Pasar al contenido principal

Un enchufe real: el rey Felipe VI se pone a los mandos del Opel Corsa-e, el primer eléctrico que se fabrica en España

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
El Rey Felipe VI a bordo de una unidad del Opel Corsa eléctrico.
  • PSA Zaragoza produce la sexta generación del Opel Corsa para todo el mundo.
  • El Opel Corsa es el modelo más exitoso de la marca alemana.
  • El rey pudo conducir la variante eléctrica del Opel Corsa, que también se fabricará en Zaragoza.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La sexta generación del Opel Corsa, que se fabrica en la planta de PSA en Figueruelas (Zaragoza) para todo el mundo, ha iniciado su producción, y para tal acontecimiento ha contado con un padrino sin excepción: el rey Felipe VI, quien ha mostrado de esta manera su apoyo a una industria, la del automóvil, que supone casi el 10% del PIB español y genera más de 80.000 puestos de trabajo directos y 372.000 indirectos.

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
Operarios de PSA Zaragoza explican al Rey las piezas de las que se compone el Opel Corsa.

En concreto, la planta de PSA Zaragoza –donde se fabrican además del Opel Corsa, el Opel Crossland X y el Citroën C3 Aircross–, que lleva operativa desde 1982, produjo el año pasado 447.514 vehículos, lo que supone 2.200 unidades diarias. El 88% de lo que produce PSA Zaragoza se exporta.

Se da la circunstancia de que es la tercera vez que la planta de PSA en Zaragoza –anteriormente de Opel/Vauxhall en solitario, cuando la marca alemana estaba integrada en el gigante norteamericano GM– recibe a un monarca en sus instalaciones, la primera por parte del rey emérito, Juan Carlos I, y la segunda poco después de que Felipe VI asumiera el puesto de Jefe del Estado.

Durante la visita del rey Felipe VI a la planta de PSA Zaragoza, en la que estuvo acompañado, entre otras autoridades, por parte del CEO de PSA, Carlos Tavares; el CEO de Opel, Michael Lohscheller; la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto; y Javier Lambán, presidente de la Comunidad de Aragón, el monarca estuvo departiendo con operarios de la fábrica y miembros del comité de empresa, así como conociendo el área de montaje de la sexta generación del Opel Corsa.

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
De izquierda a derecha, Juan A. Muñoz Codina, director de la planta de PSA Zaragoza: Carlos Tavares (CEO de PSA); el Rey; Javier Lambán, presidente de la Comunidad de Aragón; y Reyes Maroto, ministra de Industria en funciones.

Además, y antes de descubrir una placa conmemorativa, el Rey tuvo la oportunidad de ponerse a los mandos en rigurosa exclusiva del nuevo Opel Corsa-e, el primer coche eléctrico de la marca alemana y el primero que se fabrica en España, y cuyo lanzamiento se producirá en 2020.

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
El Rey, montándose en un Opel Corsa eléctrico

No sabemos qué le pareció la experiencia, pues el rey no hizo ninguna declaración oficial de ningún tipo durante toda la jornada.

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
Felipe VI descubriendo la placa en su honor en la planta de PSA en Zaragoza.

Se da la circunstancia, tal y como recordó el CEO de PSA, Carlos Tavares, en su discurso de bienvenida, de que el Grupo PSA apuesta firmemente por España con sus tres fábricas –además de la de Zaragoza, el consorcio tiene una planta en Vigo y en Villaverde (Madrid)– y en concreto por la producción de eléctricos, pues además del Opel Corsa-e, PSA fabricará la variante eléctrica del Peugeot 2008 en la planta gallega y otro modelo eléctrico –que aún no se ha desvelado– en el centro de producción madrileño. 

Rey visita planta de Opel en Zaragoza
El Rey escucha el discurso del CEO de PSA, Carlos Tavares, en su visita a la planta de Zaragoza.

"La electrificación será clave para el Grupo en los próximos años. El objetivo es ambicioso: en 2025, todos los modelos de las gamas de nuestras cinco marcas Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall, dispondrán de una versión 100% eléctrica o híbrida enchufable. El camino para lograrlo ya ha empezado y todos los modelos que se lancen desde este mismo año contarán con versiones electrificadas. Pero estas versiones convivirán todavía muchos años con otras gasolina y diésel en el mismo modelo, gracias a la utilización de plataformas modulares multienergía que permitirán al cliente elegir la tecnología que desee sin renunciar al modelo que desee o necesite. Y a nuestras plantas, permitirá fabricar vehículos gasolina, diésel y 100% eléctricos o híbridos enchufables en la misma línea de montaje, dotándonos de flexibilidad para adaptarnos rápidamente a los cambios en la demanda, tanto si vienen de tendencias del mercado como de cambios en la legislación", señaló a este respecto Tavares en su discurso.

Aprovechando la presencia de la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, Tavares lanzó un mensaje con recado al próximo Gobierno que salga de las elecciones del 10-N: "desde Groupe PSA defendemos la neutralidad tecnológica y una transición energética sostenible y ordenada, que no ponga en riesgo el empleo y la actividad de nuestras plantas, y por lo tanto el futuro de nuestros miles de colaboradores. Confiamos en las instituciones españolas para que nos ayuden en este importante desafío, y sean partícipes de este necesario apoyo en las decisiones que se tomen en el seno de la Unión Europea". 

Recado de Tavares a los políticos de la UE de cara a la electrificación

Este mensaje institucional de Tavares fue suave que el discurso que mantuvo con un grupo de periodistas previamente. En ese sentido, mientras que Michael Lohscheller, CEO de Opel, se limitó a defender el hecho de que "Opel está preparada para los desafíos que lleguen, pues cuenta con versiones de gasolina, diésel y eléctrica", Tavares fue un paso más allá y mandó una advertencia a navegantes.

"El futuro de la industria del automóvil depende del pragmatismo o dogmatismo de la UE. Si nos llevan por el lado dogmático, algunas cosas malas van a suceder y si vamos por el pragmático, encontraremos el camino", declaró y poniendo el acento en el caso de que se adopten políticas en la dirección equivocada, los impactos alcanzarán a todos los países, por lo que "Francia, Alemania y España", como grandes productores de automóviles, "no serán una excepción".

Y añadió: "Tenemos que ser muy pragmáticos. En octubre de 2018, cuando el Parlamento Europeo estaba viendo qué hacer con las emisiones de 2030, España, Francia e Italia fueron los países que apoyaron posiciones más extremas. Tenemos que preguntar a los respectivos Gobiernos por qué fueron tan extremistas. Estuvieron en posiciones de Escandinavia, que no produce coches".

Tavares nunca decepciona con su transpariencia...

Y además