RIU prevé cerrar 2020 con pérdidas netas y recuperar el 100% de la ocupación el próximo año si las condiciones sanitarias lo permiten

Hotel RIU
RIU
  • Tras meses a puerta cerrada, cadenas hoteleras como RIU se preparan para la reapertura de sus hoteles, pese a que la recuperación de la actividad no impedirá que, previsiblemente, cierren el año en rojo.
  • RIU afronta la temporada de verano con la reapertura de 54 hoteles en 16 países. Suma 99 establecimientos y 47.982 habitaciones,
  • En una entrevista con Business Insider España, Joan Trian Riu, uno de los directivos destinados a liderar la cadena hotelera RIU, avanza que la compañía espera recuperar el 100% de la ocupación en sus hoteles el próximo año, si las condiciones sanitarias lo avalan.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Nadie en el sector turístico esperaba a principios de marzo lo que se les venía encima. Y la cadena RIU Hotels & Resorts, tampoco.

Todo iba bien hasta que, casi de la noche a la mañana, la familia Riu, fundadora y propietaria —Carmen y Luis Riu, miembros de la tercera generación, dirigen la compañía—, tuvo que poner a hibernar sus 99 hoteles.

"Hasta el 14 de marzo fueron meses muy buenos porque coincidieron con la temporada alta en el Caribe. Con el impacto del COVID-19, en beneficio bruto de explotación podríamos empatar, pero el resultado neto del año será negativo", explica Joan Trian, consejero-directivo corporativo de la cadena hotelera RIU y uno de los ejecutivos llamados a liderar en el futuro la empresa familiar, en una entrevista en exclusiva con Business Insider España.

Leer más: Las 3 medidas que el sector turístico español necesita y por qué ha fallado el Gobierno, según Joan Trian, uno de los directivos destinados a liderar RIU

La compañía hotelera reinició su actividad de forma gradual en algunos establecimientos de la compañía a finales de mayo. En total, suma casi un centenar de establecimientos y 47.982 habitaciones. Ahora, afronta la temporada de verano con la reapertura de 54 hoteles en 16 países de los 19 países en los que opera, con restricciones en la ocupación y un número muy inferior de clientes al que están acostumbrados.

“En algún hotel estamos al 40% de ocupación, pero hay otros en los que estamos al 10% o el 20%", apunta el empresario. La rentabilidad, añade, depende del tamaño del hotel, ya que los costes fijos en los de mayor tamaño son mayores, pero el punto de equilibrio suele estar, de media, entre el 40% y el 60% de la ocupación a precios similares a 2019. "Si los precios están al 50%, ni con esa ocupación se llega al equilibrio”, especifica.

En 2019, RIU registró unas ventas brutas de 2.240 millones de euros.

Pese a estos números, la compañía es positiva y espera una relativa pronta recuperación: "Si el desarrollo de la infección mejora y los Gobiernos lo permiten, esperamos recuperar el 100% de la ocupación el próximo año".

De momento, la ocupación máxima permitida por las autoridades sanitarias está entre el 50% y 60%, una restricción que aplica RIU y que se irá relajando en la medida en que las autoridades sanitarias dicten nuevas normas. 

"Hay muy pocos hoteles abiertos y tienen la capacidad restringida, la mayoría están cerrados, por lo que no estamos en una guerra de precios, ya que el esfuerzo comercial va dirigido a incentivar los viajes. Sigue habiendo ganas de viajar y eso nos da esperanza. Esperamos que la recuperación llegue entre 2021 y 2022", sostiene Trian.

Ampliación y mejoras en la cadena

Trian asegura que, salvo que haya rebrotes relevantes y contando con que llegará la vacuna, no veremos una RIU más pequeña. "Por cómo está montada la empresa, tenemos que seguir creciendo. Habrá un freno durante 1 o 1,5 años, pero luego seguiremos. Y, si la situación se recrudece, estamos dispuestos a vender algún hotel en cualquiera de los países en los que estamos", apunta.

La compañía dirigida por Luis y Carmen Riu invirtió 1.470 millones entre 2017 y 2018 en reformas y compras para reposicionar y hacer crecer la planta hotelera. 

Con la llegada de la pandemia, tuvieron que parar alrededor del 80% de los proyectos que tenían en marcha, ya que, en muchos casos, el coste de parar era inferior que el coste de seguir. Hubo otros en los que, por el contrario, siguieron adelante porque estaban muy avanzados y pararlos hubiera sido demasiado caro.

"Entre obras y reformas, hemos parado unos 30 proyectos. Lo positivo es que la planta hotelera está reformada y eso nos beneficia para la desescalada y la reactivación de la demanda. Es mucho mejor poder decir que el hotel está como nuevo", señala Trian.

Las medidas para la reapertura y la inversión que suponen

Todos los hoteles de la cadena que retoman su actividad siguen estrictamente los 17 protocolos de seguridad recogidos en el Manual RIU para el hotel post-COVID, una guía creada por la cadena en colaboración con la consultora Preverisk. 

"Los protocolos son un ejercicio teórico, son comprensivos con las restricciones y tienen que transmitir seguridad. Pero suponen un aumento de los costes y estamos operando a pérdidas. No obstante, abrir es una motivación para todos y lo justifica, aunque perdamos dinero". Trian especifica que la inversión de la compañía para adaptar los hoteles ha sido de 120 euros por habitación y entre 1,5 y 3 euros por estancia. 

Con el objetivo de minimizar el riesgo de contagio tanto entre los clientes como entre los trabajadores y evitar así la propagación del virus, RIU ha adoptado una serie de medidas de higiene y desinfección excepcionales.

Leer más: Mayor interés por destinos de interior, desplazamientos en coche y alojamientos de alquiler completo: así serán las vacaciones de verano de los españoles

Una de ellas consiste en un código de colores en los paños que se usan para desinfectar las habitaciones, tal como muestran en un vídeo de la empresa.

Desde hace muchos años, la cadena implanta en todos sus establecimientos un estricto protocolo que fue diseñado para evitar la contaminación cruzada e incluye el uso de tres paños de diferentes colores para limpiar las zonas de la habitación de forma diferenciada.

De esta manera, no se utilizarán los mismos paños para la limpieza de la terraza, la habitación y el baño, ya que son superficies con un nivel de suciedad muy diferente.

Aparte de estos paños, se pulveriza un producto virucida antes del check-in de cada nuevo cliente y, en la limpieza diaria, se insiste en la desinfección, especialmente en todos los elementos con los que se está más en contacto.

LEER TAMBIÉN: "España ya no podrá ser la Florida de Europa": los exministros Miguel Sebastián y Álvaro Nadal apuestan por un turismo de calidad para afrontar la recuperación tras el coronavirus

LEER TAMBIÉN: El sector turístico europeo afrontará más competencia de otros destinos este verano tras la desescalada del coronavirus, según los expertos

LEER TAMBIÉN: El sector turístico se siente abandonado por el Gobierno y reclama medidas urgentes

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”