RideMovi estrena 4.000 bicis eléctricas en España y este 2021 busca convertirse en el sistema público de varias ciudades

Bicicletas eléctricas compartidas de RideMovi en Madrid.
Bicicletas eléctricas compartidas de RideMovi en Madrid.
RideMovi
  • RideMovi, la empresa de bicicletas eléctricas compartidas presente en Madrid, Barcelona y Zaragoza, incorpora 4.000 nuevas bicis a su flota y tiene planes para su expansión por el territorio nacional.
  • La compañía, antes Mobike y ahora italiana tras comprar su negocio en ese país y en España Idri BK, busca convertirse en el sistema público de bicicletas sin anclajes de localidades españolas que así lo deseen.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La empresa de bicicletas eléctricas compartidas RideMovi arranca 2020 desplegando 4.000 nuevas bicis en las tres ciudades en las que opera en España, Madrid, Barcelona y Zaragoza, y el deseo de conseguir convencer a más localidades del país de la conveniencia de su modelo.

"Queremos ser la nueva versión de los bike sharing públicos", ha explicado el director general de RideMovi, Gerard Gomà, en conversación con Business Insider España. "Entendemos que lo que es el bike sharing tradicional anclado está totalmente obsoleto, es como las cabinas de teléfono. No hace falta un anclaje concreto para garantizar que un vehículo se aparca en un punto determinado", ha apuntado.

Se trata del modelo que han implantado en ciudades italianas como en Florencia, Milán, Bolonia y Venecia, que ahora buscan traer a España. Allí, afirma Gomà, están "gustando mucho a ciudades e instituciones" y consiguiendo una "muy buena acogida".

RideMovi —antes Movi by Mobike— es la escisión con sede italiana de la empresa china Mobike, que desplegó sus bicicletas en España hace cuatro años. Ya bajo la nueva propiedad, en 2020 ha empezado a operar con sus bicicletas eléctricas, en Barcelona en julio y en Madrid este otoño, tras años en Zaragoza.

Ahora que son líderes en España, al estar presentes en tres ciudades mientras que el resto de competidores se concentran sobre todo en Barcelona, mientras que en Madrid Mobike ya solo compite con el sistema público sin anclajes BiciMad Go —tras la salida del resto de competidores, a pesar de que 6 de ellas ganaron el concurso de Madrid en agosto—, la compañía está planeando su expansión.

Aunque Gomà insiste en que no buscan hacerlo a lo grande, sino paso a paso y en conversación con las instituciones. "Una vez consolidados así, entraremos en ciudades pequeñas, pero ahí sí, como servicio público", adelanta, con una idea similar a la que ya planteó a este medio el director general de los patinetes Lime en España, Portugal y Latinoamérica, Álvaro Salvat.

Salvat proponía que las bicis de Jump, antes de Uber pero que se quedó Lime en junio, podrían convertirse en un sistema de bicicletas semipúblicas, subsidiado por los consistorios, como ya existe en otras ciudades europeas.

Así, desde RideMovi defienden que pueden ofrecer servicios públicos de bicicletas a una cuarta parte del coste habitual, algo que valoran que puede ser especialmente interesante para las "ciudades que no se pueden permitir un sistema de bike sharing".

En concreto, con el cálculo de la cuarta parte el directivo se refiere al coste por bici de algunos sistemas públicos, como el de Barcelona, que está gastando unos 14 millones de euros anuales por 7.000 bicis, "es decir, unos 2.000 euros al año por bici". "Es un coste de infraestructura que no tiene sentido, la tecnología permite dar el mismo servicio a un precio extremadamente más competitivo", refuerza.

En parte esta ventaja tiene que ver con el ahorro a la hora de crear bases, o anclajes, donde estacionar las bicicletas, sistema que RideMovi rechaza a pesar de las críticas que han generado otras empresas de vehículos de free floating, o libre estacionamiento, que acababan en mitad de muchas aceras.

Otras ventajas que Gomà sugiere que garantizaría su sistema sería el precio, ya que ahora mismo su servicio de bicicletas cuesta 10 euros al mes, "unos 20 o 30 céntimos el trayecto, nada que ver con los 5 euros el trayecto que cobran las empresas de patinetes"; así como la flexibilidad, ya que cree que un servicio de bicicletas con anclajes, especialmente si tiene pocas estaciones, "no te da flexibilidad que necesitas".

Aun así, RideMovi no se limita a las ciudades que no cuentan hoy día con un sistema de bicicletas público, sino que buscan localidades "a las que les pueda interesar un servicio de movilidad compartida, les pueda encajar nuestro modelo y donde pueda llegar a funcionar y ser rentable".

"Podemos ordenar las ciudades sin necesidad de llenarlas de chatarra en el suelo"

Ante la principal desventaja que multitud de ayuntamientos encuentran a los sistemas de vehículos compartidos, que es la molesta ocupación del espacio público que pueden llegar a suponer si no se estacionan correctamente e impiden el paso de los peatones, el director general de RideMovi opina que es perfectamente posible gestionar esos aparcamientos.

"Podemos ordenar las ciudades sin necesidad de llenarlas de chatarra en el suelo", ha declarado, recordando que sus bicicletas, como la mayoría del resto de vehículos de movilidad compartida, cuentan con un sistema GPS que permite saber exactamente dónde se encuentran en cada momento.

Las empresas de sharing no pagan por el uso que hacen del espacio público: la tasa de Barcelona abre el camino para que los ayuntamientos recauden millones de euros cada año

"La tecnología permite restringir dónde se puede aparcar un vehículo", refuerza. "Nuestra app solo permite finalizar un trayecto si estás encima de un aparcamiento de bicicletas. Si no, te lo dice, y te dice 'te voy a penalizar'. Pero hay empresas que lo verifican y empresas que no", recalca. "Aquí es donde los Ayuntamientos tienen que ser coherentes, no solo con lo que piden sino con lo que reclaman luego. Porque si un ayuntamiento no hace nada, es muy fácil que se degrade la relación".

Gomà era, antes de entrar en RideMovi y Mobike, director general en Scoot, la división de motos y bicicletas eléctricas del gigante del patinete Bird, que cerró este verano a nivel internacional.

LEER TAMBIÉN: 17 cadáveres: el mapa de las empresas de patinetes que ya no están en España

LEER TAMBIÉN: El gigante del patinete Bird se repliega en España: cierra Scoot, su división de motos y bicicletas, y despide a 50 personas

LEER TAMBIÉN: Lime pide al Gobierno un marco regulatorio para los patinetes que fije unas bases a nivel nacional: "Se trata de que aporte seguridad jurídica"

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”