Retrasar la segunda dosis de la vacuna de Pfizer genera 3 veces más anticuerpos

Anciana recibe vacuna coronavirus

Reutres/ LISA MARIE DAVID

  • Un estudio británico concluye que retrasar la segunda dosis de la vacuna de Pfizer genera una respuesta de anticuerpos 3,5 veces mayor en personas de más de 80 años, en comparación con recibirla en las 3 semanas recomendadas por el prospecto.
  • "Esta investigación es crucial, especialmente en las personas mayores, ya que las respuestas inmunitarias a la vacunación se deterioran con la edad", afirma Helen Parry, autora principal del estudio liderado por la universidad de Birmingham.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ampliar el intervalo de la segunda dosis de Pfizer a 12 semanas genera una mayor respuesta de anticuerpos en personas mayores de 80 años, según una reciente investigación británica.

El estudio, publicado este viernes, supone el primero en comparar las respuestas inmunes de la vacuna de Pfizer/Biotech en dos intervalos distintos entre dosis: el marcado por el prospecto de 3 semanas y un periodo extendido a 12. 

Los hallazgos de la investigación centrada en mayores de 80 años muestran que un retraso de 12 semanas en la segunda dosis incrementa en 3,5 veces la respuesta máxima de anticuerpos específicos del pico de SARS-CoV-2 en comparación con aquellos que la reciben a las 3 semanas.

El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, ha sido dirigido por la Universidad de Birmingham en colaboración con el Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR).

"Nuestro estudio demuestra que las respuestas máximas de anticuerpos después de la segunda vacuna de Pfizer mejoran notablemente en las personas mayores cuando se retrasa hasta las 12 semanas", afirma en nota de prensa la doctora Helen Parry, autora principal del estudio.

"Esta investigación es crucial, especialmente en las personas mayores, ya que las respuestas inmunitarias a la vacunación se deterioran con la edad. Comprender cómo optimizar los programas de vacunación COVID-19 y maximizar las respuestas inmunitarias dentro de este grupo de edad es de vital importancia", añade.

Los expertos anticipan que las dosis de refuerzo contra el COVID-19 probablemente provocarán menos efectos secundarios que las primeras inyecciones de las vacunas

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 175 mayores de 80 años tras recibir su primera vacuna y nuevamente después del refuerzo. De estos, un 99% recibieron la segunda dosis tras 3 semanas, mientras que 73 pacientes esperaron 12 semanas. Después de la segunda dosis, todos ellos mostraron protección contra la proteína del pico del virus, pero el nivel de anticuerpos fue 3,5 veces mayor en el grupo de las 12 semanas.

También se llevó a cabo un análisis de la respuesta inmune celular (o de células T encargadas de destruir las células infectadas).

A este respecto, el equipo de científicos encontró que dentro del grupo de intervalo de 3 semanas, el 60% tuvo una respuesta celular positiva entre 2 y 3 semanas después la segunda vacuna, aunque esta disminuyó hasta el 15% tras 8 o 9 semanas después.

Sin embargo, en el grupo que esperó 12 semanas aunque inicialmente la respuesta de las células T fue menor, esta aumentó al 31% tras 3 semanas después de la segunda inyección. Lo que indica que aunque retrasar la dosis genere una respuesta de células T más débiles al inicio, esta se establece en niveles similares pasados unos meses tras la primera vacuna.

Estos hallazgos apoyan la postura adoptada previamente por Reino Unido de retrasar las segundas dosis para favorecer un mayor acceso a las primeras vacunas en personas vulnerables y mayores.

España también se planteó recientemente una posibilidad similar. La propuesta consideró extender los plazos de Pfizer y Moderna para los menores de 79 años, con igual propósito de favorecer la vacunación en más personas.

Finalmente, la política de dosificación adoptada por Sanidad el pasado mes de abril sigue manteniendo la espera de 3 semanas para recibir la segunda inyección de Pfizer. La decisión se tomó después de que la  Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) advirtió de que no haber evidencia científica suficiente para poder avalar esta estrategia recomendando que las dosis deben aplicarse en los intervalos que indica el prospecto de la farmacéutica. 

Otros artículos interesantes:

La UE rompe el contrato con AstraZeneca: qué pasará con los que han recibido la primera dosis de esta vacuna y con todos los que están a la espera

14 cosas que tienes que tener en cuenta para sobrevivir al verano con mascarilla

Este gráfico muestra cómo difiere radicalmente el ritmo de vacunación de un país a otro