La polémica de los 'riders' es solo "la punta del iceberg" del sector de las plataformas digitales que hay que regular, según patronal y trabajadores

Un rider de Glovo y otro de Uber Eats
Un rider de Glovo y otro de Uber Eats

REUTERS/Gleb Garanich

  • La patronal Adigital, el sindicato Comisiones Obreras y la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA) se muestran de acuerdo en que se regule la situación de los trabajadores de plataformas, pero no en si debe ser una relación laboral o mercantil.
  • La sentencia del Tribunal Supremo de septiembre consideró que la relación de Glovo con sus repartidores tiene "naturaleza laboral" y el Gobierno quiere hacer una ley de riders en ese sentido.
  • Tanto empresarios como representantes de los trabajadores consideran que el caso de las empresas de delivery es solo "la punta del iceberg" en la economía de las plataformas, que debe regularse de forma amplia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La patronal tecnológica Adigital y el sindicato Comisiones Obreras están de acuerdo: hay que regular las plataformas digitales. Una conclusión en la que coincide también la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), una de las diferentes asociaciones que agrupan a los repartidores, y la federación de autónomos ATA. Las cuatro entidades se mostraron de acuerdo en esta regulación durante un foro organizado por la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Ahora bien, cómo se realiza esta regulación, y qué relación tienen los repartidores con las plataformas: si trabajadores vinculados a la legislación laboral o autónomos que trabajan por cuenta propia, es el gran debate en el que está muy lejos el acuerdo, según quedó patente en esta mesa redonda organizada por videoconferencia.

El Tribunal Supremo consideró falsos autónomos a los repartidores de Glovo (glovers, como los denomina la compañía) al indicar que la plataforma de mensajería  "no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores", sino que su relación con los repartidores "tiene naturaleza laboral". Esta sentencia da carpetazo jurídico a una cuestión que había generado decisiones judiciales en uno y otro sentido.

El varapalo judicial a Glovo en España por los falsos autónomos estrecha el cerco sobre el modelo laboral de los riders en toda Europa

El Gobierno tiene la intención de elaborar una ley de riders que según la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, irá en el sentido de considerarlos asalariados y no autónomos. "Una persona que va en bicicleta no es un emprendedor, es un simple trabajador", llegó a decir Díaz tras el Consejo de Ministros del 29 de septiembre.

Glovo ya ha anunciado que podría detener su plan de expansión en España, que incluía llegar a 400 nuevas localidades, "si la regulación lo hace económicamente inviable".

Los riders son "solo la punta del iceberg"

Un 'rider' de Glovo.
Un 'rider' de Glovo.
Reuters

Tanto la patronal tecnológica Adigital como los sindicatos coinciden en que la situación de los riders es apenas una muestra de la "inseguridad jurídica" que vive el sector de las plataformas digitales. "Esto es la punta del iceberg, no me cabe duda de que debería regularse sobre las plataformas y su impacto en el trabajo", señaló el director general de la patronal, José Luis Zimermann.

Otra cosa es si esa regulación debe hacerse desde el punto de vista laboral o mercantil (como un trabajador autónomo). "Nosotros no creemos en esa dualidad según la cual la figura laboral es seguridad y la mercantil inseguridad, tiene que haber un encaje entre ambas", añadió el portavoz de Adigital.

Para el secretario confederal de Juventud y nuevas formas de trabajo de Comisiones Obreras, Carlos Gutiérrez, el trabajo a través de plataformas es "un agujero negro" del que no se conoce cuántos trabajadores dependen y es en función de su funcionamiento como se puede determinar si la relación es laboral o de autónomos. "Aquellas personas que se encuentran bajo la dependencia y el control de la empresa, sea plataforma digital o no, deberán seguir siendo protegidas por el derecho al trabajo", defendió.

Glovo anticipa cambios drásticos en su plan de expansión a 400 ciudades españolas "si la regulación lo hace económicamente inviable" tras la sentencia sobre los 'riders'

No obstante, para la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), una de las organizaciones que agrupan a los repartidores, la opción preferida es la mercantil, ya que muchos de sus asociados necesitan "la flexibilidad y la libertad que dan las plataformas", según dijo su presidente Jordi Mateu, que aseguró que cobran entre 10-15 euros la hora, lo que suponen unos 1.500 euros semanales.

"La política se ha dedicado a manchar el nombre de los riders en la opinión pública, dicen que somos precarios. La realidad es que queremos ser autónomos, pero con mayores protecciones", añadió Mateu. Una postura que contrasta con otros colectivos de repartidores, como Riders x Derechos, que exigen ser asalariados.

La dependencia de la empresa y de la aplicación, el aspecto clave

Repartidores de Glovo en Manolo Bakes
A.Z.V.

Para el representante de Comisiones Obreras, el modelo de regulación que se aplique deberá distinguir "cuándo la tecnología está siendo utilizada para coordinar" y si existen "sistemas de control a trabajadores", lo que haría asociarla al ámbito laboral, y cuando la labor de la aplicación es "secundaria" y la relación es mercantil. "Y me parece bien que unos trabajadores quieran ser autónomos o laborales, pero esto va más allá de la voluntad de las partes, es una cuestión de orden social", agregó Carlos Gutiérrez.

El director general de Adigital admitió que "la aplicación no puede ser un elemento de control y penalización", y que hay que "eliminar esas circunstancias que son claramente de una relación de dependencia", pero sin olvidar que esa "intermediación digital" es necesaria para poner de acuerdo oferta y demanda y puede aportar a un trabajador independiente. 

"Lo que cuestiono desde el principio es la consideración de que la aplicación es un elemento de intermediación de la empresa y a partir de ahí la relación es laboral, porque la intervención de apps ocurre en muchos sectores", aclaró Zimmermann.

"Una persona que va en bicicleta no es un emprendedor, es un simple trabajador": Yolanda Díaz anticipa el fin de los repartidores como falsos autónomos con la futura ley de riders

No obstante, para los repartidores de la asociación de riders autónomos APRA tener una vinculación laboral no sería positivo, ya que ser autónomos les permite "colaborar con muchas plataformas", según Jordi Mateu, y las condiciones que se están poniendo en las plataformas que están probando modelos laborales son peores. 

"Los contratos de repartidor que están empezando a hacer son cobrando 7 euros la hora y 4 céntimos el kilómetro. Nos preocupa que haciendo una mala ley nos encasillen en esos contratos", aseguró el presidente de esta asociación de mensajeros.

Francia e Italia, modelos diferentes para una regulación que debe ir "más allá del delivery"

El profesor de Derecho del Trabajo de la UNIR, Guillermo García, repasó antes de la mesa redonda los diferentes modelos que han adoptado los países europeos que han legislado sobre esta cuestión. Italia ha propuesto un modelo flexible en el que si hay relación permanente, personal y continua se considera un contrato laboral, y si la relación no es permanente se considera autónomo pero con derechos reforzados como negociación colectiva o seguros de accidentes.

Francia, por su parte, ha acudido a una tercera figura, la del "autoemprendedor" en la que se utilizan elementos de la relación laboral clásica pero quitando la exclusividad, algo cercano al autónomo económicamente dependiente (TRADE), español.

Glovo, Deliveroo y Uber Eats reclaman una regulación "a la francesa": más protección para los 'riders' sin que sean asalariados

Sea de un modo u otro, el trabajo en plataformas debe regularse con un punto de vista amplio que vaya más allá del sector de la entrega a domicilio, según la vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero. "Forma parte de un debate más profundo, el del futuro de trabajo y cómo cada vez más la economía tiende al trabajo independiente. Tendremos que buscar la forma de reforzar el trabajo independiente y buscar una interlocución válida para esos trabajadores. No es algo que se pueda regular en tres días ni se limite al sector del delivery", consideró. 

Otros artículos interesantes:

El Supremo falla contra Glovo y sentencia que los riders son falsos autónomos

El varapalo judicial a Glovo en España por los falsos autónomos estrecha el cerco sobre el modelo laboral de los riders en toda Europa

Glovo anticipa cambios drásticos en su plan de expansión a 400 ciudades españolas "si la regulación lo hace económicamente inviable" tras la sentencia sobre los 'riders'