El reto de futuro de Wallbox: ir más allá de ser una empresa de cargadores y convertirse en un servicio de gestión de energía para hogares y empresas

Imagen del cargador de casa PulsarPlus de Wallbox
Imagen del cargador de casa PulsarPlus de Wallbox
Wallbox
  • Wallbox cerró el año más importante de su historia, el de su salida a la Bolsa de Nueva York, con 77,8 millones de facturación, aunque en pérdidas, de 62,3 millones. Sin embargo, el objetivo de la compañía es ir mucho más allá de la venta de cargadores.
  • "Nuestro software de gestión de la energía optimizará el consumo de energía limpia y garantizará que los clientes consuman la energía más barata disponible", reveló el CEO de la compañía, Enric Asunción, en la conferencia con inversores.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Wallbox vivió en 2021 el año más importante de su historia. 

La compañía española dio el salto a la Bolsa de Nueva York a través de una SPAC que la convirtió en un nuevo unicornio al rozar los 1.500 millones de dólares de valoración, y cerró el año con una facturación de 86,4 millones de dólares (77,8 millones de euros), más del triple que en 2020 (266% de crecimiento), aunque registró pérdidas de 69,2 millones de dólares (62,3 millones de euros).

Su objetivo es ir a más. En 2022 pretenden alcanzar una facturación de entre 175 y 205 millones de euros, lo que supondría un crecimiento de entre el 145% y el 190%. Sus planes es alcanzar en 2024 el resultado operativo (ebitda) positivo.

"Creemos que la clave para la adopción de los coches eléctricos y la gestión de la energía está en casa", defendió durante la conferencia ante inversores el consejero delegado de la compañía catalana, Enric Asunción, que reclamó ayudas públicas para la compra de cargadores de domicilio en EEUU. "Puede ser una de las formas más económicas y escalables de aumentar la adopción de eléctricos", dijo.

"Desde el principio tuvimos claro que teníamos que apoyarles": inversores, analistas y expertos ponen nota a los primeros 100 días de Wallbox en Wall Street

Enric Asunción, consejero delegado de Wallbox

Pero durante esa presentación dio a entender algo más. Una idea que Wallbox lleva tiempo dando a entender con algunos de sus los productos que ha lanzado al mercado: quiere convertirse en algo más que una empresa de cargadores, en un gestor de energía para hogares y empresas.

Al presentar uno de sus últimos servicios, el cargador bidireccional Quasar 2 —la evolución de uno de sus modelos, cuya gran novedad es que permite suministrar energía en las dos direcciones, de la vivienda al coche eléctrico, pero también del coche a la vivienda—, Asunción explicó que la novedad de esta segunda versión es que puede servir de fuente energética de emergencia en una vivienda.

"El Quasar 2 incluye el blackout mode (modo apagón) que permite que en caso de corte de electricidad utilizar el coche eléctrico como un generador de emergencia durante más de 3 días", explicó.

De un cargador a gestionar la electricidad de un domicilio

Posicionar el coche eléctrico como una alternativa de urgencia no es más que un primer pie en algo mucho más relevante: la gestión eléctrica completa.

"Cuando se combina con paneles solar y las baterías de reserva, nuestro software de gestión de la energía optimizará el consumo de energía limpia y garantizará que los clientes consuman la energía más barata disponible. Esta idea de resolver un problema muy complejo a través de hardware y software es lo que creemos que nos diferenciará de los demás.

Diapositiva de la presentación de Wallbox a accionistas

En una diapositiva bastante reveladora, la startup española presentó esa idea, con la formulación de convertirse en "el proveedor de soluciones de energía renovable con el cargador doméstico en el centro de la propuesta". 

En ese diagrama incluía no solo el cargador con la posibilidad automatizar la carga en los momentos con menor coste energético, sino la gestión de paneles solares en la vivienda, el intercambio de energía del vehículo con la red, el uso de tecnología para recomendar hábitos de consumo, o la consultoría estratégica. 

Y de los hogares, a las empresas

Esta propuesta de negocio se une a una tecnología que ya presentó en noviembre: Sirius. Con este nombre (Sirius Energy Management) la compañía barcelonesa identifica una herramienta de gestión energética para empresas que recoge la información de las fuentes energéticas de la empresa, las baterías e incluso los cargadores si tiene modelos Quasar instalados.

El objetivo es el mismo: ofrecer un sistema integrado que reduzca el gasto en energía combinando esas fuentes para obtener el menor precio, bien utilizando la energía renovable, reduciendo el gasto energético, acumulando energía en baterías o vehículos, o utilizándola cuando su coste es más elevado.

Un instituto público de una localidad gallega de 14.000 habitantes se convierte en centro de pruebas del cargador de Wallbox que permite suministrar energía desde un coche eléctrico

Un vehículo eléctrico cargando en un cargador Quasar, de Wallbox

La compañía revela en su web cómo lo hace en su propia sede de Barcelona: cuenta con 750 metros cuadrados de paneles solares, 560 kwh de almacenamiento y una flota de 23 Nissan Leaf enganchados a cargadores bidireccionales. Según Wallbox, han pasado a utilizar un 20% más de energía renovable y han reducido su dependencia de la red un 50%.

Otros artículos interesantes:

Wallbox sale a la Bolsa de Nueva York a través de una SPAC, con el plan de facturar 1.200 millones y tener ebitda positivo en 2025

"Desde el principio tuvimos claro que teníamos que apoyarles": inversores, analistas y expertos ponen nota a los primeros 100 días de Wallbox en Wall Street

Wallbox mejora sus ingresos un 250% interanual en el tercer trimestre, el de su salida a la Bolsa de Nueva York, y espera acabar el año facturando 68 millones de euros

Te recomendamos