El exceso de optimismo y la aceleración de la inflación serán los grandes riesgos para los mercados en 2021, según los expertos

Trader en Wall Street en plena pandemia.

Reuters

  • Tras un 2020 muy atípico en los mercados es momento de anticiparse a los retos del próximo ejercicio.
  • A continuación, distintos expertos explican a Business Insider España las fortalezas, debilidades, riesgos y avances hacia la digitalización para el 2021.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

2020 fue un año marcado por la caída más rápida de la historia en los mercados, pero también con la recuperación alcista más acelerada jamás vista. 

Los inversores empiezan a pensar en clave de 2021, fundamentalmente centrándose en cuáles son los principales retos a los que las bolsas tienen que centrarse: ¿cuáles son sus fortalezas, debilidades, riesgos o movimientos hacia la digitalización?

Business Insider España ha podido conversar con algunos expertos para detallar los aspectos clave a tener en cuenta, además de acceder a algunos informes en exclusiva de algunas de las gestoras más importantes de mayor tamaño.

Desde luego, el ejercicio entrante no va a aburrir en el plano de la inversión, tal y como describen estos analistas.

Recuperación tras las vacunas y ayuda de los bancos centrales 

Dentro del capítulo de las fortalezas muchos hablan de los catalizadores que pueden empujar a las bolsas a cotizar al alza. 

Según explica Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, uno de los mejores factores positivos que el mercado puede ofrecer para el 2021 es que ya haya vacunas. “Esto implica que el final del túnel lo vemos cerca y esto probablemente lo que haga será empujar a los mercados al alza y volvamos otra vez a un cierto nivel de normalidad”, asegura. 

Esto puede provocar un incremento de los intercambios comerciales y una mejora de la productividad por parte de las empresas y de consumo por parte del sector privado. Se trata de un argumento compartido por José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, que dice que con la campaña de vacunación se iniciará la recuperación sólida en las economías y en las bolsas. “Llevaría a una fuerte recuperación de los beneficios y podría reajustar las valoraciones extremas que tenemos ahora”. 

5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

Tal y como agrega el experto, en estos momentos hay muchas manos fuertes –grandes inversores institucionales– que siguen manteniéndose alejadas del mercado. “Ante una situación más tranquila podrían entrar en las bolsas provocando nuevas alzas”, comenta Cárpatos. 

Para Gisela Turazzini, CEO de BlackBird Bank, hay otro punto a tener en cuenta como viento de cola para el 2021: la continuación en las medidas monetarias expansivas de los principales bancos centrales del mundo. “Este es uno de los principales catalizadores que deberían impulsar las bolsas durante 2021”, resalta.

La política de tipos ultra bajos podría permitir que los estados se endeuden en la situación actual habida cuenta de que, en principio, el mundo no se debería encontrar con elementos exógenos como pudiera ser la inflación. “Ahora mismo muchos países consideran que endeudarse sale barato si no aumenta el precio del dinero”, remata Ojeda. 

El encarecimiento de las bolsas y la dificultad de controlar el COVID-19, entre las principales debilidades

“Las principales debilidades parten principalmente de que la vacuna no funcione y que la inmunidad de grupo fracase”, desde el punto de vista de Turazzini. 

Sin embargo, el principal foco de preocupación de los inversores es que las bolsas hayan alcanzado unos niveles artificialmente altos que sean difícilmente justificables. “El exceso de valoración es lo que evidencia una mayor debilidad”, señala Cárpatos. 

“El ratio put call está en el nivel más bajo desde 2000, mientras que los particulares controlan el 21% de todas las opciones, cortos al menor nivel en 17 años (…) Esto en suma de cuna extrema confianza, por ley de sentimiento contrario, puede augurar alguna corrección de cierta envergadura”, anticipa el experto.

Pero, aparte de este factor que es clave, todos coinciden en que el COVID-19 puede ser el talón de Aquiles al que se pueden enfrentar las bolsas próximamente. El reverso de la moneda. Si se dan situaciones como que finalmente las vacunas no sean tan efectivas o con cepas que sean más contagiosas pueden hacer que los mercados caigan de una manera más importante, porque lleguemos a nuevos confinamientos y a situaciones no deseables.

Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

“En esta línea, una debilidad para los mercados sería que la economía no logre logra remontar el vuelo tras las medidas, por problemas derivados con el confinamiento durante este caótico 2020”, concreta Turazzini.

El exceso de optimismo y la aceleración de la inflación, riesgos más destacables

Por otra parte, gran cantidad de inversores se plantean cuáles son los mayores riesgos que se pueden producir a partir de ahora. El equipo de expertos de JPMorgan AM, resalta en el informe de previsiones para el próximo año que su escenario bajista se centra en un aumento inesperado de la inflación que obligue a retirar los estímulos monetarios antes de lo que el mercado prevé actualmente.

“Si la inflación se recupera con mayor rapidez de lo previsto, los bancos centrales abandonarían la política expansiva y endurecerían sus medidas, lo cual generaría potencial a la baja en las bolsas”, detallan. Este escenario provocaría que el pronunciamiento de las curvas de rentabilidad aumentara la carga que supone la deuda y que los gobiernos tuvieran que recortar el apoyo fiscal. 

Sin embargo, para Cárpatos el mayor riesgo es que los inversores estén siendo demasiado optimistas con lo que va a conseguir la vacuna en 2021. “Si todo va mucho más lento de lo previsto y el virus sigue causando más daño de lo esperado habrá riesgos bajistas”, afirma. 

La digitalización y el avance hacia la sostenibilidad: principales objetivos

En cuanto a la digitalización parece un proceso imparable. Sin lugar a dudas, si el proceso de vacunación tiene un impacto real en los datos de contagio y hospitalizaciones la economía se centrará en un nuevo paradigma, centrado en la higiene, la sanidad, la digitalización y la transición ecológica. 

“La pandemia probablemente va a provocar que la sociedad nos tomemos más en serio el cambio climático, puesto que la sensación de vulnerabilidad provocada por el virus, cambiará la percepción de riesgo real que existe sobre el calentamiento global”, destaca Turazzini. 

3 cosas que debes entender sobre invertir para ganar dinero en bolsa

En este sentido, la transición ecológica seguramente se acelerará y la digitalización se entenderá no solamente como la capacidad de conciliar mejor la vida laboral y personal, sino incluso como una solución al exceso de emisiones de C02, provocadas en gran medida por los desplazamientos al puesto de trabajo en franjas horarias. 

"La digitalización y la transición ecológica son sin lugar a dudas los dos temas esenciales de cambio económico para el futuro de nuestra sociedad", opina la experta.

La innovación será crucial si Europa va a hacer la transición hacia una economía digital con bajas emisiones de carbono, en línea con los objetivos del plan de recuperación Próxima Generación de la UE. 

Según explica en un último informe el gestor de Schroders, Paul Griffin, 2021 sería el año en el que empiecen a cambiar las viejas percepciones de la inversión en Europa. Hay una creencia popular que dice que Europa es simplemente una apuesta por el crecimiento global y que no hay nada particularmente nuevo o innovador que esté sucediendo, pero a su modo de ver no es así. 

“7 de los diez países más innovadores del mundo están en Europa, según el Índice de Innovación Global 2020 de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Los dos primeros son Suiza y Suecia, mientras que Estados Unidos ocupa el tercer lugar”, recuerda. 

“En los últimos años, la innovación se ha asociado a menudo con las grandes empresas tecnológicas de Estados Unidos, pues estas empresas han transformado la forma en que comunicamos, compramos y consumimos noticias y entretenimiento, y han visto enormes beneficios en el precio de las acciones”, añade el experto de Schroders. 

Así, debería observarse un incremento de la digitalización. “Se va a necesitar una enorme productividad para hacer frente a los enormes retos para el futuro, por lo que sociedades como la europea, que está tremendamente envejecida, necesita tasas de productividad muy altas para que los pocos empleados tengan sueldos muy elevados y puedan mantener las pensiones”, analiza Ojeda. 

Por tanto, muchas empresas se han dado cuenta de que no necesariamente tienen que estar todos sus empleados trabajando en oficinas, por lo que va a haber mucho teletrabajo. “El 5G va a acelerar estas tendencias que van a seguir en el entorno del futuro”, concluye Ojeda. 
 

LEER TAMBIÉN: Los expertos siguen sin ver el techo del bitcoin, desbocado en las últimas semanas: los 40.000 euros podrían ser un objetivo tangible para 2021

LEER TAMBIÉN: Cuánto dinero deberías ganar al mes exactamente al cumplir 35 años, según los expertos

LEER TAMBIÉN: Cómo ahorrar hasta 10.000 euros al año: las principales recomendaciones para conseguirlo

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”