Pasar al contenido principal

Richard Branson ofrece su isla privada como garantía para salvar a Virgin Atlantic de la quiebra

Richard Branson ofrece su isla privada como garantía para salvar a Virgin Atlantic del colapso.
Gareth Cattermole/Getty
  • En una carta abierta al personal del Grupo Virgin con fecha de este lunes, Branson se comprometió a utilizar su isla privada Necker para salvar a la aerolínea que lucha contra las restricciones de viaje por el coronavirus.
  • "Al igual que con otros activos de Virgin, nuestro equipo recaudará la mayor cantidad de dinero posible de la isla para salvar el mayor número de puestos de trabajo del Grupo", escribe Branson.
  • Asimismo, la aerolínea australiana de Branson ha anunciado este martes que estaba lista para entrar en la administración voluntaria.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El multimillonario británico Richard Branson ha ofrecido su isla privada como garantía para salvar su aerolínea Virgin Atlantic de la quiebra.

Este lunes, varios medios de comunicación australianos se hicieron eco de que Virgin Australia, la aerolínea australiana que Branson fundó en el 2000, iba a entrar en una administración voluntaria — antes de que la propia empresa lo confirmase.

Es decir, como alternativa a la liquidación, la empresa se pone en manos de un administrador para investigar si la disolución de la corporación puede prevenirse o retrasarse gestionando los activos de la compañía —y la isla de Branson, en este caso.

Asimismo, Virgin Atlantic ha tomado varias medidas de reducción de gastos para evitar el colapso de la compañía.

La aerolínea, con sede en Reino Unido, anunció el mes pasado que aterrizaría el 75% de su flota para el 26 de marzo y que aumentaría ese número al 85% en algún momento de abril. Además, le pediría al personal que estuvieran 8 semanas de licencia sin paga en los próximos 3 meses para evitar los recortes de personal.

Leer más: El coronavirus podría cambiar por completo la experiencia de volar: algunas aerolíneas han empezado a eliminar los asientos centrales y los precios de los billetes podrían dispararse

En una carta abierta a todo el Grupo Virgin, Branson ha prometido su isla privada Necker, situada en las Islas Vírgenes Británicas, como garantía para salvar a Virgin Atlantic.

"Al igual que con otros activos de Virgin, nuestro equipo recaudará la mayor cantidad de dinero posible de la isla para salvar el mayor número de puestos de trabajo posible en todo el Grupo", escribe Branson, dueño de una isla de casi 30 hectáreas que opera como un centro turístico que puede alojar hasta 30 huéspedes.

La industria de las aerolíneas se ha visto severamente afectada por el coronavirus, que ha llevado a la mayoría de países de todo el mundo a imponer estrictas restricciones de viaje, lo que ha provocado que la demanda de viajes aéreos se desplome. Varias de ellas se han enfrentado a nuevas dificultades financieras, y algunas se han derrumbado bajo la presión.

Los expertos en aviación han advertido que muchas de las aerolíneas del mundo podrían estar en bancarrota en mayo debido a la pandemia del coronavirus.

Leer más: "Es catastrófico": las aerolíneas alertan de que la mitad de su negocio desaparecerá por la crisis del coronavirus

En su carta, Branson ha señalado que el Grupo Virgin opera en muchas de las industrias más afectadas por el coronavirus, incluyendo "aviación, ocio, hoteles y cruceros".

"Tenemos más de 70.000 personas en 35 países trabajando en empresas de Virgin. Hacemos todo lo que podemos para mantener esos negocios a flote", dijo.

Aprovechando el momento, Branson también hizo referencia a las especulaciones de que podría usar su propio patrimonio personal para sacar a las aerolíneas del borde del abismo.

"He visto muchos comentarios sobre mi patrimonio neto, pero se calcula sobre el valor de las empresas de Virgin en todo el mundo antes de esta crisis, es decir, no como dinero en efectivo en una cuenta bancaria listo para ser retirado", explica.

Para más, algunos medios anuncian que Branson está pidiendo al gobierno británico un préstamo que se estima que tiene un valor de unos 500 millones de libras (unos 569 millones de euros).

"Junto con el equipo de Virgin Atlantic, haremos todo lo posible para que la aerolínea siga funcionando, pero necesitaremos el apoyo del Gobierno para lograrlo ante la gran incertidumbre que rodea a los viajes hoy en día, y sin saber por cuánto tiempo los aviones estarán en tierra", dice.

Richard Branson ofrece su isla privada como garantía para salvar a Virgin Atlantic de la quiebra.

Además, hizo especial hincapié en que el dinero provendría en forma de un préstamo comercial y "no sería dinero gratis".

"La aerolínea lo devolvería", insiste. "La realidad de esta crisis sin precedentes es que muchas aerolíneas del mundo necesitan el apoyo del Gobierno y muchas ya lo han recibido". De hecho, en una carta al personal de Virgin Australia este martes en hora local, Branson reconoció que la noticia de la quiebra de la aerolínea era "devastadora".

"En la mayoría de los países, los Gobiernos han intervenido en esta crisis sin precedentes para la aviación para ayudar a sus aerolíneas. Lamentablemente, este no es el caso de Australia", reconoce.

Leer más: España es el segundo país del mundo que más vuelos ha perdido por el coronavirus: un 95% frente al año pasado

Pero Branson se ha comprometido a trabajar con los inversores y el Gobierno para que la aerolínea vuelva a funcionar.

"Este no es el final para Virgin Australia y su cultura única", escribe. "Quiero asegurarles a todos ustedes — y a nuestro concursante — que estamos decididos a ver a Virgin Australia de vuelta y funcionando pronto".

Las aerolíneas Flybe vinculadas a Virgin entraron en administración voluntaria el mes pasado. Según un portavoz, las dificultades financieras de la aerolínea fueron las culpables de su desaparición. Flybe había sido vendida al consorcio Connect Airways en febrero de 2019, el cual está respaldado por Virgin Atlantic y se espera que sea rebautizada como Virgin Connect en 2020.

Y además