Pasar al contenido principal

La revolución del 5G está mucho más cerca de lo que piensas: así va a cambiar tu vida (y tu trabajo)

Revolucion 5G
Getty Images

La revolución del 5G está mucho más cerca de lo que imaginas y, aunque cueste creerlo, el despliegue de esta tecnología va a transformarlo todo, desde lo que pagas cada mes por la factura de teléfono hasta la educación en los colegios, la manera en la que te relacionas con tu smartphone o, incluso, cómo funcionan los hospitales.

"La transición al 5G será similar a la llegada de la electricidad", resumía meses atrás Cristiano Amon, vicepresidente de tecnología de Qualcomm, uno de los gigantes tecnológicos que lidera la carrera del 5G. "Cuando todo esté conectado, no solo tu smartphone o tu tablet, asumiremos que la conectividad estará ahí presente de la misma manera que entendemos que tenemos la electricidad a nuestro alcance en cualquier sitio", sentenciaba.

El 5G no solo transformará las redes por las que navegan los datos a través de internet permitiendo un flujo mucho mayor y más veloz, sino que permitirá la expansión de otras tecnologías como la inteligencia artificial, las soluciones de big data o incluso aplicaciones prácticas del blockchain, la otra gran revolución tecnológica en ciernes.

Claro que el impacto más evidente de la llegada de las redes 5G será el aumento de las velocidades de conexión a internet, que multiplicarán por 5 o incluso por 10 las cifras actuales. En el plano más práctico, eso te permitirá descargar una película en la máxima calidad en menos de 10 segundos, bajar e instalar una app en tu móvil de manera instantánea o realizar copias de seguridad en la nube de todos tus datos en poco más de un minuto.

Y esa revolución está mucho más cerca de lo que parece. Incluso en España: el Gobierno ya ha puesto en marcha la subasta del espectro radioeléctrico que utilizarán los operadores de telecomunicaciones para poner en marcha el despliegue del 5G.

Las pruebas se han multiplicado en los últimos meses en todos los rincones del planeta. Telefónica, por ejemplo, ya ha testeado un vehículo autónomo dirigido con tecnología 5G en Talavera de la Reina. Y Vodafone, junto con Huawei, ha realizado la primera llamada móvil 5G del planeta desde una estación instalada en Castelldefels (Barcelona) y Madrid.

Toda esta revolución del 5G supone además una interesante batalla en el plano de la innovación entre Estados Unidos, China y Europa, enfrentadas para intentar que sus sistemas, soluciones y empresas lideren la transición hacia un 5G que se empezará a dejar notar en las calles de las principales ciudades del planeta en alrededor de dos años.

Este mes de junio, por ejemplo, Finlandia se ha convertido en el primer país del mundo en lanzar una red comercial 5G. Así que queda claro que el cambio está mucho más cerca de lo que se podría pensar. 

Y todo esto se traducirá en profundas transformaciones no solo en el plano personal sino que incidirán (y mucho) en diferentes industrias.

Nuevas aplicaciones para salvar vidas

Las diferencias que hoy existen entre la conexión de fibra óptica que tenemos en casa y la de nuestros dispositivos móviles se difuminarán. A los operadores les saldrá además más barato comercializar cada MB de tráfico, lo que podría traducirse en tarifas más bajas e incluso la universalización de los planes de datos ilimitados.

La estadounidense Sprint, por ejemplo, calcula que en 2023 consumiremos de media 48 GB de datos al mes con nuestro smartphone, en buena medida por el consumo de contenidos en servicios de vídeo como Netflix o YouTube.

Sin embargo, la verdadera revolución del 5G llegará con la reducción al mínimo de la latencia, es decir, el retardo que tarda la información en transmitirse a través de la red. Bajará drásticamente, lo que facilitará la eclosión de los "servicios de misión críticos" entre los que destacan las redes de seguridad en el sector de la automoción -incluyendo los coches autónomos-, la utilización de drones para envíos de paquetes o la optimización del flujo el tráfico de grandes ciudades en tiempo real.

El 5G también ayudará a salvar vidas mediante el denominado Internet Táctil, una técnica que permite ver, escuchar y manipular objetos de manera remota. Esta tecnología permitirá realizar operaciones médicas en tiempo real a miles de kilómetros de distancia o, por ejemplo, facilitará la conducción a distancia de todo tipo de vehículos, tanto para el transporte de personas como para situaciones de emergencia.

Una revolución para el sector educativo (y para tu empleo)

El sector de la educación también cambiará radicalmente con la llegada del 5G, con nuevas experiencias interactivas que estarán al alcance de cualquiera, incluso en las zonas más desfavorecidas del mundo. Será uno de los cambios menos palpables a corto plazo, pero con la capacidad suficiente para transformar por completo un país entero. Nunca antes habrá sido tan sencillo acceder a recursos de información o visitar los museos más importantes del planeta: todo estará a un clic de distancia.

Leer más: El micrófono de tu móvil puede revelar mucho más que tus secretos más personales

Y todo, absolutamente todo, estará conectado a Internet. Esa es la idea del denominado Internet de las Cosas (IoT), con más de 30.000 millones de objetos conectados, desde los semáforos y farolas de nuestras calles a las máquinas de los hospitales, la lámpara de nuestra mesilla de noche, contadores de luz o agua, sensores medioambientales o incluso nuestra ropa. Todo.

Toda esta explosión de datos servirá para dar el impulso definitivo a la inteligencia artificial y el big datalo que acelerará sin duda la automatización de millones de puestos de trabajo: la consultora McKinsey estima que se podrían llegar a sustituir 800 millones de trabajos por máquinas en todo el mundo de aquí a 2030. Algunos empleos están más en peligro que otros, pero lo que está claro es que todo va a cambiar.

La llegada del 5G ofrecerá en definitiva una conexión rápida, fiable y estable en todo el mundo, con un rendimiento mayor al de la fibra hoy en día en cualquier rincón del planeta.Y todo esto va a ponerse en marcha mucho antes de lo que piensas, ya que el horizonte 2020 está ahí y son ya muchos los fabricantes que apuran los plazos para ser los primeros y presentar los primeros dispositivos (fundamentalmente teléfonos móviles) preparados para operar bajo redes 5G con todas estas ventajas ya en 2019.

La revolución ya está en marcha. Será mejor que te vayas preparando.

Te puede interesar