Estos son los síntomas que sufres cuando tienes retención de líquidos y cómo paliarlos, según los expertos

Mujer piernas cansadas

Getty Images

Los seres humanos estamos compuestos por agua, cuando naces el 75% de tu peso corporal es agua y al crecer pasa a ser un 50% o 60%. 

Cuando eres niño y te explican esto en el colegio es difícil entender cómo realmente estamos formados y es que este agua no es una parte visible del organismo si no que está perfectamente integrada para cumplir diferentes funciones. 

Los 5 mejores vegetales para bajar el colesterol malo

Por un lado está el líquido intracelular que es el que se encuentra en el interior de las células, y por otro lado el líquido extracelular, que está fuera de las células y que a su vez se divide en el líquido intersticial, que es el que baña las células y plasma que es un líquido que forma parte de la propia sangre.

El cuerpo cuenta con sistemas que regulan y mantienen en equilibrio los niveles de agua y solutos en diferentes compartimentos (sistema circulatorio, endocrino, exocrino...), pero cuando este equilibrio se rompe se puede producir lo que se conoce como: retención de líquidos. 

En muchas ocasiones esta retención es muy notable porque se forman los famosos edemas. Es el nombre que recibe el aumento anormal del volumen de líquido intersticial y suele darse más en mujeres que en hombres.

Una de las causas principales de esta diferencia entre sexos es la carga hormonal del proceso de ovulación o el embarazo, por ejemplo.

Síntomas de retención de líquidos

En épocas con temperaturas altas como el verano, es más común sufrir retención de líquidos. Esta aparece sobre todo en las extremidades inferiores, piernas, tobillos, pies y en ocasiones también se ve en los párpados y los dedos. 

Tu piel se verá mucho más estirada y brillante, producto de la hinchazón y si presionas con el dedo, quedará una huella que irá despareciendo poco a poco. Además puedes sentir mucha presión en la zona afectada, dolor e incluso sensación de cansancio o pesadez.

¿Qué provoca esta retención de líquidos?

La primera causa de la retención de líquidos es justo no hidratarse correctamente. Cuando tu cuerpo no tiene suficiente agua activa sus mecanismos para retenerla, por lo tanto, lo correcto es que repongas continuamente el líquido que se pierde de manera natural. 

Además, el consumo de alimentos ricos en sal también provoca retención de líquidos. Limitar la cantidad de sal puede ayudar a prevenir los síntomas, según la Fundación Española del Corazón (FEC), no se debería añadir sal a ningún plato. 

Aunque es cierto que con moderación la sal puede ser buena y necesaria, sobre todo la sal yodada. Para no excederte prueba a usar hierbas, especias, limón, vinagre y aceites aromatizados con ajo, orégano o guindilla, así darás sabor a tus platos sin necesidad de usarla. 

Otra causa de la retención de líquidos es pasar muchas horas de pie o muchas horas sentado. Si no llevas una vida sedentaria lo normal es que no sufras de retención de líquidos o al menos se minimice. El movimiento favorece la correcta circulación. 

Pero no todo depende de lo que comas o hagas en tu día a día, a veces, los cambios hormonales como el embarazo o la ovulación pueden hacer que esta retención de líquidos se acentúe. En esos casos intenta cuidar aún más todos los puntos anteriores para sentirte mejor. 

Además, algunos medicamentos como estrógenos, corticoesteroides, antiinflamatorios no esteroides, fármacos para la tensión arterial, pueden agravar el problema e incluso ser la causa. 

Junto a todo esto, existen otras causas de la retención de líquidos que se dan como secundarias porque van ligadas a otras patologías. 

"Puede ser consecuencia de la presencia de ciertas patologías preexistentes graves como la insuficiencia cardíaca congestiva, una enfermedad renal o la cirrosis hepática", explica Noelia Bonfanti, nutricionista y doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, en una entrevista para El País.

Alimentación rica en frutas y verduras, movimiento y agua

Basar tu alimentación en vegetales lo máximo posible, moverte y beber el suficiente agua sería la clave para conseguir disminuir los efectos de la retención de líquidos. Desde la fundación Española del Corazón recomiendan comer lo más natural posible. 

Saca el gorro de chef: estas son las 5 maneras más sanas de cocinar verduras para absorber la mayor cantidad de nutrientes

Y es que los alimentos procesados contienen mucha más sal. Además, las frutas y las verduras son ricas en agua de manera natural, por lo que ya estarás consumiendo parte de lo que necesitas en todo el día. 

Apuesta por carnes blancas, y todo tipo de pescados, pero intenta no consumir ahumados o en salazón. Leche, quesos y lácteos en general también se pueden consumir, pero en el caso de los quesos, intenta que sean lo menos curados posibles.

Sal a caminar todos los días y si tu trabajo te obliga a estar en la silla, levántate cuando lo necesites camina unos segundos y sigue con el trabajo. Bebe mucho agua y priorízala por delante de cualquier bebida. 

Si necesitaras más ayuda para evitar esta retención de líquidos opta por remedios naturales que contengan cola de caballo, diente de león o el té verde y añádelo a tu agua, o bien en infusión, o simplemente puedes tomarlo en cápsulas. 

Otros artículos interesantes:

Los 8 mejores alimentos para incorporar fibra a nuestra dieta

8 alimentos cargados de grasas omega-3 saludables para tu corazón

7 infusiones que te ayudará a evitar los gases y el vientre hinchado

Te recomendamos