Revenue based financing, así es la financiación alternativa para start ups que más crece

Cómo funciona el revenue based financing
Getty Images
  • El coronavirus ha disparado el comercio electrónico, pero reducido las alternativas de acceder al capital y financiación.
  • El revenue based financing propone una alternativa más amigable para las start up, sin dilución de capital y con pagos adaptados a las ventas del negocio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

“La pandemia ha cambiado las reglas de financiación para las start ups, creando un caldo de cultivo para la aparición de alternativas a los medios tradicionales, como el Revenue Based Financing o financiación basada en ingresos”, asegura Raimundo Burguera, cofundador de Ritmo Capital, una start up nacida en medio de la crisis precisamente para aprovechar esa oportunidad.

La inversión del capital privado en España cayó un 35% en 2021, marcada por la ausencia de grandes operaciones. La primera reacción de business angels y fondos de capital riesgo fue cerrar el grifo de la financiación a nuevos proyectos para centrarse en salvar los que ya tenían en marcha.

Esa idiosincrasia no ha cambiado con el tiempo. “El venture capital se ha vuelto más conservador. Hay dinero, pero se concentra en un menor número de operaciones”, confirma Burguera. Y mientras el capital riesgo da financiación con cuentagotas, la propia situación económica y la pandemia han disparado el negocio de los ecommerce y la venta online en general con la creación de nuevas empresas que buscan dinero para “crecer más rápido y aprovechar el momentum actual”.

Ahí es donde surgen fórmulas de alternativas para captar fondos como el revenue based financing, que lleva ya un tiempo operando en los mercados anglosajones (especialmente en Estados Unidos), pero hasta hace poco no había aterrizado en Europa y menos en España, remarca Burguera. Y no es la única región en la que lo están probando. Según explican en The Economic Times, en India también comenzó a implantarse en 2020.

Las lecciones que deja la venta de Idealista: cómo puede España conseguir su próximo unicornio

Datos, flexibilidad de pagos y control de la empresa, las claves del RBF

¿En qué consiste el revenue based financing? Para empezar, supone una inyección de liquidez en la empresa, lo que cambia respecto a la financiación tradicional es la forma de concederla y ofrecerla. Según Pablo Gasalla, otro de los fundadores de Ritmo, este tipo de financiación es “más rápida, sencilla y amigable que otras fórmulas tradicionales como el capital riesgo o un préstamo bancario”.

Su funcionamiento es sencillo “la start up recibe un adelanto que devuelve con un porcentaje de los ingresos que va generando”, descubre Gasalla. La cantidad que paga cada mes varía en función de sus ventas, de manera que, si en un momento caen, simplemente se devuelve menos cantidad.

“El revenue based financing se adapta al ritmo de cada negocio” y lo hace “sin necesidad de que el empresario aporte garantías adicionales ni avales personales”. Los datos son la clave de todo el proceso. 

En Ritmo, por ejemplo, han comenzado adelantado capital para financiar las campañas de marketing de ecommerce, SaaS y empresas online con ingresos recurrentes. Para tomar la decisión “analizamos el desempeño de esas campañas de marketing, las ventas de la empresas y el resto de datos de crecimiento y, si todo está bien, en menos 24 horas preaprobamos la financiación”, recalca Gasalla. 

Tampoco existe “dilución por parte de la propiedad”, ya que este modelo no implica dar entrada a nuevos socios en la empresa. Como emprendedor, conservas el 100% de tus acciones al tiempo que haces crecer el negocio. Este es uno de los problemas que soluciona Ritmo y el RBF según Gasalla: “el 43% de la financiación que reciben los negocios digitales se usa en campañas de marketing digital. No tiene sentido hacerlo con la fuente de financiación más cara, que es el capital.”.

Cómo pueden los emprendedores usar 'la regla del 3' para preparar un 'pitch' y conseguir rápidamente financiación para lanzar una startup

Por qué llega justo ahora

“El RBF tal y como lo entendemos en Ritmo sólo necesita una cosa: datos”, precisa Gasalla. Esa información es la que permite saber si el modelo de negocio de la start up es capaz de generar ingresos recurrentes y, si lo es, acceder a este capital para crecer más rápido. 

La explosión del ecommerce por el coronavirus ha llenado el mundo de empresas que tienen información fiable y accesible. “Sólo hay que saber qué datos analizar y cómo hacerlo. En nuestro caso, empezamos por las campañas de marketing y los ingresos,”, explica Gasalla. 

Para el ecommerce y los negocios online las matemáticas también son sencillas. Pueden acceder de forma ágil y sin perder la propiedad a un dinero con el que escalar y hacer crecer más rápido su negocio. 

En lo que va de año, Ritmo ya ha financiado más de tres millones de euros a comercios online y esperan superar los 15 millones para todo el año y creen que es sólo el principio. 

Según un estudio de Allied Market Research, esta fórmula de financiación movió 901,41 millones de dólares en 2017 y alcanzará los 42.349.44 millones en 2027 con una tasa agregada de crecimiento anual del 61,8% gracias a su implantación en más países. 

LEER TAMBIÉN: De la A a la Z: 27 startups tecnológicas a las que no debes perder la pista en 2021, según los expertos

LEER TAMBIÉN: Las diez mayores rondas de inversión en fintech en 2020: más de 2.100 millones de euros en pleno boom de los pagos digitales

LEER TAMBIÉN: Lanzadera, Axon, Caixa Capital Risc y K Fund, entre los inversores más activos de toda Europa en startups del sector turístico

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”