Pasar al contenido principal

Los retos pendientes de la industria de la televisión española para 2019

Sede de Mediaset España
Mediaset
  • Las televisiones autonómicas y los grandes grupos sufren el auge de las plataformas de streaming. 
  • La "maldición" también afecta a los pequeños grupos que no consiguen atraer mucha audiencia. 
  • El sector audiovisual pide cautela y pone en cuarentena las cifras de las plataformas de streaming. 

La industria de la televisión encara 2019 con muchos retos por delante. Los pequeños grupos que llegaron con el nacimiento de la TDT siguen sin encontrar la fórmula para consolidar un porcentaje de audiencia relevante, las autonómicas continúan sin poder hacer frente a los grandes grupos de comunicación y estos, agrupados bajo el binomio Atresmedia-Mediaset, sufren el castigo en bolsa de los inversores por el supuesto auge de las plataformas de streaming, como NetflixHBO o Amazon Video.

El primer grupo mencionado, compuesto por una veintena de canales que consiguieron su licencia para emitir tras la llegada de la televisión digital terrestre, cosechan niveles de audiencia muy pobres. El ejemplo perfecto es el de la última hornada de canales que se unieron. Con ya dos años de emisión a sus espaldas, opciones como TENReal Madrid TVBe Mad o DKiss apenas han superado el 1% de audiencia, pese a que, en algunos casos, han apostado por emitir contenido propio.  

Las autonómicas sufren un mal parecido, aunque con matices. Su falta de atractivo ante los anunciantes llevó hace un año a Forta, la federación que engloba a TV3, la valenciana À Punt, la gallega TVG y otras ocho autonómicas, a prometer una comercializadora exclusivista. Un año después el proyecto se da por enterrado.

El objetivo no era otro que vender la publicidad de las once teles autonómicas en bloque, para negociar mejores contratos y reanimar la vía de ingresos, que está por debajo de lo que reciben, por ejemplo, las de pago. Los datos de Infoadex detallan que pese a tener más audiencia (8,1% frente a 7,6% de cuota de pantalla) ingresan menos dinero a través de la publicidad (73,4 millones frente a 70,7).

Leer más: El estancamiento de la publicidad afecta a la televisiones en abierto

Mediaset, Atresmedia y el castigo en bolsa

El tercer grupo de afectados lo componen los dos grandes grupo de comunicación: Atresmedia y Mediaset. Concentran aproximadamente el 85% de la tarta publicitaria y suman la mitad del share, pero ello no ha sido suficiente para eliminar durante este año el temor de los inversores, que creen que sus resultados pueden empeorar a medida que las plataformas de streaming terminen cambiando el consumo televisivo.

De acuerdo a los últimos datos de Barlovento Comunicación, publicados en su monográfico anual, el consumo de televisión líneal ha descendido durante este año, hasta situarse en 234 minutos por persona y día. Esta conclusión, sumada a que durante el mismo periodo el consumo de cada español por internet se incrementó en más de media hora, explica por qué ambos grupos tienen 1.114 millones de euros menos de capitalización bursátil desde que arrancó 2018.     

Pero los pocos datos que comparten las compañías de streaming deben ponerse en cuarentena. Aunque la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) calcula que a estas alturas uno de cada tres hogares conectados a internet usa estas plataformas de pago  — da a Netflix 2,1 millones de usuarios (12,5% del total) en España y a Amazon Prime 650.000 (4%) —,  el sector audiovisual pide cautela.

Las cifras generan dudas. La industria apunta a una sobreestimación del regulador y la justifican con dos razones: la primera, que los datos se extraen de una encuesta poco representativa, y la segunda, que no queda clara cuál es la diferencia entre usuarios, suscriptores —muchas de estas cuentas se comparten con hasta cuatro personas— o espectadores que fija la CNMC. ­­

   

 Artículo Original de Economía Digital

Te puede interesar