Revolut alcanza el millón de clientes en España tras lograr la licencia bancaria con el reto de seguir robándoles usuarios a los bancos tradicionales

Ignacio Zunzunegui, Head of Growth in Spain & Portugal de Revolut
Ignacio Zunzunegui, Head of Growth in Spain & Portugal de Revolut

Revolut

Revolut ha alcanzado el millón de clientes en España. Una gran cifra, que sigue siendo pequeña si se compara con los grandes bancos tradicionales. 

La superapp financiera, con origen en Reino Unido, logra este hito cuando lleva unos meses ya operando con licencia bancaria expedida en Lituania y pasaporteada al resto de la UE. Revolut Bank opera ya en 29 países de la Unión Europea

Esta app financiera, que nació con unos servicios enfocados a una tarjeta que permitía retiradas de efectivo en otros países con menos comisiones que los bancos tradicionales, ha ido ampliando los servicios y buscando un hueco en el mercado. Actualmente, esta fintech ofrece la posibilidad de tener depósitos, invertir en acciones, criptos o poder gestionar una cuenta para los hijos. 

"Creo que durante nuestros primeros años en España hemos experimentado un crecimiento orgánico exponencial basado principalmente en el boca a boca final. Más del 80% de nuestro crecimiento en el pasado viene de ese boca a boca de la gente que habla y que para mí es una demostración de cómo un producto es simplemente por la oferta que ofrece o por cómo está hecho", explica Ignacio Zunzunegui, Head of Growth para España y Portugal de Revolut, al hablar de cómo ha sido el camino para lograr este "hito" para la compañía en una entrevista con Business Insider España. 

"Este crecimiento orgánico, ahora lo queremos acelerar y seguir acelerando para ello. ¿Qué hemos hecho? Pues básicamente hemos ampliado el número de empleados que hay aquí en España. Ahora tenemos 300 empleados desde ahora, desde el mes de junio", apunta. 

El responsable de crecimiento en España añade que a esto se suma la apertura de dos oficinas en Madrid y en Barcelona para poder "apoyar a los equipos que tenemos aquí localmente". "El hecho de que tengamos un equipo local nos va a permitir ayudar a localizar y a crear productos muy relevantes para el usuario dentro del mercado", añade Zunzunegui.

Lograr la licencia bancaria ha servido para dar respaldo al negocio de Revolut. "No queremos ser un banco, queremos ser una superapp financiera. Es decir, queremos ser mucho más de un banco. Pero también somos conscientes que el hecho de tener una licencia bancaria europeo que garantiza 100.000 euros de depósito dentro del banco, pues beneficia a nuestro usuario", apunta Zunzunegui. 

La batalla contra los bancos 

El contexto general de un mayor uso de los pagos electrónicos ha sido uno de los catalizadores para apoyar el crecimiento de los usuarios de Revolut. La pandemia, según coinciden muchos expertos del sector, ha dado alas a este tipo de aplicaciones, pero también ha hecho que los bancos tradicionales aceleren su proceso de digitalización. 

Unos bancos tradicionales que, a pesar de haber nacido en el plano físico, cada vez cuentan con más clientes digitales que van accediendo a sus nuevas funcionalidades tanto en web como móvil. 

A pesar de que el panorama pueda parecer complicado para la aplicación financiera, Zunzunegui se muestra confiado en el crecimiento de esta fintech apoyándose en la innovación, el servicio al usuario y las nuevas funcionalidades. 

El discurso que cuenta Zunzunegui es el mismo que llevan repitiendo desde su nacimiento las fintech. "A día de hoy el usuario de banca tradicional no está del todo satisfecho con los servicios y eso se refleja en un mayor crecimiento de apps como puede ser la de Revolut", afirma. 

En la práctica, los usuarios bancarios se cuentan por millones, mientras que las apps todavía son pequeños satélites del mundo financiero. Una muestra es que Santander cuenta con 49 millones de clientes digitales en los mercados en los que opera, de los que 5,5 millones de ellos están en España. Cinco veces más de los que acaba de conseguir Revolut. 

En este contexto, las nuevas apps deben robar los clientes a unos bancos ya consolidados para aumentar su base de usuarios. 

En este sentido, Zunzunegui señala que, por un lado, ellos pueden competir en coste reduciendo comisiones dado que trabajan con estructuras muy ligeras. A lo que suman que esperan seguir creciendo de forma orgánica gracias al "boca a boca creando productos que verdaderamente añadan valor al usuario final". 

Además, señala que, aunque los bancos empiecen a ofrecer los servicios que ellos ya tienen, esperan seguir creciendo gracias a "la experiencia de usuarios". 

Donde todavía no pueden ser una alternativa es en los cobros con la administración pública. Este es uno de los grandes caballos de batalla de los neobancos y fintech porque no pueden ser el banco elegido por un cliente para cobrar su prestación de desempleo del SEPE o para realizar el cobro de la Agencia Tributaria con la declaración de la renta. 

"Estamos trabajando en ello", es lo que contesta Zunzunegui al hablar sobre la posible fecha en la que esto estará disponible. Por ahora, un camino a largo plazo hasta conseguir esto. 

Otros artículos interesantes:

Compra ahora y paga en dos meses: los bancos entran en el negocio del pago aplazado y presionan a unas 'fintech' en horas bajas

Booking, Expedia y TripAdvisor tienen un nuevo rival: la fintech Revolut entra en la industria de los viajes con una función de reserva de alojamientos

Pagos cada vez más digitales, 'superapps' con multitud de servicios y una banca abierta en auge: así ven los directivos de las 'fintech' el futuro del sector

Te recomendamos