Pasar al contenido principal

Wall Street ya ha recuperado un 30% tras el impacto del coronavirus, pero los expertos alertan sobre los riesgos de centrar la estrategia de inversión en 'cazar' un hipotético rebote en bolsa

Trader de Wall Street
REUTERS/Lucas Jackson
  • Los descensos en los mercados suelen ir acompañados de una alta volatilidad, un panorama ante el que muchos inversores se sienten relativamente cómodos para intentar capturar el rebote que les proporcione rentabilidad.
  • Según cuenta a Business Insider España José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, las manos fuertes todavía "no han puesto dinero en el rebote".
  • El riesgo de invertir en un rebote en período de incertidumbre es la posibilidad de que un nuevo catalizador negativo o un cambio en el sentimiento de los inversores “devuelvan a los principales índices bursátiles a mínimos anuales, o incluso profundice las caídas”, explica Joaquín Robles, analista de XTB.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los descensos en los mercados suelen ir acompañados de una alta volatilidad. Un panorama ante el que muchos inversores se sienten relativamente cómodos, con el objetivo de capturar un rebote que les proporcione rentabilidad. ¿Es viable esta estrategia desde el punto de vista de la inversión?

Teniendo en cuenta la última referencia en las bolsas, el S&P 500 cayó más de un 33% desde sus máximos del 19 de febrero, para después remontar un 32% desde los mínimos del 23 de marzo. En Europa, la situación avanza más ajustada, por el menor peso de industrias como la tecnológica o sanitaria, que en Estados Unidos tienen una enorme ponderación, con el Ibex 35 cotizando prácticamente plano desde inicios del mes de abril. 

¿Se ha perdido el miedo al último rebote, especialmente en Estados Unidos, por parte de los inversores? Según cuenta a Business Insider José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, “no se ha perdido a nivel de manos fuertes”

Los grandes fondos de pensiones y mutuos en Estados Unidos “no han puesto dinero en el rebote” explica Cárpatos, que subraya que los hedge funds tienen el mayor saldo corto desde 2015. Por eso, son “más bien los inversores particulares” los que han perdido el miedo, sobre todo, “ante el convencimiento de que tienen un put gratis de la FED que hará lo que sea a su modo de ver para impedir las bajadas”, añade Cárpatos.

Joaquín Robles, analista de XTB, explica que actualmente existe la percepción entre un parte de los inversores de que “los estímulos sin precedentes anunciados por los gobiernos y los bancos centrales ayudarán a restablecer la actividad económica una vez se estabilice la crisis sanitaria”. 

A pesar del fuerte deterioro que ha sufrido la economía a nivel global, todavía hay la confianza entre un núcleo de los inversores de que “durante los próximos meses se pueda revertir la tendencia, evitando así un periodo recesivo prolongado”, añade el experto a Business Insider.

En este sentido, es un análisis en el que coincide David Galán, director de Bolsa General Asesores y profesor en el EF Business School, que asegura que la bolsa “descuenta expectativas” y, parece estar descontando, que “lo peor económicamente hablando, ha pasado y los datos irán mejorando”.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Una estrategia que supone mucho riesgo

El riesgo de invertir en un rebote en período de incertidumbre como el que atraviesa el planeta actualmente es la posibilidad de que un nuevo catalizador negativo, o un cambio en el sentimiento de los inversores “devuelvan a los principales índices bursátiles a mínimos anuales, o incluso profundice las caídas”, analiza Robles.

El mayor temor en estos momentos es que a medida que se restablezca la actividad económica, se puedan provocar repuntes en los contagios, que obliguen a los gobiernos a volver a adoptar medidas de confinamiento para frenar la propagación del virus. Además, las economías han sufrido un deterioro económico tan severo que “podrían necesitar más tiempo de lo esperado en recuperar la actividad previa a la crisis”, comenta Robles.

Desde el punto de vista de Cárpatos, el sentido indica que si el mundo se puede encontrar ante “la mayor recesión en 100 años” o, por ejemplo, “la peor desde 1706 en Reino Unido, hay que “tener una cierta cautela”, porque nadie sabe a ciencia cierta” como puede acabar esto”. 

Asimismo, concreta que el rebote también es un poco cuestionable “según el mercado que miremos”. Si se observa la tecnología “ha sido arrollador” porque se considera que son valores beneficiados por la crisis. Pero si la bolsa española “no ha llegado ni a un simple retroceso de Fibonacci del 38,2% a nivel técnico”, lo cual evidencia la carencia de recuperación bursátil.

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Posibles ventajas de aprovechar los rebotes

Galán expone que lo importante no es entrar al mercado buscando un rebote o tras una caída, sino “seguir un método con unas reglas y no improvisar”. En definitiva, “diversificar y gestionar el riesgo”, dado que no se puede operar “al calor de las emociones o noticias”, puesto que de lo contrario puedes acabar como una veleta, “siendo positivos tras fuertes alzas y comprando cerca de máximos relevantes y volviéndose negativos tras fuertes caídas y vendiendo cerca de mínimos relevantes”. 

Es por eso que la inversión, ya sea o no en rebotes, ha de tenerse controlada “con stops loss y con diversificación”. En el caso de Galán, tal y como afirma, “suele dar prioridad a los valores más fuertes del mercado”, que son los primeros “en dar señales de compra, cuando el mercado todavía está terminando de caer”. Eso sí, también dedica una pequeña parte de la cartera de corto plazo “a buscar valores con buena ecuación rentabilidad y riesgo”, tras haber marcado un suelo. Una táctica que ofrece rentabilidades posteriores.

Así, Galán concreta que hay muchos valores que han ido formando suelos durante las caídas de febrero y marzo habiendo ejecutado un rebote. Algunos de ellos ya “están en máximos históricos” y otros “van más rezagados”, destaca. 

El experto lo ejemplifica con FCC, que recientemente hizo suelo “en la zona de los 7,12 y 7,15 euros por acción”. Mientras, ahora lo intentan valores más débiles y rezagados, “como CaixaBank en los 1,50 euros por acción o BBVA en los 2,42-2,46 euros por título”.

En definitiva, encontrar el suelo para buscar el rebote lleva un análisis detrás que sí puede brindar rentabilidades. Con todo, los expertos dejan claro que los riesgos son importantes y que hay que atender a un método contrastado para que pueda ser eficiente con el tiempo.
 

Y además