Robinhood alerta de que una caída de Dogecoin, la "limitada experiencia operativa" y cualquier regulación nueva podrían perjudicar la cotización de sus acciones

El cofundador y co-CEO de Robinhood Vladimir Tenev en 2016.
El cofundador y co-CEO de Robinhood Vladimir Tenev en 2016.

Noam Galai/Getty Images for TechCrunch

La plataforma de servicios financieros y comercio electrónico Robinhood ha iniciado el proceso para salir a bolsa en Estados Unidos, con la presentación de una oferta pública inicial (IPO por sus siglas en inglés), ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC). En el mismo documento, la empresa enumera los factores de riesgo que podrían dañarles y hacer caer el precio de sus acciones. 

Aunque muchos de estos factores son comunes a todas las compañías del sector, el hecho de que Robinhood fuera una compañía pionera en el comercio libre de acciones y su reciente inmersión en el mundillo de las criptomonedas hace que le afecten algunos peligros particulares. 

El fin de la pandemia no le viene bien a Robinhood

Desde marzo de 2020, asegura Robinhood, experimentaron un “crecimiento sustancial” en su número de clientes. El hecho de que las personas tuvieran obligación de quedarse en casa, afirman, hizo crecer de manera significativa los pedidos, así como el interés por las finanzas personales. Eran, cifraron en la empresa, 18 los millones de cuentas que tenían a finales de marzo de 2021. 

Con la desaparición progresiva de las restricciones, temen que este cambio en la tendencia se detenga y reconocen que es posible que no sean capaces de mantener la cartera de clientes que han logrado. 

Robinhood tiene una "experiencia operativa limitada"

Robinhood afirma que ha crecido tan rápidamente en tan poco tiempo que su rendimiento financiero podría verse afectado si no puede gestionar su crecimiento de forma eficaz.

La plataforma de trading online se lanzó en 2013 y comenzó a permitir a los usuarios comprar y vender algunas criptodivisas en 2018. Desde entonces ha tenido varios problemas con la oferta de nuevos productos.

Dogecoin representa el 34% de sus ingresos por el comercio de criptomonedas

dogecoin

Depositphotos

Dogecoin, la moneda virtual que nació de un meme, ha llegado a suponer el 34% de sus ingresos por el comercio de criptomonedas. Tamaña dependencia, lógicamente, provoca que, si baja el interés en dogecoin, la empresa podría verse seriamente afectada. 

Además, también señalan que el cada vez mayor marco regulatorio en torno al ecosistema criptográfico y las investigaciones sobre asuntos regulatorios, a las que ya está siendo sometida Robinhood, también podrían dañar su negocio. La afección a esta plataforma también llegaría, explican, por los cambios en las leyes fiscales estadounidenses, como algunos aumentos propuestos por la administración Biden.

Daños a su marca y reputación

Destacan en Robinhood que su marca y su reputación son 2 de sus “activos más importantes”. Por ende, exponen, “cualquier publicidad negativa podría causar un efecto negativo en la empresa, e, incluso, provocar ataques de ciberseguridad, acusaciones de fraude, acciones regulatorias propuestas o litigios, y el incumplimiento de los requisitos legales y fiscales”.

Alertan, por añadidura, de que, si es pirateado, los clientes podrían perder sus criptomonedas: "Si no podemos acceder a nuestras claves privadas o si experimentamos un pirateo u otra pérdida de datos relacionada con las criptomonedas, es posible que nuestros clientes no puedan comerciar con ellas y nuestra reputación y nuestro negocio podrían verse perjudicados", apuntaron. 

Otros artículos interesantes:

8 expertos reflexionan sobre lo que significa para el dogecoin su entrada en Coinbase

5 ejemplos de cómo el bitcoin, el blockchain y las criptomonedas públicas están cambiando el dinero y el sistema financiero tradicional

Esto es lo que ganan los influencers por conseguir suscripciones para apps como Robinhood y Acorns

Te recomendamos

Y además