Los tipos de interés en negativo, el fin de las moratorias y la nueva oleada de fusiones marcan el futuro de los bancos en 2021

Un joven con mascarilla por el coronavirus camina delante del Banco de España
Reuters
  • Los bancos tendrán que hacer frente en 2021 al final de las moratorias en un entorno de tipos de interés negativos que complica su negocio tradicional. 
  • Con los deberes hechos en materia de digitalización y sus cuentas saneadas, las entidades afrontan un nuevo año donde deberán lidiar con las consecuencias económicas de la pandemia. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

2020 ha sido el año de la pandemia, pero 2021 seguirá marcado por sus resultados mientras llega la tan esperada vacuna. Más allá de las dramáticas consecuencias sanitarias, la economía sigue sufriendo y con ella el sector bancario. 

BBVA, Santander, CaixaBank, Sabadell o Bankia tuvieron que provisionar millonarias dotaciones para mitigar el impacto del virus en un escenario donde ya nadie habla de cuándo se dejarán atrás los tipos negativos, que tanto afectan al negocio clásico de prestar dinero, sino que los expertos ya se centran en analizar cómo impactarán a las cuentas de las entidades el fin de las moratorias de hipotecas, alquileres y créditos. 

"El principal efecto de la crisis derivada de la pandemia para la banca son los tipos de interés, ya que, que justo antes de la pandemia hablábamos de que quizá les quedaba un año o como mucho dos años. Pero con el covid, los tipos negativos vienen para quedarse para largo por lo menos 5 años, aunque algunas voces hablan de 10 años", dice Juan Abellán, profesor del IEB a Business Insider España. 

Eso sí, frente a la crisis financiera de 2008, que atrapó a las entidades con unas cuentas poco saneadas muy dependientes del ladrillo, la crisis de 2020 ha topado con unos bancos con los deberes hechos, sobre todo, en materia de digitalización. 

Por qué los bancos están esquivando los ERTE por el coronavirus: su actividad se mantiene, las plantillas ya están ajustadas y aumentan sus reservas al suspender el dividendo

La red de oficinas en España de la banca se ha reducido en un 48% desde su pico más alto, hasta las 23.685 sucursales, según los datos del Banco de España. Una reducción de los locales físicos que ha ido aparejada de un aumento de la digitalización de los clientes y de los procesos del banco.

Todo ello conlleva una reducción de costes para las entidades, aunque si la situación se alarga podría no ser suficiente. Algo que avanza una segunda oleada de fusiones como la que ya está en marcha entre CaixaBank y Bankia. Unir fuerzas para conseguir sinergias que reduzcan los costes y mejoren los ingresos de los bancos. 

Los riesgos: el fin de las moratorias 

Fachada del Banco de EspañaFachada del Banco de España
Fachada del Banco de España
EuropaPress

El listado de riesgos "no es pequeño", apunta Santiago Mínguez, profesor del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade, a Business Insider España. En este sentido, Mínguez desgrana varios de los que observa en el horizonte como normalizar el coste del riesgo o mejorar la calidad de los activos. 

Este punto, señala, es de "especial relevancia" en los primeros meses del año ante un "eventual empeoramiento del empleo y de los índices de morosidad e impagos coincidiendo con el final de las moratorias". 

Una idea con la que coincide Germán López Espinosa, profesor del IESE, que señala que el coste del crédito, es decir, las provisiones, van a subir de manera "muy acentuada" a partir de 2021 y especialmente cuando se retiren las moratorias. "Eso va a suponer un incremento de los gastos de la banca bastante importante", apunta. 

La concentración bancaria pone en aprietos al consumidor para evitar las comisiones: o tener todos sus productos en un banco o buscar una alternativa fintech

Los bancos españoles son muy dependientes del retail, explica López Espinosa, y eso supone depender de los tipos de interés para generar ingresos. Esto en un momento de tipos de interés negativos marcado por el BCE complica el negocio. Si hace un año se veía el fin de los tipos negativos en el horizonte, ahora la pandemia lo ha complicado. 

Aunque, en el lado opuesto, el BCE amplió sus medidas para tratar de inyectar liquidez en la economía europea. En este sentido, la gobernadora del organismo, Christine Lagarde, anunció que además de mantener las compras de deudas, prolonga la bonificación del 1% para las inyecciones de liquidez TLTRO III hasta junio de 2022. 

Los puntos fuertes: las cuentas, más saneadas que en la Gran Recesión

Reuters

Si echamos la vista atrás, la banca parte para afrontar la crisis del coronavirus de un mejor punto de partida que en la crisis financiera de 2008. Los bancos están mejor capitalizados y provisionados que cuando comenzó la anterior recesión. 

A esto se suma una reacción más rápida. En el primer trimestre del ejercicio, que solo englobaba unos días de la primera ola de la pandemia y del confinamiento, los bancos ya comenzaron a apartar de sus cuentas provisiones millonarias para ajustar sus balances a la nueva realidad del ejercicio. Santander, por ejemplo, provisionó solo en el primer trimestre 1.600 millones de euros. 

A esto se suma, que los bancos ya habían realizado un fuerte ajuste de personal y de oficinas durante los años posteriores a la crisis financiera derivado en gran parte por la oleada de fusiones y adquisiciones. La nueva crisis coge a los bancos con una red de sucursales más pequeña y con una plantilla más ajustada al momento actual marcado por el aumento de las operaciones online. 

Los puntos débiles de la banca: menos capital que la media europea

Reuters

Esta dependencia del negocio minorista de la banca española es un problema en un momento en que las entidades españolas están en peor posición que sus homólogas europeas. La Autoridad Bancaria Europea (EBA) hizo una radiografía de cómo se encuentran los bancos para afrontar las consecuencias de la crisis del covid y los españoles no salen muy bien parados. 

De media, la solvencia en España es de 11,8%, mientras que este ratio se sitúa de media en Europa en el 14,7%. Por entidades, entre las grandes, BBVA se coloca a la cola con un 11,2%; Santander con un 11,5%; mientras que CaixaBank tiene un 11,8%, Sabadell se sitúa en el 11,9% y Bankia figura con la mayor solvencia de los principales bancos españoles con un 13,2%. 

Otra de los aspectos que debería cuidar la banca en el terreno del negocio, explica Elisabet Ruiz Dotras, profesora de la UOC, a Business Insider España es el papel que tiene el cliente. "El cliente debería ser el centro de su modelo de negocio, pero hasta ahora han tratado de colocar sus productos financieros", aunque advierte que esto puede estar cambiando, sobre todo, con la entrada de los nuevos jugadores digitales. 

La irrupción de las fintech y la entrada de las grandes tecnológicas en terrenos que antes eran exclusivos de los bancos está acelerando el cambio de paradigma. "La banca tiene que continuar recuperando la confianza del consumidor", apunta y señala que la diferencia entre el sector financiero y otros sectores es que todo el mundo necesita una cuenta bancaria o realizar una transferencia. 

La digitalización: los deberes hechos en los bancos

REUTERS/Matt Siegel

La banca afronta 2021 con gran parte de las tareas de la digitalización hechas. Los bancos están aumentando tanto el número de clientes digitales como el número de operaciones que cierran a través de la web, la aplicación del smartphone o el teléfono. Esto permite que las entidades mejoren sus cuentas y sea más eficientes en el día a día dejando sus canales físicos para operaciones de mayor valor. 

La pandemia ha acelerado este proceso, sobre todo, en los clientes de mayor edad que eran más reacios a utilizar estas herramientas, pero han observado su comodidad durante el confinamiento. 

La consejera delegada de Bankinter ve que la crisis del coronavirus "acelerará" el cambio digital y esto es una oportunidad para EVO Banco

Una tendencia que se ha mantenido después del confinamiento estricto, como muestran los datos de las propias entidades. Santander contaba con más de 5 millones de clientes digitales en el mercado español en junio y más de 40 millones en todo el mundo. BBVA, el primer banco español que empezó a hablar de digitalización, apunta que un 67% de sus clientes en España son ya digitales. 

Mientras, la fusión entre CaixaBank y Bankia creará un megabanco que también se verá reflejado en el número de clientes que se relacionan de forma online: la entidad sumaría alrededor de los 11 millones de clientes digitales en España. 

Por otro lado, la crisis del COVID-19 ha permitido a los bancos poner a prueba la digitalización de sus propios procesos con el teletrabajo de gran parte de su plantilla. "La banca ha hecho mucho esfuerzo teniendo a gente teletrabajando para dar la ingente cantidad de avales que ha gestionado durante la pandemia, si no hubiera tenido esa ingente capacidad comercial la banca nunca se hubiera podido dar", apunta López Espinosa. 

LEER TAMBIÉN: La concentración bancaria pone en aprietos al consumidor para evitar las comisiones: o tener todos sus productos en un banco o buscar una alternativa fintech

LEER TAMBIÉN: El coronavirus da un empujón digital a la banca: los canales online dan un salto generacional y se abren paso entre los clientes de más edad y las entidades se abren al teletrabajo

LEER TAMBIÉN: Barclays alerta a los bancos españoles: la crisis del coronavirus recortará sus ingresos a la mitad por la caída de hipotecas y créditos al consumo y pese al filón de los avales para los préstamos a empresas

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”

    Más:

  1. BBVA
  2. Banco Santander
  3. Banco Sabadell
  4. Bankia
  5. Trending
  6. Top
  7. Listas