargadores a Uber en Canadá, con quien ya trabaja en Estados Unidos.

En las tripas del unicornio español del coche eléctrico: los secretos de la nueva fábrica de Wallbox en Barcelona

Vista general de la nueva fábrica de Wallbox en la Zona Franca de Barcelona.

Wallbox prevé seguir mejorando sus ingresos trimestrales, con un objetivo de facturación de entre 35 y 38 millones de euros para el segundo trimestre, manteniendo un margen bruto del 40%.

"Esa previsión está en línea con nuestra capacidad para expandirnos en los mercados y tener más market share. Con Supernova podemos estar en la carga pública, eso aportará más crecimiento de cara a la segunda mitad del año", ha resaltado el CEO de Wallbox. 

Entre esos encargos están los 10.000 cargadores comprometidos por Iberdrola, que serán todos públicos, del cargador rápido Supernova, pero sobre todo del ultrarrápido Hipernova, que va a tener prioridad por los incentivos fiscales que están dando varios gobiernos a la carga rápida.

El impacto de la cadena de suministros en el sector del automóvil, principal temor de Wallbox

Para el conjunto del año, el unicornio español de los cargadores mantiene su previsión de facturar entre 175 millones y 205. De alcanzarlos, triplicaría las ventas del 2021, cuando facturó 71,5 millones de euros, aunque cerró el año con pérdidas de 57,2 millones de euros. "Esperamos alcanzar ebitda positivo en 2024 y cashflow positivo en 2025", ha recordado Lainz.

"Vemos que el sector del coche eléctrico crece mucho más de lo esperado, lo que nos preocupa es que los fabricantes de coches no puedan entregar tan rápido como les gustaría por la cadena de suministros. El presidente de Volkswagen ya ha dicho que han vendido todo el año en Europa, porque no pueden producir más", ha reconocido Asunción.

Estos problemas de escasez de componentes no han afectado a su producción por dos motivos: la estrategia de mejorar diseños para reducir costes, y sobre todo, la relación con fabricantes de microchips. "Hemos sido capaces de hacerles ver que Wallbox es una oportunidad para ellos pare crecer. Eso permite que nos prioricen frente a otros", ha señalado el consejero delegado de la compañía.

La escasez de chips podría alargarse más allá de 2023, según el CEO de una compañía neerlandesa de la que no habías oído hablar y que es clave para el sector

Operarios con una de las máquinas de impresión de chips de la empresa neerlandesa ASML en Taiwán.

Durante el primer trimestre también ha concluido el periodo de lock up tras la salida a Bolsa, el tiempo en el que los accionistas debían mantener sus títulos sin venderlos, algo que ya pueden hacer desde finales de marzo "sin ninguna restricción", ha reconocido Jordi Lainz.

Sin embargo, los accionistas, entre los que están fondos de inversión como el español Seaya Ventures o el franco-chino Cathay Innovation, o la propia Iberdrola, han transmitido a Wallbox su intención de continuar. "La mayoría de nuestros accionistas han comentado su voluntad de permanencia, al menos en el medio plazo y sus ganas de seguir en la compañía", ha informado el director financiero.

Otros artículos interesantes:

El reto de futuro de Wallbox: ir más allá de ser una empresa de cargadores y convertirse en un servicio de gestión de energía para hogares y empresas

En las tripas del unicornio español del coche eléctrico: los secretos de la nueva fábrica de Wallbox en Barcelona

Wallbox inaugura en Barcelona su tercera fábrica, donde aspira a producir un millón de cargadores al año en 2025

Te recomendamos