Qué riesgos para la salud puede conllevar haber comido uno de los helados contaminados por óxido de etileno

niña comiendo helado
Reuters/: Joe Camporeale
  • El óxido de etileno está catalogado en la UE como mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico, "pudiendo tener estos potenciales efectos en el organismo."
  • No obstante la opinión de los expertos en seguridad alimentaria es que si has comido un helado contaminado es posible que no afecte a tu salud, ya que la cantidad será mínima.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde que comenzó el verano, multitud de variedades de helados han sido retiradas de los supermercados españoles por riesgo de contaminación de óxido de etileno. 

Una alarma alimentaria que en realidad se extiende a una gama mucho más amplia, afectando a frutas, semillas, legumbres, condimentos o aditivos entre otros productos del merado europeo.

El óxido de etileno es un producto resultante de la oxidación del etileno. A temperatura ambiente es un gas incoloro, inflamable y de olor dulce. Es soluble en disolventes orgánicos y miscible con agua a cualquier proporción.

Se trata de un componente tóxico clasificado por el Reglamento (CE) nº 1272/2008 como un posible "mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción, pudiendo tener estos potenciales efectos en el organismo."

Por ello la Unión Europea (UE) tiene prohibido su uso en agricultura y alimentación desde los años 90. Solo permite importar productos con residuos por debajo del límite legal de 0,05 miligramos por kilogramo para las semillas. En el caso de las frutas es incluso menor.

Cómo ha llegado el óxido de etileno a los helados

El uso del óxido de etileno se limita a servir como materia prima para la elaboración de productos químicos orgánicos o como agente esterilizante del material médico-quirúrgico, explica el ministerio de Consumo.

Sin embargo en algunos países fuera de la UE se encuentra autorizado para su uso en el ámbito alimentario, para la desinfección de vegetales.

Los requisitos europeos de seguridad alimentaria son igualmente aplicables a alimentos importados de fuera de la Unión. Por lo que los productos procedentes de países terceros son sometidos a control para comprobar si cumplen con los límites marcados por la UE.

De esta manera el 24 de junio la Aesan (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) notificó la presencia de residuos de óxido de etileno en un aditivo alimentario (goma de algarrobo, E410) en cantidades superiores a la permitida.

Es decir, que lo que detectó el organismo es una cantidad de residuos mayor de la permitida en el aditivo, no en los helados en sí. Su empleo en la elaboración de aditivos para postres congelados se debe a lacapacidad de gelificación en frío, del óxido de etileno "más eficaz" que la de otras gomas estabilizadoras.

Desde entonces son más de 80 variedades de helados los afectados en nuestro país por la posible contaminación. La Comisión Europea ha informado que todos los productos elaborados a partir del aditivo contaminado serían retirados inmediatamente. No obstante, estos han podido llegar al consumidor.

Riesgos para la salud del óxido de etileno

El óxido de etileno “es peligroso porque daña el ADN y de ahí su prohibición en la industria alimentaria”, señala a CuídatePlus Ionela Lache, dietista-nutricionista Graduada por la Universidad Autónoma de Madrid, con formación en Seguridad Alimentaria.

Está considerado, según la normativa europea, "un posible cancerígeno, posible mutágeno y posible tóxico". 

Pero ante pueden surgir dudas. ¿A qué tipos de cáncer se le vinculan? ¿Qué tipos de mutaciones puede generar?¿Cuáles son los daños  y riesgos concretos sobre la salud?

En estudios experimentales sobre ratas y ratones, el óxido de etileno se ha asociado una amplia variedad de tumores incluyendo: de estómago, pulmón/bronquio, útero, mama, linfomas, leucemias, o sarcomas entre otros, recoge un documento del ministerio de Sanidad.

En cuanto a sus efectos sobre la salud humana, el mismo informe remarca que puede resultar un potente irritante de ojos y piel.

Se considera además que existe una "evidencia suficiente" para considerar el óxido de etileno como cancerígeno en humanos, siendo incluidos, hasta el momento, en el grupo 1 de la IARC (International Agency for Research on Cancer).

Estudios sobre personal expuesto profesionalmente (por su trabajo) a esta sustancia han encontrado un vínculo con la aparición de tumores de origen linfoide y hematopoyético (leucemia linfoide y los linfomas no Hodgkin) y con el cáncer de estómago.

Asimismo, el óxido de etileno es una sustancia que puede considerarse mutágena, con capacidad para generar alteraciones cromosómicas. Otros estudios la han vinculado con mayor riesgo de aborto.

¿Es peligroso si he consumido un producto elaborado con el aditivo contaminado?

No obstante, todos estos riesgos han sido descritos en personas con una elevada exposición al óxido de etileno, lo que implica cantidades mucho mayores a las detectadas en los alimentos contaminados.

Como remarcan desde la Aesan, en las materias primas detectadas, "el nivel de exposición a la sustancia activa es muy reducido". Por tanto, "es poco probable la existencia de efectos adversos agudos con los niveles detectados".

De manera similar se posiciona el responsable de Seguridad Alimentaria del centro tecnológico español Ainia, Roberto Ortuño.

“Si durante mucho tiempo estamos consumiendo semillas [otro de los productos detectados] que han sido tratadas con esa sustancia, podemos desarrollar enfermedades”, señala a Efeagro, Sin embargo, añade: “Nadie por comerse un panecillo con esas semillas va a enfermar al día siguiente porque los niveles son bajos".

“No existe una dosis segura de exposición; aún así esto no significa que una sola exposición a una pequeña cantidad vaya causar de forma inevitable cáncer”, enfatiza Lurueña.

Otros artículos interesantes:

No solo en los helados: la alerta alimentaria por el óxido de etileno se extiende a todos estos productos y es posible que aparezcan más

Carrefour retira 29 variedades de helados de su marca por posible contaminación con óxido de etileno

La UE considera inseguros todos los productos que contengan óxido de etileno: los reconocerás por llevar el aditivo E410 y debes devolverlos

Te recomendamos

Y además