Presentan un chef robot que ha aprendido a masticar, saborear y alterar los condimentos de los platos

Robot prueba comida

Universidad de Cambridge

¿Existe un robot con mejor paladar que tu abuela para masticar y catar los platos y averiguar si están perfectamente condimentados? Es uno de los últimos hitos desarrollados por la Universidad de Cambridge, cuya investigación aparece publicada en la revista Frontiers in Robotics and AI.

El chef robot capaz de saborear la comida imita los procesos humanos de masticación, y será capaz de producir alimentos disfrutables y que puedan modificarse según el gusto individual.

Los investigadores partieron de la base de que, al masticar la comida, los humanos percibimos cambios en la textura y el sabor de los alimentos. Por ejemplo, morder un tomate fresco en pleno verano libera jugos y, al masticarlo, se producen saliva y enzimas digestivas, alterando la percepción del sabor del tomate.

Que un robot inteligente aprenda qué platos saben y bien cuáles no permitirá convertirlos en grandes cocineros y avanzar en la elaboración automatizada de alimentos. El chef robot, previamente entrenado para hacer tortillas con maestría, probó en esta ocasión 9 variaciones diferentes de huevos revueltos y tomates en tres etapas diferentes del proceso de masticación.

A continuación, fue capaz de elaborar mapas de sabor de los diferentes platos en forma de cuadrícula, según los niveles de salinidad de diferentes "bocados. 

Mucho más que hamburguesas 'falsas': 13 alimentos que las startups de 'foodtech' ya han conseguido imprimir en 3D o cultivar en un laboratorio

Anteriormente, el robot de la Universidad de Cambridge colaboró

con la empresa de electrodomésticos Beko en un concepto para producir la mejor comida posible en función de la retroalimentación humana. Su algoritmo permitió preparar una tortilla de fantástico sabor.

Dos años después, los científicos han ido un paso más allá, y en una nueva asociación con Beko, han brindado a este autómata mejorado la capacidad de imitar el proceso de masticación en humanos, un proceso que bebe de millones de años de evolución. 

“Cuando probamos una comida, el proceso de masticar también proporciona retroalimentación continua a nuestro cerebro”, explica el coautor del estudio, el Dr. Arsen Abdulali. “Los métodos actuales de prueba electrónica solo toman una instantánea de una muestra homogeneizada, por lo que queríamos replicar un proceso más realista de masticar y probar en un sistema robótico".

Un producto final más sabroso

La principal novedad es dotar al brazo robótico de una sonda de conductancia como sensor de salinidad. Su labor fue probar las 9 variaciones diferentes de huevos revueltos y tomates, con diferentes cantidades de tomates y sal en cada plato.

Los científicos esperan agregar aún más funcionalidad a su chef robótico, y trabajarán en futuras nuevas habilidades de detección que le permitan probar alimentos dulces y aceitosos, logrando el mejor equilibrio de sabores.

“Queremos que los robots entiendan el concepto de sabor, lo que los hará mejores cocineros", dice Abdulali, ambicioso. La industria alimentaria ya se está beneficiando de robots capaces de preparar 300 pizzas por hora o chefs que dirigen estaciones de fritura. 

Otros artículos interesantes:

Tu próximo radiólogo podría ser un robot: aprueban la primera IA autónoma en la UE que lee radiografías de tórax sin supervisión de un médico

Parece 'Flubber', pero es un robot capaz de salvarte la vida: esta baba magnética puede agarrar objetos y navegar por lugares estrechos del cuerpo

Así es el primer robot pizzero, creado por el MIT: es capaz de trabajar y dar forma a materiales blandos

Te recomendamos