Pasar al contenido principal

La ridícula idea de Jeremy Corbyn: una empresa pública que compita con Facebook y Netflix

Netflix drama "Black Mirror."
Netflix drama "Black Mirror." Netflix
  • Jeremy Corbyn, el adversario más poderoso de la Primera Ministra británica, Theresa May, quiere crear una compañía tecnológica de propiedad pública que compita con Facebook y Netflix.
  • Su idea se llama British Digital Corporation. La gente piensa que suena como un Facebook nacionalizado sin noticias falsas y uso indebido de datos, donde los usuarios pueden votar para que se hagan programas de televisión.
  • La visión es radical, pero ha sido ridiculizada como inviable e innecesaria.
  • Un alto funcionario de la BBC dijo a Business Insider que la British Digital Corporation ignora a una organización que ya hace lo que Corbyn quiere lograr: la BBC.

Imagínate una web que tiene el poder de conectarte con otros como Facebook, pero también la capacidad de atraparte con contenido televisivo para rivalizar con Netflix. Ahora imagina ser dueño de esa web.

Esa fue básicamente la propuesta presentada esta semana por Jeremy Corbyn, el líder del partido de la oposición británica y el adversario más poderoso de la Primera Ministra Theresa May.

Hablando ante algunos de los ejecutivos de medios más influyentes del Reino Unido, Corbyn planteó la idea de crear una British Digital Corporation, o BDC. Si ese acrónimo te suena familiar, tendrías razón.

Bajo su visión, la BDC sería una organización hermana de la BBC: una especie de compañera digital de la emisora nacional británica, que ya tiene 96 años.

Al igual que la BBC, la BDC estaría financiada y sería propiedad pública británica. La BBC recauda su dinero a través de la licencia de televisión, un impuesto que grava a los hogares del Reino Unido y que genera alrededor de 3.800 millones de libras en ingresos anuales.

Corbyn fue un poco impreciso en los detalles. Sus sugerencias llevaron a la gente a pensar que lo que quiere es crear un Facebook nacionalizado, sin noticias falsas ni uso indebido de datos, donde los usuarios pueden votar los programas de televisión que quieren que se hagan.

Este es el plan en sus propias palabras, tomadas de su discurso en el Festival Internacional de Televisión de Edimburgo en Escocia. Puedes ver el discurso completo, en inglés, aquí:

"La BDC podría utilizar todas nuestras mejores mentes, la última tecnología y nuestros activos públicos existentes no sólo para ofrecer información y entretenimiento a sus rivales Netflix y Amazon, sino también para aprovechar los datos para el bien público"

"La BDC podría desarrollar nueva tecnología para la toma de decisiones online y poner en marcha de programas dirigidos por la audiencia, e incluso una plataforma pública de medios sociales con privacidad real y control público sobre los datos que están haciendo a Facebook y a otros tan ricos"

"Podría convertirse en el punto de acceso para el conocimiento público, la información y los contenidos que actualmente se conservan en los archivos de la BBC, la Biblioteca Británica y el Museo Británico. Imagina un iPlayer ampliado que ofrezca acceso universal a los pagadores de licencias para un producto que podría rivalizar con Netflix y Amazon. Probablemente también se vendería bastante bien en el extranjero".

La idea ha sido ridiculizada

Los delegados que hablaron con Business Insider después del discurso concluyeron que se trataba de un plan radical, pero en última instancia inviable e innecesario. Otros lo ridiculizaron.
 

Labour leader Jeremy Corbyn.
Labour leader Jeremy Corbyn. Getty

Brent Hoberman, el fundador de lastminute.com y un destacado inversor tecnológico del Reino Unido, tuiteó: "¿Quién está aconsejando a esta gente?"

Damian Collins, el político conservador a cargo del comité de legisladores que responsabilizó a Facebook por la crisis de Cambridge Analytica, fue igualmente mordaz. Dijo que sería una "Leyland Digital Británica", en referencia a la Leyland Británica, que en 1968 amalgamó a varios fabricantes de automóviles en una sola compañía y supuso una de las mayores catástrofes de la historia de la nacionalización.

Alison Kirkham, una figura de alto nivel de la BBC, planteó una pregunta aún más existencial sobre la visión de Corbyn. Dijo que la British Digital Corporation ignora a una organización que ya hace lo mismo que él quiere lograr: la BBC.

La BBC inventó el reproductor de vídeo online con iPlayer en 2007. De hecho, el CEO de Netflix, Reed Hastings, dijo una vez: "El iPlayer realmente abrió el camino. Eso fue mucho antes de Netflix y realmente acostumbró a la gente a la idea de visualización bajo demanda".

En lo que respecta a crear conversación social, conectar a la gente, producir programas dirigidos por el público y ampliar horizontes, la BBC lleva haciendo eso desde 1922.

Basta con echar un vistazo a las llamadas telefónicas de radio, las grandes experiencias de visionado compartido como "Strictly Come Dancing", los programas de televisión que se eliminan o prolongan en función de los índices de audiencia y las asociaciones de la BBC con organizaciones como The Open University. Todos los cuales pueden consultarse en la web.

"Parece que no comprende que la BBC ya es una organización muy digital", dijo Kirkham, el controlador de la comisión de hechos de la BBC.

"Es una ventaja real que la oferta digital sea una parte integral de la oferta más amplia de la BBC. No estoy seguro de que sirva al público, no estoy seguro de que tenga sentido desde el punto de vista económico, separar a los dos y crear dos organizaciones separadas".

Corbyn logró su objetivo de que la gente hablara sobre el tema. Sin embargo, como todas las ideas radicales, parece haber suscitado más preguntas que respuestas.
 

Te puede interesar